Nacional
Jueves 20 diciembre de 2018 | Publicado a las 13:55 · Actualizado a las 16:13
Diputado Gar√≠n admite trastorno de sue√Īo que lo lleva a sentir "ira tenebrosa, vengativa y oscura"
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

A principios de octubre, el diputado del Movimiento Autonomista, Gabriel Boric, sali√≥ con licencia por unas semanas del Congreso producto de un Trastorno Obsesivo Compulsivo que lo aqueja hace a√Īos.

Tras su caso, y tambi√©n por Instagram, su par de Revoluci√≥n Democr√°tica, Renato Gar√≠n, admiti√≥ sufrir un trastorno del sue√Īo que lo lleva a sentir una “ira tenebrosa, vengativa y oscura”.

“El ni√Īo de la foto soy yo. Ten√≠a apenas 5 a√Īos y era enormemente feliz en mi hermosa casa en Melipilla. El ni√Īo de la foto hoy tiene 32 a√Īos y es diputado de la Rep√ļblica”. As√≠ parti√≥ su relato el legislador, tras lo cual explic√≥ en detalle su situaci√≥n.

En concreto, su padecimiento comenz√≥ hace once a√Īos, uno que lo llev√≥ a enfrentar a la Comisi√≥n de √Čtica -instancia de la que participaba y renunci√≥- producto de una acusaci√≥n por agresiones f√≠sicas y verbales en contra de una funcionaria de su bancada.

A eso se suma otra acusación por maltrato, pero en contra de la consejera regional -de su mismo partido- por Santiago Oriente, Sofía Valenzuela.

“No es que yo ‘no quiera’ dormir, sino que me resulta imposible llegar a dormirme”, cont√≥ Gar√≠n, pese a que en una buena noche puede conciliar el sue√Īo por entre cuatro y cinco horas.

Debido a lo anterior, asegur√≥ que ha desarrollado una capacidad “para ser productivo de noche”.

“Escrib√≠ libros exitosos, dibuj√© profundas cartas de amor, le√≠, com√≠, beb√≠, fum√©, bail√©, sonre√≠, llor√©, saqu√© tres mag√≠steres, contempl√© al ladito a algunas dulces compa√Īeras dormir, luego de esa explosi√≥n de vida que llaman ‘orgasmos’. Todo de noche”, revel√≥.

Con respecto a sus episodios de furia, Gar√≠n explic√≥ que la falta de sue√Īo aumenta los niveles de cortisol, hormona esteroidea que “eleva el estr√©s, la tristeza e incluso la ira. La ira ha sido un sentimiento que me ha visitado a menudo este a√Īo”. escribi√≥.

Adem√°s, “la falta de sue√Īo me genera melancol√≠as abismales llenas de sensibilidad. Esa dualidad es dif√≠cil de sobrellevar”.

De esta manera, el diputado opositor entendi√≥ este a√Īo que tiene un problema y que debe “intentar vivir mejor”.

“Para mejorarme debo enfrentar la verdad. Y tambi√©n recordar qui√©n soy. Debo dormir, debo recordar que quiero ser feliz, recordar que hay tanto por qu√© luchar, recordar que hay tanto por qu√© vivir (…). Debo recordar, en el fondo, que el ni√Īo de la foto sigo siendo yo”, finaliz√≥.

Su confesión ocurre a días que testigos los vieron llorando en la Sala de la Cámara, consignó La Segunda.

Ver esta publicación en Instagram

El ni√Īo de la foto soy yo. Ten√≠a apenas 5 a√Īos y era enormemente feliz en mi hermosa casa en Melipilla. El ni√Īo de la foto hoy tiene 32 a√Īos y es Diputado de la Rep√ļblica. Y, en esa calidad, debo ser lo m√°s sincero posible. Asesores y expertos recomiendan mostrarse "fuerte" y no desnudar "debilidades". La verdad, es que prefiero la verdad. Empez√≥ hace once a√Īos. Hoy ya s√© c√≥mo llamarlo: Trastorno del Sue√Īo. No es que yo "no quiera" dormir, sino que me resulta imposible llegar a dormirme completamente. Desde hace once a√Īos, he desarrollado una capacidad para ser productivo de noche. Escrib√≠ libros exitosos, dibuj√© profundas cartas de amor, le√≠, com√≠, beb√≠, fum√©, bail√©, sonre√≠, llor√©, saqu√© tres mag√≠steres, contempl√© al ladito a algunas dulces compa√Īeras dormir, luego de esa explosi√≥n de vida que llaman "orgasmos". Todo de noche. En mis tiempos de estudiante, en la Chile, se re√≠an de m√≠: "Dicen que no duerme". Lo malo es que era cierto. No dorm√≠a. El asunto fue empeorando con los a√Īos. Dorm√≠a poco cuando viv√≠a en Nueva York, no por juerga o por bohemio, que lo soy tambi√©n, sino porque no pod√≠a. Parecido fue en Oxford, donde termin√© acostumbrado a estudiar con la luna. Una noche promedio duermo entre 4 y 5 horas, aunque hay otras en que no duermo nada. El problema es el d√≠a que comienza. La falta de sue√Īo dispara los niveles de cortisol. El cortisol eleva el estr√©s, la tristeza e incluso la ira. La ira ha sido un sentimiento que me ha visitado a menudo este a√Īo. Una ira tenebrosa, contra hechos y actitudes, una ira vengativa y oscura. As√≠, tambi√©n, la falta de sue√Īo me genera melancol√≠as abismales llenas de sensibilidad. Esa dualidad es dif√≠cil de sobrellevar. Este a√Īo he visto, con total claridad, que tengo un problema y que debo intentar vivir mejor. Y para mejorarme debo enfrentar la verdad. Y tambi√©n recordar qui√©n soy. Debo dormir, debo recordar que quiero ser feliz, recordar que hay tanto por qu√© luchar, recordar que hay tanto por qu√© vivir. Que ya no quiero esta pena en mi coraz√≥n, que ya no quiero esta ira en mis d√≠as, que ya no quiero esta melancol√≠a en mis noches. Debo recordar, en el fondo, que el ni√Īo de la foto sigo siendo yo.

Una publicación compartida por Renato Garin (@renatogarindiputado) el

Tendencias Ahora