Internacional
Viernes 07 septiembre de 2018 | Publicado a las 05:06
Columna anónima contra Trump desata clima de sospecha y desconfianza en la Casa Blanca
Publicado por: Jonathan Flores
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

¬ŅQui√©n la escribi√≥? En un extra√Īo clima de paranoia, la Casa Blanca busc√≥ determinar durante el jueves la identidad del “cobarde” que escribi√≥ el art√≠culo an√≥nimo en el The New York Times denunciando el comportamiento err√°tico e inquietante de Donald Trump.

El presidente de los Estados Unidos, que durante la noche del mi√©rcoles escribi√≥ una serie de furiosos tuits sobre una posible “traici√≥n”, denunci√≥ este jueves el comportamiento de “la izquierda” y los medios a los que denomina “Fake News”.

En una inusual declaraci√≥n p√ļblica, la primera dama Melania Trump defendi√≥ este jueves a su marido y descalific√≥ al supuesto funcionario an√≥nimo: “Para el autor de este art√≠culo: no protege a este pa√≠s, lo sabotea con actos cobardes”, escribi√≥ en un comunicado que divulg√≥ la cadena CNN.

“Soy parte de la resistencia dentro de la administraci√≥n Trump”
- Alto funcionario de la administración Trump

En un texto titulado “Soy parte de la resistencia dentro de la administraci√≥n Trump” y publicado por The New York Times, un miembro del gobierno cuenta c√≥mo √©l y otros luchan desde adentro contra “las peores inclinaciones” de un presidente con un liderazgo que califica de “mezquino”, “impetuoso” e “ineficaz”.

El polémico artículo, que siguió a la publicación de extractos de un explosivo libro del periodista de investigación Bob Woodward en el que dibuja una Casa Blanca fuera de control, suscitó una avalancha de interrogantes en Washington.

¬ŅEscribi√≥ el misterioso autor solo o habl√≥ por un grupo m√°s grande? ¬ŅForma parte del c√≠rculo interno del presidente, dentro de la famosa “ala oeste” de la Casa Blanca o trabaja en un ministerio? ¬ŅTerminar√° saliendo del anonimato para darle m√°s peso a su testimonio?

Mandel Ngan | Agence France-Presse
Mandel Ngan | Agence France-Presse

La identificaci√≥n utilizada por el New York Times -“alto funcionario de la administraci√≥n Trump”- es lo suficientemente amplia como para dar rienda suelta a todas las interpretaciones y permitir a cualquiera elaborar sus propias listas, incluso para las suposiciones m√°s inveros√≠miles.

El episodio ha provocado una escena increíble: la oficina del vicepresidente se vio obligada a emitir una declaración diciendo que Mike Pence no tenía nada que ver con ese tema.

“El vicepresidente firma los art√≠culos que escribe”, se√Īal√≥ su portavoz en Twitter. “El New York Times deber√≠a estar avergonzado, al igual que la persona que escribi√≥ esta columna equivocada, absurda y cobarde”, agreg√≥, asegurando que su equipo estaba “por encima de tales maniobras de aficionados”.

“No es m√≠o”

En un asombroso ballet que revela el grado de desconfianza que prevalece en las esferas del poder estadounidense, muchos altos funcionarios también se han manifestado.

“La especulaci√≥n de que la columna del New York Times fue escrita por m√≠ o mi adjunto es falsa”, indic√≥ en un comunicado el jefe de la inteligencia estadounidense Dan Coats.

Alex Wong | Getty Images / Agence France-Presse
Alex Wong | Getty Images / Agence France-Presse

Mientras se encontraba en India, el Secretario de Estado, Mike Pompeo, asegur√≥ que el texto no era suyo y juzg√≥ como “inquietantes” los “esfuerzos de los medios” destinados a socavar el trabajo de la Casa Blanca.

En su art√≠culo, el escritor an√≥nimo, clasificado como “persona muy peligrosa” por Rudy Giuliani, el abogado de Donald Trump, afirma que el presidente est√° da√Īando “la buena salud” de la rep√ļblica.

“Es por eso que muchos funcionarios designados por Trump nos hemos comprometido a hacer lo que est√© a nuestro alcance para preservar nuestras instituciones democr√°ticas y al mismo tiempo frustrar los impulsos m√°s err√≥neos de Trump hasta que deje el cargo”, agreg√≥.

La Enmienda 25

En un pasaje del artículo, el escritor anónimo evoca que los miembros del gabinete inicialmente consideraron invocar la Enmienda 25 de la Constitución, un complejo mecanismo para sacar al presidente de Estados Unidos de su cargo si creen que ya no puede llevar a cabo sus deberes.

Recuerda que decidieron no avanzar en esa maniobra, temiendo una crisis constitucional, pero Elizabeth Warren, una senadora demócrata por el estado de Massachusetts reavivó la idea.

“Si los altos cargos del gobierno creen que el presidente de EEUU no puede hacer su trabajo, entonces deber√≠an invocar la Enmienda 25” dijo Warren a CNN.

