Internacional
Martes 19 marzo de 2019 | Publicado a las 16:58 · Actualizado a las 17:18
Hospitales en Venezuela: un sistema destruido, sin medicamentos y que cuesta vidas
Por Diego Vera
La información es de Deutsche Welle
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Médicos y enfermeras en Venezuela se tienen que defender de un Estado que en vez de mandar medicamentos, envía milicias armadas a sus hospitales. El sistema ha colapsado, pero muchos no quieren abandonar a sus pacientes.

“Hemos perdido tantas cosas, que terminamos tambi√©n perdiendo el miedo‚ÄĚ, responde a DW Gustavo Villasmil con la cita de un graffiti caraque√Īo. El doctor Villasmil Prieto es m√©dico internista y profesor de la Universidad Central de Caracas (UCV) y a menudo se encuentra ante la siguiente situaci√≥n: ni los pacientes tienen con qu√© pagar un medicamento, ni su consultorio ni nadie tiene el medicamento.

Describir la situaci√≥n hospitalaria en Venezuela, contar la desesperaci√≥n de los pacientes en busca de cura o preguntarse ¬Ņc√≥mo llegamos a esto? es riesgoso en la Venezuela de hoy.

Los médicos venezolanos están por estos días especialmente en la mira del régimen de Nicolás Maduro por haber tratado de alertar a la misión de la ONU, actualmente de visita en el país, sobre la grave escasez de equipos y medicamentos. Ya algunos cuestionan, por ello, la veracidad de los reportes que recibirá la médica Michelle Bachelet, alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

¬°Como por arte de magia!

El médico Keyner Celis fue sacado a la fuerza del Hospital José María Benítez, estado de Aragua, por denunciar la crisis humanitaria, informó este 18 de marzo en Twitter el diputado de la Asamblea Nacional (AN) José Manuel Olivares.

También hay reportes de que el médico Carlos Prosperi fue arrestado por haber dado información a la prensa.

“Esta ma√Īana sacaron a la fuerza a la presidenta de la Escuela de Medicina del hospital de Maracay, y desde entonces no sabemos d√≥nde se encuentra”,
dijo el 11 de marzo a la Agence France-Presse, Jaime Lorenzo, director ejecutivo de la ONG Médicos Unidos.

Algo similar le ocurrió este 16 de marzo al médico Ronnie Villasmil, integrante de Médicos Unidos por Venezuela, cuya casa fue allanada en Carabobo.

Enfermeras de hospitales visitados por la misi√≥n de la UNO se aterran de que ahora, “como por arte de magia‚ÄĚ, haya comida para los pacientes, se pinten paredes y lleguen jeringas, todo bajo el control de “colectivos‚ÄĚ que vigilan la conducta del personal hospitalario y advierten que esos insumos “ser√°n recogidos luego‚ÄĚ.

Agence France-Presse
Agence France-Presse

Salud en Venezuela: de pionera a caso perdido

¬ŅC√≥mo llega Venezuela a esta situaci√≥n, si en 1962 ten√≠a m√°s camas que Alemania y hab√≠a vencido la malaria primero que Italia, el pa√≠s que le dio su nombre?

Seg√ļn la Encuesta Nacional de Hospitales 2018, de 18.300 camas hospitalarias disponibles en 40 hospitales p√ļblicos, el 33% est√° inoperativa. Y, con respecto a la malaria, Venezuela registra en 2019 un mill√≥n de casos. Peor a√ļn, resalta Villasmil, “Luisana Melo, la √ļnica ministra de Salud chavista que compareci√≥ ante el Parlamento en 20 a√Īos, reconoci√≥ en 2016 que el 31% de los enfermos admitidos en hospitales p√ļblicos muere‚ÄĚ.

En la actualidad, Venezuela se ha convertido en un riesgo epidémico para la región, como lo confirma a la Deutsche Welle la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Pero el desmantelamiento de la salud p√ļblica en Venezuela no empez√≥ con Ch√°vez, aunque s√≠ se agrav√≥. “A mediados de los 70′, en los tiempos del primer auge petrolero, que cre√≥ un consumismo desenfrenado, la salud fue volcada hacia el sector privado, en detrimento de la atenci√≥n p√ļblica‚ÄĚ, explica el profesor Villasmil, quien tambi√©n es polit√≥logo.

