Vida
La significativa carta con que una joven confronta al sujeto que intentó violarla
Publicado por: Leonardo Casas
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Una joven mujer brit√°nica escribi√≥ una carta abierta para confrontar durante el juicio al sujeto que intent√≥ violarla en un club nocturno de Par√≠s, ciudad donde se encontraba de intercambio hace un a√Īo.

Sara Roebuck, la joven afectada, relat√≥ que decidi√≥ escribir el potente texto como una forma de ayudar a las dem√°s y a s√≠ misma, para afrontar “la t√≥xica y violenta realidad de la violaci√≥n”, detalla el Daily Mail.

“Te escribo en esta fr√≠a tarde decembrina, a casi un a√Īo de tu intento de violarme, porque es la primera vez que me siento suficientemente fuerte para poner mi pluma sobre papel. Te escribo porque esta tarde (en el juicio) nos volvimos a encontrar, s√≥lo que las circunstancias no eran del todo las mismas. Tus manos estaban esposadas detr√°s de tu espalda, no embarradas sudorosamente alrededor de mi cuerpo”, comienza el texto.

Roebuck sostiene que espera que los hombres lean el texto “y se sientan tan mal como las mujeres que han sufrido cosas parecidas. Quiero que las cosas cambien”.

Sara Roebuck
Sara Roebuck

“Dijiste que lo que hab√≠as hecho hab√≠a durado unos minutos, no que me hab√≠as encerrado en un cuarto durante 20 minutos mientras tratabas de quitarme la ropa, mientras arrojabas mi cuerpo a un lavabo, mientras tratabas de violarme”, relata.

La joven contin√ļa las palabras a su agresor. “Dijiste haber estado encima de m√≠ en el suelo porque hab√≠a dejado caer mi bebida y me hab√≠a resbalado, y no porque, despu√©s de haberte empujado de entre mis piernas, hubieras torcido mi cuerpo y me hubieras precipitado al suelo, sujet√°ndome y forcejeando con tu peso para que permaneciera all√≠”.

En la carta, la mujer revela que el sujeto la arrojó encima del lavamanos y separó sus piernas tratando de hacer un lugar mientras ella gritaba y lloraba, para luego subir su vestido muy encima de su pecho.

“(Dijiste que) lo √ļnico que hab√≠as hecho era tocarme ¬ęuna o dos veces¬Ľ, pero tras haber ca√≠do en cuenta de que yo menstruaba y ten√≠a un tamp√≥n dentro de m√≠ y tras m√ļltiples intentos de meter tus manos sucias dentro de mi cuerpo, hab√≠as decidido parar. Ambos sabemos que esto no es cierto, (…) porque no fuiste t√ļ quien decidi√≥ parar. Fui yo quien contraatac√≥”, indica el texto.

Sara Roebuck
Sara Roebuck

Roebuck afirma que convirtió sus palabras en un discurso para la sociedad, que necesita cambiar.

“Me alc√© por cada mujer que ha sido manoseada, hostigada, atacada, violada, filmada, fotografiada, seguida, tocada contra su voluntad, que haya sufrido obscenidades verbales, miradas lascivas, gestos asquerosos, y, peor a√ļn, dentro de una sociedad que lo permite, en algunos casos con otras mujeres que avivan la culpa, y hombres alrededor de ella que supuestamente son progresistas y modernos pero permanecen callados. Me dirijo a todas estas mujeres porque soy todas y cada una de ellas. Porque esto le ocurre cada d√≠a a cada mujer que t√ļ, querido lector, conoces y amas. Quiero que la gente abra sus ojos”, sostiene.

La mujer enfatiza que “como ser humano, tengo derecho a salir de noche (…) A beber, a hablarle a la gente, a vestirme como quiera, a ir adonde me plazca, sin compa√Ī√≠a, sola, en grupo, sin grupo; derecho a vivir mi vida. Como ser humano, tengo derecho a tener relaciones sexuales si quiero, y ese derecho es id√©ntico al de un hombre. Tambi√©n tengo derecho a decir no”.

La carta original fue publicada en Medium, y ha sido traducida a varios idiomas, entre ellos, el espa√Īol.

Tendencias Ahora