Internacional
Jueves 07 marzo de 2019 | Publicado a las 14:18 · Actualizado a las 22:29
El cardenal francés que fue condenado por crímenes de encubrimiento similares a los de Ezzati
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Si la iglesia cat√≥lica ya estaba siendo sacudida por los esc√°ndalos de abusos sexuales, su c√ļpula ha recibido una grieta profunda tras el prolongado terremoto que remece la fe en esta instituci√≥n.

Cientos de sacerdotes, y hasta monjas, han sido se√Īalados por hombres y mujeres, que ya como adultos, procesan una realidad en el presente la cual sigue siendo dolorosa.

Sin embargo, la argolla de la instituci√≥n ha sido alcanzada, luego de la condena del cardenal franc√©s y arzobispo de Lyon, Philippe Barbarin de 68 a√Īos.

Absolver al hombre de toda culpa (labor sacerdotal) no le ha sido retribuido despu√©s que un tribunal de Francia lo condenara a 6 meses de prisi√≥n por no denunciar abusos contra menores de edad cometidos en su di√≥cesis. Cabe destacar que la fiscal√≠a no hab√≠a pedido c√°rcel para √©l, pero una jueza no lo perdon√≥, literalmente, aunque horas antes del veredicto, el religioso desliz√≥ un “No veo de qu√© soy culpable”.

JEFF PACHOUD / Agencia France-Presse
JEFF PACHOUD / Agencia France-Presse

El pecado de Barbarin fue no denunciar a otro mucho más pecador: el padre Bernard Preynat quien fue acusado de abusos sexuales contra un grupo ex scout entre 1970 y 1980. El cardenal lo sabía pero decidió recomendarle que se retirara discretamente, sin denunciarlo.

Al momento de la condena, el cardenal no estaba presente, tampoco será encarcelado porque recibió suspensión de pena.

El l√≠o es may√ļsculo para la fe y m√°s para el Colegio Cardenalicio, que tiene a tres de sus miembros activos y con capacidad de voto para escoger a un papa, involucrados a fondo en los esc√°ndalos de abusos sexuales. S√≠, a 3 de sus altos representantes, porque en Chile, Ricardo Ezzati es otro de los cardenales que est√° siendo se√Īalado por presuntamente no denunciar un abuso sexual ocurrido en la catedral de Santiago.

Los pasos de Barbarin que Ezzati a√ļn no sigue

Cuando la sentencia fue de su conocimiento, Barbarin tomó una decisión drástica pero lógica, bajo todo punto de vista. Ha determinado volar a Roma en los próximos días para presentar su renuncia al papa Francisco, quien días atrás decidió encabezar una cumbre para repeler el fantasma de la pederastia.

Escuchar a las v√≠ctimas en este encuentro, fue notable pero no cont√≥ como “exorcismo” para la iglesia misma, dados los √ļltimos acontecimientos.

Ahora, el papa se enfrenta al dilema de aceptar o desestimar la renuncia de uno de sus eslabones. Si la acepta, debilita la cadena que sostiene endeblemente a su curia cardenalicia. Si no la acepta, el entredicho ser√° mucho mayor. Directamente proporcional al silencio prolongado que el grito en miles de denuncias dio por concluido.

Sin embargo, la resolución del cardenal francés sigue sembrando dudas en la actuación de hechores y cómplices. Sus formas de interpretar los pasos a seguir, forman parte de la indignación colectiva.

El cardenal Ricardo Ezzati es el m√°s claro ejemplo. Conoci√≥, seg√ļn la investigaci√≥n de Radio B√≠o B√≠o, la denuncia de un joven que relat√≥ como el presb√≠tero Tito Rivera, cometi√≥ abusos sexuales contra √©l y otro grupo de personas.

Fue el mismo templo sagrado para los cat√≥licos chilenos el escenario de los abusos, remeciendo cual sismo a su congregaci√≥n. Varios ac√≥litos de la catedral figuran entre la lista de v√≠ctimas de Rivera, cuando era arzobispo de Santiago, seg√ļn consta en el proceso judicial iniciado en 2016, pero que ve la luz p√ļblica recientemente.

Dos apellidos por recordar de inmediato y en paralelo: Barbarin y Ezzati. Este √ļltimo ha puesto a disposici√≥n su cargo, el segundo, no estar√≠a en la disposici√≥n de presentarse ante el papa Francisco. Al menos no ha informado nada de eso a la fecha.

HANS SCOTT / Agencia Uno
HANS SCOTT / Agencia Uno

Ezzati, no obstante, carga con la condena p√ļblica. As√≠ lo dejaron ver los alumnos de la Universidad Cat√≥lica de la Sant√≠sima Concepci√≥n (UCSC) que por medio de una toma, lograron que se retirara el nombre del cardenal de uno de sus edificios.

30 mil pesos, un abrazo y el silencio papal

Cuando los relatos de una de las víctimas de Rivera salieron a la luz, Chile, desde nuestra sala de redacción fue la ventana al mundo, conociendo detalles escalofriantes de lo ocurrido en una de las habitaciones de la catedral santiaguina.

La víctima principal de Rivera, relata como el cardenal Ezzati, le dio la respuesta menos esperada cuando le contó lo ocurrido. No era una confesión que obliga a un sacerdote a guardar silencio. Era un grito desesperado por obtener ayuda de una autoridad de la fe.

Sin embargo, Ezzati, le ofreció 30 mil pesos, un abrazo y rezar mucho por su victimario. Un balde de agua fría para una víctima que buscó ayuda. Una respuesta que aunque no cambiaría su realidad, se acercaría un poco a la paz que cualquier víctima de abusos sexuales busca.

El Vaticano, mientras tanto, hace un voto de silencio, irónicamente ruidoso. El papa Francisco no emite una comunicación formal pronunciándose por los 3 cardenales desde el epicentro del terremoto: Francia y Chile.

No hay una reuni√≥n de emergencia, no que sea de conocimiento p√ļblico. No hay un comunicado oficial de la santa sede al cierre de este an√°lisis, de la misma forma que no hay consuelo para las v√≠ctimas o m√°s condenas judiciales para otros sacerdotes, como la que se espera contra el ex nuncio apost√≥lico de Chile y embajador del Vaticano Luigi Ventura.

REMY GABALDA / Agencia France-Presse
REMY GABALDA / Agencia France-Presse
Tendencias Ahora