Internacional
Viernes 26 junio de 2020 | Publicado a las 10:03
Condenan a joven a cadena perpetua por empujar a un ni√Īo desde lo alto de un museo en Londres
Por Diego Vera
La información es de Agence France-Presse
visitas

Un joven brit√°nico con trastornos de personalidad que empuj√≥ a un ni√Īo peque√Īo desde lo alto del museo londinense Tate Modern, hiri√©ndolo gravemente, fue condenado este viernes a cadena perpetua con cumplimiento m√≠nimo de 15 a√Īos de reclusi√≥n.

Al anunciar su sentencia, la jueza que preside el tribunal criminal de Londres explic√≥ haber tenido en cuenta la premeditaci√≥n del acusado, Jonty Bravery, de 18 a√Īos, quien fue juzgado por intento de asesinato, y su peligrosidad en libertad.

Tambi√©n subray√≥ la gravedad de las heridas sufridas por la v√≠ctima, un turista franc√©s de seis a√Īos que visitaba el museo con su familia, cuya vida “nunca volver√° a ser la misma”.

En una declaraci√≥n le√≠da por la fiscal, los padres de la v√≠ctima afirmaron que “las palabras no bastan para describir el horror”. En la incertidumbre sobre el futuro de su hijo, temen que este no pueda volver a confiar en nadie y que vea a cualquier extra√Īo como una “amenaza”.

Durante su juicio en diciembre, Bravery, que ten√≠a 17 a√Īos en el momento de la agresi√≥n en agosto de 2019, se declar√≥ culpable de empujar al peque√Īo desde la d√©cima planta.

El ni√Īo, que aterriz√≥ unos 30 metros m√°s abajo sobre un tejado de la quinta planta, sufri√≥ una hemorragia cerebral y fracturas en la columna vertebral, las piernas y los brazos.

Bravery, que sufre autismo y trastornos de personalidad, hab√≠a advertido a sus cuidadores en el oto√Īo de 2018 de que planeaba matar a alguien de este modo, seg√ļn una grabaci√≥n publicada en febrero por la radio BBC y el diario Daily Mail.

“En los pr√≥ximos meses, tengo en mente que debo matar a alguien”, se le o√≠a decir, afirmando buscar un edificio alto de la capital.

“Puede ser cualquier sitio mientras sea un lugar alto, podr√≠a subir, visitarlo y empujar a alguien desde all√≠”, agreg√≥.

Bravery vivía en un apartamento social del distrito londinense de Hammersmith y Fulham, cuyas autoridades lo tenían a su cargo y habían contratado a una empresa para cuidarlo.

En los meses precedentes a la agresión había mostrado signos de mejora, por lo que se le permitía salir solo cuatro horas al día.

Tendencias Ahora