Para el exdirector de la CIA John Brennan, esta columna en todos los sentidos extraordinaria, demuestra “el nivel de inquietud en el seno mismo de la administraci√≥n”.

“El √ļnico precedente moderno es Garganta Profunda durante Watergate”
- Larry Sabato, politólogo del Centro de Política de la Universidad de Virginia

“No s√© c√≥mo reaccionar√° Donald Trump ante eso”, dijo en NBC. “Un le√≥n herido es un animal muy peligroso y creo que Donald Trump est√° herido”.

Por lo pronto, el Presidente llamó a desenmascarar al autor del artículo.

“Los ‘periodistas’ de investigaci√≥n del New York Times se van a investigar a s√≠ mismos y qui√©n es el escritor an√≥nimo de la carta”, tuite√≥ antes de asistir a un mitin de campa√Īa en Montana, a unos 3.000 kil√≥metros de Washington.

El diario reconoci√≥ que la publicaci√≥n de un art√≠culo an√≥nimo era un “paso excepcional”, pero dijo que el empleo del funcionario estar√≠a en peligro si fuera identificado.

¬ŅHistoria sin precedentes?

Altos funcionarios se han rebelado contra su comandante en jefe desde los d√≠as de George Washington. Lo que hace que esto sea diferente es la medida en que el funcionario an√≥nimo dice que los asesores est√°n trabajando para frustrar la agenda de Trump, pero tambi√©n la plataforma p√ļblica a trav√©s de la cual se emiti√≥ el mensaje.

“No hay precedentes en la historia de Estados Unidos”, dijo a la Agence France-Presse James Thurber, profesor del gobierno y experto en estudios presidenciales de la American University.

Algunos paralelismos han existido, incluido un incidente en 2013, en el que un funcionario autoidentificado usó una cuenta anónima de la red Twitter para criticar a los asistentes del presidente demócrata Barack Obama.

“(La Enmienda 25 es) m√°s dif√≠cil que la destituci√≥n”
- John Hudak, experto del Brookings Institution

Pero esa persona, m√°s tarde atrapada en una operaci√≥n encubierta y despedida, era un experto de nivel medio del Consejo de Seguridad Nacional, lejos de ser un “alto funcionario” como el que el Times dice que escribi√≥ el ensayo.

“El √ļnico precedente moderno es Garganta Profunda durante Watergate”, indic√≥ el polit√≥logo Larry Sabato del Centro de Pol√≠tica de la Universidad de Virginia, refiri√©ndose a la famosa fuente de la administraci√≥n de Richard Nixon que tuvo el periodista del Washington Post, Bob Woodward, y que mantuvo su identidad en secreto durante 31 a√Īos.

¬ŅTormenta pol√≠tica o crisis constitucional?

El exsecretario de Estado de Obama, John Kerry, dijo que el art√≠culo de opini√≥n era una confirmaci√≥n m√°s de que la presidencia de Trump se ha “descarrilado” y le dijo a la cadena CNN que “esta es una genuina crisis constitucional”.

El autor del ensayo escribi√≥ que hab√≠a “rumores” dentro del gabinete de invocar la Enmienda 25, que permite a los miembros del gabinete como grupo notificar al Congreso si creen que el Presidente ya no puede llevar a cabo sus deberes.

Y justo un día antes del editorial anónimo, extractos abrumadores del nuevo libro del periodista Woodward sobre la presidencia de Trump dieron fuerza a la idea de que una crisis severa se estaba apoderando de la sede de 1600 Pennsylvania Avenue.

Drew Angerer | Agence France-Presse
Drew Angerer | Agence France-Presse

El periodista ganador del premio Pulitzer escribió sobre asesores que trabajaban entre bastidores para contener al Presidente, llegando incluso a arrebatar una carta de cancelación de un acuerdo comercial del escritorio de Trump, e ignorando al Mandatario cuando instó al Pentágono a matar al hombre fuerte sirio Bashar al-Asad.

“Esta es una crisis pol√≠tica y de liderazgo continua”, dijo Thurber. “Todav√≠a no es una crisis constitucional”.

Sabato coincidi√≥. “No sabemos siquiera quien es el autor del editorial y eso es esencial para evaluarlo apropiadamente”.

¬ŅC√≥mo afectar√° esto a la presidencia de Trump?

Es poco probable que el editorial an√≥nimo precipite la destituci√≥n de Trump, pero nadie lo ve como una buena se√Īal. “Esto tendr√° poco impacto en Trump, pero seguir√° socavando la confianza en su Presidencia aqu√≠ en Estados Unidos y en el mundo”, dijo Thurber, quien cree que el Art√≠culo 25 no se utilizar√° en contra del gobernante.

Sabato se√Īal√≥ la naturaleza engorrosa de ese proceso, que requiere una notificaci√≥n al Congreso explicando por qu√© el gabinete ve al presidente como no apto para gobernar, y un voto de dos tercios de ambas c√°maras, para derrocar al mandatario y reemplazarlo por el vicepresidente.

John Hudak, un experto del Brookings Institution y un think Tank de Washington, calific√≥ el proceso como “m√°s dif√≠cil que la destituci√≥n”.

Tendencias Ahora