Internacional
Martes 24 julio de 2018 | Publicado a las 18:32 · Actualizado a las 18:57
Realmente no est√° tan solo pero "hombre de la selva" en Brasil no debe saber que lo ayudan
Publicado por: Paola Alem√°n
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Recientemente, en plena vorágine mundial, nuevamente el ser humano fue testigo de un antagónico ser que, en paralelo, vive su vida apartado de lo que se considera normal en pleno siglo XXI.

El √ļnico sobreviviente de la tribu amaz√≥nica brasile√Īa Ti Tanaru, era visto como nunca antes en un reciente video que lo capt√≥ en su h√°bitat. El incre√≠ble registro lo muestra con taparrabo, una melena descuidada y una herramienta de caza. Como hace 22 a√Īos, su d√≠a a d√≠a “solo” puso al mundo a pensar en la necesidad de la mente humana de mantenerse al margen en extremo.

Sin embargo con su historia salieron m√°s detalles a la luz. Se supo la forma en la que qued√≥ solo hace m√°s de dos decadas cuando muri√≥ el √ļltimo integrante de su peque√Īa tribu. Fue producto de la matanza de granjeros contra pueblos ind√≠genas y la creciente explotaci√≥n de la madera que dio pas√≥ a enfrentamientos con invasores.

Su “estilo de vida” no ha sido del todo solitaria. Siempre hubo m√°s de una mano amiga prestando ayuda clave, esa que en parte a√ļn le permite subsistir.

Funai Brasil
Funai Brasil

22 a√Īos de seguimiento a escondidas

No ha sido fácil pero tampoco imposible para la Fundación Nacional del Indio, Funai. Su labor en Brasil, consiste en apoyar a los pueblos indígenas, castigados por enfermedades y otras dificultades emanadas del olvido de un estado que se dedica a los habitantes más visibles.

Como la tarea es complicada en la Amazonía, Funai sabía de la existencia y posterior desaparición de la tribu de este nativo, esquivo por naturaleza. En 2005 intentaron establecer nuevamente la comunicación con él, pero fue un rotundo fracaso. El rechazo fue tan contundente que no volvieron a acercársele más. Sin embargo, eso no dio paso al abandono.

Funai Brasil
Funai Brasil

La estrategia consistió entonces, en dejarle semillas y herramientas de trabajo que pudiera utilizar con el fin de alimentarse de lo que la madre naturaleza le otorgara sin ayuda humana, al menos no una visible.

Eso fue lo que él creyó, pero Funai estuvo presente durante más de dos decadas observando sus movimientos en la selva amazónica y constantando que las herramientas fueran utilizadas tal como lo planearon. En 44 visitas desde que rechazó de tajo su ayuda, esta fundación constató además el crecimiento de plantaciones a partir de las semillas que dejó en los lugares de paso de este hombre.

Afortunadamente las sembr√≥ y ha sobrevivido gracias a este tipo de asistencialismo an√≥nimo. Al menos en favor del “hombre de la selva brasile√Īo”.

Funai Brasil
Funai Brasil

Ayuda continuar√° en el anonimato

La Fundaci√≥n Nacional del Indio ha decidido continuar su labor encubierta. As√≠ lo est√°n haciendo desde 1996 con este nativo y por eso, continuar√°n sus visitas a la selva brasile√Īa.

“La gente siempre sabe m√°s o menos en qu√© parte de la tierra ind√≠gena se encuentra, lo supervisamos de lejos”, afirma Altair Algayer, Coordinador de la FPE Guapor√©. Hace m√°s de 5 a√Īos no se observan invasiones de madereros.

La labor parece estar delimitada y amparada por la ley de su país.

“Cuando existe la presencia confirmada o posible de pueblos ind√≠genas aislados fuera de l√≠mites de tierras ind√≠genas, la Funai se utiliza del dispositivo legal de Restricci√≥n de Uso (interdicci√≥n de √°rea), ampar√°ndose en el art√≠culo 7 del Decreto 1775/96; en el art√≠culo 231 de la Constituci√≥n de la Rep√ļblica Federativa del Brasil de 1988; y en el art√≠culo 1, inciso VII de la Ley n¬ļ 5371/67, visando la integridad f√≠sica de esos pueblos en situaci√≥n de aislamiento, mientras se realizan otras acciones de protecci√≥n y tramitan procesos de demarcaci√≥n de tierra ind√≠gena”.

Funai relata adem√°s en una publicaci√≥n con los detalles del origen de este reci√©n descubierto “hombre de la selva”, que no hubo castigo en el lugar remoto donde los granjeros cegaron la vida de los √ļltimos seis miembros de su familia.

El hombre de 50 a√Īos por hoy seguir√° solo, pues esa es su voluntad en una tierra que le pertenece, pero que tambi√©n sigue siendo un peligro debido a la presencia humana en busca de madera o explotaci√≥n de recursos que √©l solo tiene para vivir.

Funai Brasil
Funai Brasil
Tendencias Ahora