Pero luego vino otra fatal decisión que en vez de levantar al enfermo, lo dejó agónico.

“Cuando Hugo Ch√°vez (1999- 2013) iba perdiendo el referendo de 2004, quiso reflotar la salud p√ļblica, pero no modernizando el sistema hospitalario venezolano sino contratando m√©dicos cubanos. As√≠, Ch√°vez prefiri√≥ pagarle 34 mil millones de d√≥lares al r√©gimen cubano y no invertirlos en la salud p√ļblica de Venezuela‚ÄĚ, acota el m√©dico internista, quien critica que “ninguno en Venezuela ha podido comprobar que los cubanos son verdaderos m√©dicos, pero s√≠ que a muchos les faltan hasta conocimientos b√°sicos‚ÄĚ.

No muy lejos del Cuartel de la Monta√Īa, en donde est√° la tumba del extinto Hugo Ch√°vez, y a unos 500 metros del Palacio de Miraflores, est√° la parroquia 23 de enero, ic√≥nica comuna del chavismo pero en donde tambi√©n se muere, como en el resto de Venezuela.

“Como muchos pacientes saben que pueden correr mayor riesgo en un hospital, prefieren que los atienda en sus casas, porque hoy en Caracas, ni siquiera el emblem√°tico Hospital Vargas funciona plenamente‚ÄĚ
, cuenta a DW un m√©dico especialista en salud mental, que reconoci√≥ amenazas contra el personal de su hospital por parte de “colectivos‚ÄĚ, por lo que preferimos no publicar su nombre.

Agence France-Presse
Agence France-Presse

Medicamentos sin control, médicos sin título

“Los pocos medicamentos que el Gobierno ha puesto a disposici√≥n entran al pa√≠s sin ning√ļn control, provenientes de Ir√°n, Palestina, la India, Rusia, o los que comerciantes entran de contrabando desde Colombia‚ÄĚ, cuenta el m√©dico comunitario, antiguo chavista, reconociendo que “es muy triste ver morir a pacientes en el quir√≥fano en donde el personal tiene que usar sus celulares para alumbrar la mesa de operaciones‚ÄĚ.

“Fue justo la atrocidad de este sistema de salud que nos han impuesto la que me hizo perder la creencia en los ideales y decisiones de Hugo Ch√°vez‚ÄĚ,
confiesa a DW Villasmil.

A la desconfianza en los médicos cubanos, y en la idoneidad de los jóvenes venezolanos preparados por estos, se suma el arribo de unos 60 palestinos que un día de febrero de 2019 llegaron al hospital vestidos de cirujanos, recetando antidiarréicos producidos en Palestina, pero con quienes una comunicación parece imposible porque solo dicen hablar árabe, como relata el psiquiatra comunitario.

“Estamos convencidos de que, como muchos de los supuestos m√©dicos cubanos, se trata de milicianos. Lo sabemos porque ellos mismos nos lo han contado. Nos hemos hecho amigos con algunos cubanos que luego abandonan Venezuela por las “trochas”, llaman desde C√ļcuta y terminan en Am√©rica del Sur o Miami‚ÄĚ.

Pero no solo los m√©dicos cubanos est√°n huyendo de Venezuela; ya lo han hecho m√°s de 20 mil m√©dicos venezolanos, un tercio de los registrados, como lo rese√Īa la √ļltima Encuesta Nacional de Hospitales.

¬ŅQu√© hacer cuando el Vargas, el hospital emblem√°tico de Venezuela, es ahora conocido como “el hospital de la muerte‚ÄĚ?
Los hospitales en Venezuela “han pasado de ser salas silenciosas de la batalla contra la muerte, a campos de batalla en donde criminales dictan lo que el personal puede decir o no a la prensa”, dice uno de los m√©dicos consultados por DW. Pero no todo parece estar perdido, como lo recalca: “A la mayor√≠a, el √ļnico miedo que nos queda es el de no salir de esto‚ÄĚ.

Tendencias Ahora