Internacional
Domingo 20 octubre de 2019 | Publicado a las 13:38 · Actualizado a las 16:22
¬ŅPor qu√© Evo Morales no se aleja del poder?
visitas

Evo Morales asumi√≥ como presidente de Bolivia el 22 de enero de 2006, si llega a ganar las elecciones del domingo (en primera o segunda vuelta), podr√≠a gobernar el pa√≠s hasta 2025, casi 20 a√Īos en el poder, es su cuarta elecci√≥n consecutiva, a la que llega con m√°s pol√©mica que nunca.

La nueva campa√Īa de Evo Morales comenz√≥ a gestarse el 21 de febrero de 2016, cuando se realiz√≥ un refer√©ndum para modificar la Constituci√≥n, en aquella ocasi√≥n, el l√≠der del MAS tendr√≠a su primera derrota electoral desde 2006.

En esa jornada, el 51.3 % de los votantes rechazaron un cuarto mandato de Morales. El mandatario acus√≥ el golpe a una campa√Īa en su contra con noticias falsas y mentiras, incluyendo un supuesto hijo de una expareja.

Pero la derrota electoral no menguó al MAS, que buscó alternativas para que Morales se convirtiera en candidato presidencial, algo que logró con la aprobación del Tribunal Constitucional del país, que en noviembre de 2017 derogó el artículo 52 de la Constitución Рfirmada por Evo- que limitaba la reelección presidencial a una sola ocasión.

Cabe aclarar, que la primera elecci√≥n de Morales en 2006 fue con la antigua Constituci√≥n, donde el periodo presidencial duraba 4 a√Īos.

Tras eso, Morales participó de las primarias obligatorias -aunque no haya tenido competencia- y el tribunal electoral validó oficialmente su candidatura en febrero de 2019.

El politólogo José Rafael Vilar explica que las primarias reflejaron el desgaste de Morales, debido a la baja participación y la gran cantidad de votantes que prefirió votar blanco o nulo, antes que al presidente.

“Ninguna de las organizaciones pol√≠ticas ten√≠a m√°s de un binomio, lo que hac√≠a in√ļtil las primarias m√°s all√° de justificar la rererepostulaci√≥n; y Morales sac√≥ 37% de la votaci√≥n de sus militantes (fueron a votar 47% y 10% lo hizo en blanco o nulo)”, afirma Vilar.

El desgaste de la figura de Evo Morales, cuya aprobaci√≥n ronda entre un 30% a 40%, no impidi√≥ que siguiera adelante con su candidatura presidencial, pese a que en el √ļltimo tiempo se ha agudizado el rechazo hacia su gesti√≥n, como los trabajadores de la salud, activistas medioambientales y algunas agrupaciones de mineros, entre otros.

El doctor en Ciencias Pol√≠ticas y acad√©mico de la Universidad Cat√≥lica Boliviana San Pablo de La Paz, Marcelo Arequipa , explica que la figura de Morales se ha deteriorado desde el refer√©ndum, explicando que si antes entre ‚Äú2 o 3 de cada 10 bolivianos‚ÄĚ rechazaban si gesti√≥n, ahora esa cifra ha aumentado.

“Cuatro de cada diez bolivianos no están de acuerdo con Evo Morales, hasta manifiestan una reacción de odio y ha aumentado desde 2016, y de insistir con su candidatura.
Hoy tienes un padr√≥n electoral de 40% no van a votar por Evo Morales, no porque lo haga mal, sino porque es √©l‚ÄĚ, sostiene en conversaci√≥n BioBioChile.cl.

¬ŅC√≥mo llega a la elecci√≥n?

La ca√≠da en su imagen y popularidad, han dado un nuevo matiz a las elecciones presidenciales. Si en los √ļltimos tres comicios, la victoria de Morales era clara, en esta ocasi√≥n la situaci√≥n es diferente, y un eventual balotaje, podr√≠a significar su salida del poder.

Morales necesita obtener más del 40% de los votos y superar por al menos un 10% a la segunda mayoría, si este escenario no se da, habrá segunda vuelta, donde las encuestadoras locales apuntan a una victoria de su principal rival, el opositor de centroizquierda Carlos Mesa.

Este escenario ha hecho que tanto Morales como el MAS implementaran un discurso m√°s moderado durante la campa√Īa electoral. Si en ocasiones anteriores apuntaban a separar entre ellos y los que eran enemigos del gobierno, ahora se muestran como una fuerza de unidad.

