Internacional
Ni Clinton ni Trump: debate presidencial de EEUU sin favoritos
Publicado por: Claudia Mi√Īo La informaci√≥n es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Hillary Clinton y Donald Trump se miden el lunes en el primero de tres debates presidenciales, y ninguno de los candidatos a la Casa Blanca figura como favorito en el duelo verbal.

La exsecretaria de Estado y exsenadora tiene a su favor la experiencia política y conoce al dedillo los temas, pero carece de lo que los seguidores del magnate y estrella de televisión ven como su autenticidad bruta.

Ambos se atacan mutuamente desde hace un a√Īo pero nunca se han encontrado cara a cara en un debate. Sin duda ah√≠ radica el atractivo principal de este show televisado, que seg√ļn expertos podr√≠a convocar hasta 100 millones de espectadores, una cifra jam√°s vista en la pol√≠tica estadounidense.

Será también histórico: ninguna mujer ha participado en un debate presidencial.

Pese a que mayoría de los electores ya ha tomado su decisión de cara a los comicios del 8 de noviembre, los debates pueden sin embargo tener un impacto en los indecisos, que un sondeo de NBC ubica en 9%, y los candidatos analizan estrategias para seducirlos.

Hillary Clinton: muy cerebral

“Normalmente no miramos los debates televisados para ver cu√°l de los dos candidatos es el m√°s inteligente y qui√©n expone la mayor cantidad de cifras y conocimientos”, dijo a la AFP Mitchell McKinney, profesor de comunicaci√≥n pol√≠tica de la Universidad de Misuri.

McKinney, especialista en debates políticos, indicó que los televidentes prefieren los candidatos que logran comunicar su visión en pocas frases simples, coherentes y memorables.

Por eso Clinton, con su conocimiento detallado de los temas, deberá evitar caer en la trampa de dar respuestas demasiado detalladas y técnicas.

“Debes generar una conexi√≥n m√°s emocional con los votantes para esperar ganar”, dijo a la AFP el consultor comunicacional Carmine Gallo.

Obama resumi√≥ as√≠ su consejo a su exsecretaria de Estado: “s√© t√ļ misma y explica lo que te motiva”.

Pero ese ha sido el eterno problema para Hillary Clinton, la menos querida de los candidatos dem√≥cratas a la Casa Blanca en a√Īos, seg√ļn encuestas.

Clinton reconoce que carece del carisma de su esposo, Bill Clinton, o de Barack Obama. Más de la mitad de los estadounidenses afirma que desconfían de ella.

En su primer asalto a la presidencia en 2008, Clinton se presentó como una dama de hierro. Esta vez asume su rol de pionera de los derechos de la mujer y remarca su imagen de abuela, para aparecer más simpática.

Pero ser√° dif√≠cil disolver en 90 minutos una imagen forjada en la opini√≥n p√ļblica por m√°s de un cuarto de siglo.

Su fortaleza podría estar en su capacidad de lanzar efectivos contraataques verbales.

“¬ŅCu√°les ser√°n esos dos o tres mensajes que ella querr√° que la gente comparta en Twitter y las redes sociales?”, se pregunt√≥ Gallo. “Escuchen la o las frases que repetir√°n varias veces durante el debate”, apunt√≥.

Donald Trump: muy visceral

Trump crea un v√≠nculo con sus electores en un nivel profundamente emocional, y eso puede ser muy dif√≠cil de equiparar, porque la emoci√≥n con frecuencia es m√°s fuerte que los datos”, a√Īadi√≥ el experto.

En ese terreno, el millonario populista y expresentador de un exitoso programa de telerrealidad tiene una clara ventaja. Ning√ļn candidato, a excepci√≥n del senador dem√≥crata Bernie Sanders, ha sabido electrizar como √©l a las multitudes en esta campa√Īa.

Pero en los 12 debates de las primarias republicanas, Trump no siempre dominó la partida, y en ocasiones se mantuvo al margen, dejando que sus rivales se arrancaran a pedazos.

En los √ļltimos debates, cuando solo quedaban unos pocos adversarios, con frecuencia acudi√≥ a t√°cticas disruptivas, cortando las intervenciones de los otros candidatos con comentarios mordaces y apodos ofensivos.

Pero a diferencia de los debates de las primarias, esta vez “Trump tendr√° la mitad de los 90 minutos y no podr√° llenar el tiempo con bromas, fanfarroner√≠as o ataques”, se√Īal√≥ McKinney.

“Tendr√° m√°s oportunidades para hablar con profundidad. ¬ŅLo lograr√°?”, se pregunt√≥.

Tendencias Ahora