A través de una carta, diputados de la UDI, encabezados por Juan Antonio Coloma, expresaron su molestia al ministro de Justicia, Hernán Larraín, por la forma en que se ha manejado la agenda de Derechos Humanos.

En el documento criticaron el rol de la subsecretaria Lorena Recabarren, a quien piden asumir “con propiedad y responsabilidad” y “enfocarse en la defensa del gobierno y del sector al cual representa, y no transformarse en comparsa de lo que quiere la oposición”.

Los parlamentarios critican la actitud del Ejecutivo en el proyecto que busca una reparación a víctimas de la dictadura y que no se promuevan otras iniciativas, como explicó el diputado Coloma.

“Creemos que Hay muchos temas que involucran lso DDHH y nos hemos quedado pegados en un tipo de temas”3

En contraparte, el presidente de Evópoli, Hernán Larraín Matte, respaldó el trabajo de la aludida, militante de su partido. “Está haciendo una gran labor. Se han dado señales importantes de avance”, sostuvo.

En la carta, según consignó el diario La Tercera, los diputados gremialistas acusaban que el Instituto Nacional de Derechos Humanos y el Museo de la Memoria se convirtieron “en un botín de la izquierda” y pidieron la remoción del director del establecimiento, Francisco Estévez, para que ese cargo sea ocupado por un funcionario “técnico y no político”.

El presidente del comité de senadores de la UDI, Víctor Pérez, compartió las críticas al museo, apelando a que no todos los chilenos se sienten representados con el recinto.

Sin embargo, la ministra vocera de Gobierno, Cecilia Pérez, desestimó la petición de la UDI, aclarando que el Ejecutivo no tiene atribuciones sobre este tipo de instituciones. “No tiene ninguna facultad para pedir la renuncia de un director o directora”, explicó.

El Gobierno respaldó la gestión de la subsecretaria Lorena Recabarren, señalando que los derechos humanos no son una bandera de sólo un sector político del país.