‚ÄúEl gobierno no quiere polarizar, no est√° explotando la imagen de Evo Morales, sino est√° explotando una imagen de gesti√≥n p√ļblica que garantiza estabilidad pol√≠tica y econ√≥mica
. ¬ŅQui√©nes generan polarizaci√≥n?, no son los otros partidos pol√≠ticos que est√°n compitiendo‚ÄĚ, expres√≥.

Arequipa explica que la gran oposición y malestar contra la gestión de Morales no viene de otros partidos políticos, sino que ha sido más expresado por sectores sociales, como trabajadores de la salud, activistas medioambientales y organizaciones de las grandes ciudades: La Paz y Santa Cruz.

‚ÄúEvo llega a esta candidatura afincado en la idea de que es el √ļnico actor pol√≠tico relevante capaz de articular posiciones entre actores sociales y empresarios, adem√°s de mantener cohesionado al MAS. En esa l√≥gica de ser un personaje indispensable‚ÄĚ, agrega el analista.

Aunque el MAS ha sido el partido dominante de los √ļltimos 15 a√Īos en Bolivia, a√ļn no ha sido capaz de generar otro liderazgo que no sea el de Evo Morales, adem√°s de no tener un proyecto pol√≠tico que se idealice m√°s all√° de 2025.

‚ÄúEl MAS a√ļn no se ha constituido como un partido pol√≠tico, reci√©n despu√©s de esta elecci√≥n, se van a poner a pensar qu√© pasa con el MAS. Yo creo que esa es la mayor debilidad, el no replantearse internamente m√°s all√° del 2025. En la medida que aparezca otro proyecto hegem√≥nico diferente al MAS, esto va a decantar en otro resultado‚ÄĚ, concluye Arequipa.

De esta forma, la figura de Evo Morales emerge en la actualidad como el √ļnico liderazgo en el partido oficialista, una especie de caudillo, y reci√©n despu√©s de esta elecci√≥n podr√≠an buscar nuevas figuras que puedan tomar su testimonio.

‚ÄúNo hay otros liderazgos en el MAS (ni en muchas organizaciones opositoras): el caudillismo, en este caso de Morales, es a√ļn eje de la mayor√≠a de la pol√≠tica boliviana.
Precisamente, la renovaci√≥n ha asomado t√≠midamente en el panorama desde algunas organizaciones‚ÄĚ, agrega Vilar.

AFP
AFP

¬ŅQu√© puede pasar?

Aunque la victoria de Morales podría darse en primera vuelta, en base a su gran popularidad especialmente en zonas rurales, pro primera vez existe incertidumbre en torno al resultado de las elecciones.

Si se llegase a dar una escenario de segunda vuelta, como varias encuestas lo pronostican, Morales podría perder la presidencia de Bolivia ante Carlos Mesa, por lo que varios opositores han denunciando un posible fraude por parte de la autoridad.

“Hay muchas posibilidades que no lleguemos a una segunda vuelta, pero de pasar a segunda vuelta, hay escenarios (conmoci√≥n social con consecuente posibilidad de convocatoria a constituyente, por ejemplo) que podr√≠an ‚Äúsaltar‚ÄĚ la segunda vuelta. Claro que podr√≠a haber manipulaci√≥n en la primera vuelta, pero est√° en el rango de las posibilidades, a√ļn no de las certidumbres (…) No obstante, el gobierno que inicie en 2020, de cualquier color que sea, incluido el actual, va a tener un muy dif√≠cil panorama socioecon√≥mico”, explica Vilar.

Un eventual triunfo de Carlos Mesa también está dentro de los escenarios posibles, aunque su figura -de acuerdo a los analistas consultados por BioBioChile- se sostiene más por el rechazo a Morales, que por sus propias virtudes.

“Mesa, por muchas razones, no es ‘la mejor opci√≥n’ (el l√≠der de uno de sus apoyos, Unidad Nacional, le dio su respaldo aclarando que ‚Äúno era el mejor candidato ni el mejor Programa‚ÄĚ) pero es el que, al menos en encuestas, ten√≠a la √ļnica posibilidad de forzar una segunda vuelta. Su imagen se ha deteriorado mucho por sus ambivalencias (apoyo declarado a Morales antes, ahora presunta oposici√≥n), su egolatr√≠a, sus anteriores renuncias cuando era Presidente y sus presuntas corrupciones”, concluye Vilar.

Tendencias Ahora