Internacional
Lunes 01 octubre de 2018 | Publicado a las 08:41
El desastre y la devastación caudas por tsunami tras fuerte terremoto en Indonesia
Publicado por: Diego Vera
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Al 844 muertos y 48.000 afectados dej√≥ el fuerte terremoto de magnitud 7.4 y posterior tsunami que afect√≥ a Indonesia el pasado viernes, adem√°s de serios da√Īos en infraestructura y una crisis humanitaria que oblig√≥ al gobierno local a solicitar ayuda internacional.

Las autoridades temen que el balance final sea mucho más alto, pues gran parte de la región afectada sigue siendo inaccesible.

Decenas de agencias humanitarias y de organizaciones se brindaron para dar asistencia al pa√≠s, pero el env√≠o de ayuda a la zona resulta complicado porque numerosas carreteras est√°n cortadas y los aeropuertos da√Īados.

“No tenemos mucha comida. S√≥lo pudimos tomar lo que ten√≠amos en casa. Y necesitamos agua potable”, declar√≥ a la AFP Samsinar Zaid Moga, una mujer de 46 a√Īos.

“Lo m√°s importante son las tiendas, porque ha llovido y hay muchos ni√Īos aqu√≠”, a√Īadi√≥ su hermana, Siti Damra.

Oxfam “prev√© aportar ayuda a, potencialmente, 100.000 personas”, alimentos instant√°neos, equipos de purificaci√≥n del agua y de tiendas, indic√≥ Ancilla Bere, una responsable de esa oeneg√© en Indonesia.

Pero “el acceso es un gran problema”, destac√≥ el director del programa de Save The Children, Tom Howells. “Las organizaciones de ayuda y las autoridades locales se esfuerzan por alcanzar varias comunidades alrededor de Donggala, donde se prev√© que habr√° grandes da√Īos materiales y posibles p√©rdidas de vidas humanas a gran escala”, explic√≥.

Estado de emergencia de 14 días

El presidente indonesio Joko Widodo autorizó la ayuda internacional de urgencia y las autoridades declararon un estado de emergencia de 14 días.

La mayoría de las víctimas se registraron en Palu, una ciudad de 350.000 habitantes en la costa occidental de la isla de Célebes,
seg√ļn la agencia de gesti√≥n de desastres.

En Poboya, en la colinas que rodean Palu, voluntarios empezaron a enterrar a las v√≠ctimas en una gigantesca fosa com√ļn, con capacidad para 1.300 cuerpos.

Tres camiones cargados de cadáveres envueltos en bolsas naranjas, amarillas y negras, llegaron al lugar, constató un periodista de la AFP. Uno por uno, fueron colocados en la fosa y recubiertos de tierra.

En un primer momento, las autoridades agruparon los cuerpos en morgues improvisadas para poder identificarlos pero, ante el riesgo sanitario, decidieron realizar entierros masivos.

En Balaroa, un barrio perif√©rico de Palu con una zona residencial, los da√Īos fueron catastr√≥ficos. La zona se transform√≥ en un terreno bald√≠o cubierto de √°rboles arrancados, bloques de hormig√≥n, restos de tejado y trozos de muebles.

Sobre el terreno, los equipos de rescate trabajaban contrarreloj para hallar supervivientes y sacarlos de entre los escombros.

El lunes, los socorristas rebuscaban entre los restos del hotel Roa Roa, donde se cree que entre 50 y 60 personas podr√≠an haber quedado sepultadas. De momento, salvaron a dos personas en ese lugar, seg√ļn una fuente oficial.

Muchos habitantes siguen buscando a sus allegados, desaparecidos, en los hospitales o en las morgues improvisadas.

Galería de imágenes

Mira las fotos ac√° y haz clic para ampliar

+ 4 fotos

Tendencias Ahora