Internacional
El drama de las mujeres sirias que han sido "compradas" por el Estado Isl√°mico
Publicado por: Verónica Reyes La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Mujeres de Siria que vivieron bajo el mando del grupo Estado Islámico (EI) cuentan cómo fueron destrozadas las parejas en sus pueblos, donde los yihadistas impidieron a los maridos que trabajaban en el extranjero regresar a casa.

“D√°esh (acr√≥nimo √°rabe del EI) destroz√≥ nuestras familias”, dijo una mujer que se present√≥ bajo el pseud√≥nimo de Houda. Con su peque√Īa hija de cinco meses huy√≥ de Al Hisha, pueblo que estaba hasta el mi√©rcoles en manos de los yihadistas.

La mujer es parte de los miles de desplazados congregados cerca de camiones cargados con su pertenencias en un campamento improvisado a la entrada de Ain Issa.

Esa ciudad est√° situada a unos 50 km de Raqa, “capital del EI” que es objeto de una ofensiva de las Fuerzas democr√°ticas sirias (FDS), alianza dominada por los kurdos.

“Mi marido trabaja en el L√≠bano y solo vio a su hijo una sola vez en foto por WhatsApp. Luego, el EI prohibi√≥ cualquier comunicaci√≥n” entre nosotros, dijo esta mujer que lleva una falda amarilla.

“Quer√≠a tanto que viera su ni√Īo, pero D√°esh le prohibi√≥ regresar al pueblo. No estuvo a mi lado en los momentos m√°s duros”, agreg√≥ Houda sin dar m√°s explicaciones.

Este campamento improvisado tiene pocos hombres. Son en su mayor√≠a mujeres, algunas encinta, y ni√Īos, que huyeron de los combates para refugiarse de lado de las FDS.

Maridos en el extranjero

Junto a Houda, en el suelo, mujeres amamantan a sus bebés. La resignación se lee en los rostros fatigados y empolvados.

La mayoría de los desplazados no han comido el miércoles y esperan ayuda, otros tienen algunas legumbres que tomaron antes de huir hacia Ain Issa.

Pero para muchas mujeres el rencor es tambi√©n en contra de sus esposos. “La mayor√≠a de quienes se fueron a trabajar a otros pa√≠ses ya no regresan y abandonan sus hijos”, afirma Houda.

Maram, de 35 a√Īos, como algunas desplazadas, lleva un manto que cubre su rostro salvo los ojos. “Tengo cinco ni√Īos, mi marido trabaja en el L√≠bano y se cas√≥ all√°. Vivo en condiciones financieras dif√≠ciles y no puedo alimentar a mis ni√Īos”, deplor√≥.

No lejos, ni√Īos con cabellos sucios y desordenados juegan tranquilos.

Cuando se interroga a las mujeres sobre sus relaciones con el EI en el pueblo, mencionan las sumas de dinero que les proponían los yihadistas a algunas de ellas.

Dote de yihadistas

Junto a un auto cargado de cosas y madera, Fatima Abbas, de 38 a√Īos, asegur√≥ con frases entrecortadas que “la mayor√≠a de las mujeres” del pueblo “se casaron con yihadistas del EI que las sedujeron con dinero”.

“Pagaban una dote de un mill√≥n de libras sirias (2.000 d√≥lares, 1.800 euros)”, asegur√≥ esta mujer, con su beb√© dormido.

Temiendo que mujeres desplazadas tengan lazos estrechos con yihadistas, miembros de las Assayech (polic√≠a kurda) revisan sus pertenencias, en busca de armas, CD’s o documentos que puedan mostrar una pertenencia al grupo ultraradical.

Rouqaya, de 25 a√Īos, tambi√©n de al-Hicha, afirm√≥ tambi√©n que un yihadista le pidi√≥ matrimonio a cambio de una suma de dinero.

“Pero rechac√©, los detesto”, dijo, con el rostro oculto por un velo.

URL CORTA: http://rbb.cl/f3ei
Tendencias Ahora