Según un informe de la Dirección de Presupuestos enviado al Congreso, un nuevo proceso para el CAE es 2,4 veces más costoso que la gratuidad. Los rectores del G9, en tanto, indicaron que no entienden la lógica planteada por el Mineduc.

El Ministro de Educación, Raúl Figueroa, insistió este martes en que la reapertura de la postulación al Crédito con Aval del Estado (CAE) tiene un menor costo para el fisco que la gratuidad y las becas, pese a que las cifras del propio Gobierno señalan lo contrario.

Tras una visita al Colegio Teresa Prat de Sarratea en Santiago -donde hizo un balance de la entrega de las canastas de alimentación que reciben los beneficiarios del Programa de Alimentación Escolar (PAE)- el titular de la cartera se refirió a la polémica medida de financiamiento, que una vez anunciada generó rechazo transversal entre todos los actores de la educación, ya que implica más endeudamiento para los estudiantes que se han visto impedidos de seguir pagando sus aranceles en la educación superior.

Lo anterior, sumado a que rectores, estudiantes y parlamentarios señalaron que lo más apropiado habría sido avanzar en gratuidad y becas.

No obstante, Figueroa señaló que la medida de sólo reabrir el proceso de postulación al CAE apunta a mantener una responsabilidad fiscal, ya que esta medida busca hacerse cargo de una necesidad concreta de los estudiantes.

“Si un alumno utiliza el crédito con garantía estatal para financiar este segundo semestre y el próximo año o bien no necesita el apoyo o es beneficiario de la gratuidad o las becas, lo que va a tener que pagar es una cuota que no excede los 8 mil pesos”, aseguró.

En ese sentido, aseguró que dicha medida es más apropiada porque implica recursos más acotados y, aunque admitió que no tenía la cifra precisa del costo total de las becas y gratuidad para el segundo semestre, según él es un monto sustantivamente mayor en relación al CAE.

Algo que no se condice con las cifras que ha indicado el propio Gobierno. Un informe de la Dirección de Presupuestos (Dipres), enviado el 27 de mayo pasado al presidente de la Cámara de Diputados, a propósito de la moción que abre un nuevo proceso de postulación a todos los beneficios estudiantiles, señala claramente que el nuevo proceso del CAE tiene un costo mayor que la gratuidad de 2,4 veces.

El documento plantea dos escenarios: en el primero se establece que un período de postulación al CAE implicaría 68.897 millones de pesos, beneficiando a 71.934 estudiantes. Mientras que para el caso de la gratuidad, la cifra llega a 27.554 millones de pesos, beneficiando a 27.554 estudiantes.

En el segundo escenario, la Dipres señala que el CAE costaría 51.920 millones de pesos, abarcando a 54.209 estudiantes. La gratuidad, en tanto, implicaría 21.345 millones de pesos, beneficiando a 20.323 estudiantes.

En ese contexto, los rectores del G9 indicaron que no entienden la lógica planteada por el Mineduc. Diego Durán, rector de la Universidad Católica del Maule y presidente del G9, rechazó que se siga endeudando a los estudiantes en medio de la pandemia.

“Habría que buscar cuál es la mejor opción pensando en un beneficio que pueda ser duradero y no en un beneficio que haya que volver a estudiar”, subrayó.

En tanto, el rector de la Universidad Católica, Ignacio Sánchez, dijo que desde la Subsecretaría de Educación Superior le explicaron que para abarcar otros beneficios se requeriría un proyecto de ley, por lo que acudir sólo al CAE seria un mecanismo más rápido. Pero en cuanto a los costos, dijo que no comparte la apreciación del Ejecutivo.

El director del Magíster en Liderazgo y Gestión Educativa de la UDP, Gonzalo Muñoz, indicó que existe una mirada estrecha del Gobierno de cara a los instrumentos que existen en la educación superior.

Con todo, en el Congreso se encuentra en curso una moción parlamentaria que busca abrir un nuevo proceso de postulación a todos los beneficios estudiantiles, iniciativa que desde el Ejecutivo han calificado como inconstitucional y que no pretenden respaldarla, pese a que también ha sido planteado por parlamentarios oficialistas.