Internacional
Viernes 20 abril de 2018 | Publicado a las 08:27 · Actualizado a las 16:35
Ra√ļl Castro deja la presidencia pero el castrismo continuar√° en Cuba con D√≠az-Canel
Publicado por: Diego Vera La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Ra√ļl Castro entreg√≥ la presidencia de Cuba a Miguel D√≠az-Canel, un cambio generacional pero no de modelo: el general de 86 a√Īos se asegur√≥ que su sucesor de 58 est√© comprometido con preservar el legado socialista, a√ļn cuando algunas reformas econ√≥micas ser√°n necesarias.

La salida de Ra√ļl Castro tiene un gran simbolismo, pues voltea la p√°gina a seis d√©cadas de poder de los hermanos Castro, pero no anuncia por s√≠ sola grandes cambios en la isla, al menos en un corto plazo. Incluso dej√≥ en claro que la asunci√≥n de D√≠az-Canel “no es casualidad, sino que se previ√≥” y que fue preparado para el desaf√≠o.

En esas condiciones “es dif√≠cil imaginar de repente que alg√ļn cambio o las reformas tomar√°n un ritmo acelerado”, anticipa Peter Hakim, del centro de investigaciones Di√°logo Interamericano, con sede en Washington.

En la ceremonia de traspaso el jueves, sucesor y sucedido insistieron en la continuidad del socialismo, garantizada por el hecho de que Ra√ļl Castro se mantendr√° hasta 2021 a la cabeza del gobernante Partido Comunista (PCC), n√ļcleo del poder cubano.

En su primer discurso, D√≠az-Canel subray√≥ que Ra√ļl “encabezar√° las decisiones de gran importancia para el presente y el futuro del pa√≠s” y advirti√≥ que “no hay espacio para una transici√≥n que desconozca o destruya el legado de tantos a√Īos de lucha”.

El Consejo de Estado, m√°ximo √≥rgano de poder que √©l preside, fue parcialmente renovado. Pero varios representantes de la vieja guardia, como Ramiro Vald√©s, de 85 a√Īos, Guillermo Garc√≠a (90) y Leopoldo Cintra Fr√≠as (76), parecen anclados.

Aunque un cambio de sistema está descartado, se requieren reformas políticas y la actualización de una economía inspirada en el modelo soviético. Algunas modificaciones ya están en marcha.

Castro aprovech√≥ su discurso de despedida para anunciar el jueves que se estudia una reforma constitucional para adaptar las leyes “a las transformaciones pol√≠ticas, econ√≥micas y sociales” del pa√≠s.

Este proyecto, que puede restablecer el puesto de un primer ministro, ser√° sometido a referendo, pero Ra√ļl no dio fechas y precis√≥ que “no pretendemos modificar el car√°cter irrevocable del socialismo (…) ni el papel dirigente del Partido Comunista”.

El fantasma del capitalismo

Ingeniero electrónico, Díaz-Canel deberá continuar con las reformas que introducen una dosis de mercado en una economía mayoritariamente estatal, en la que salario promedio no supera los 30 dólares.

Esta “actualizaci√≥n”, emprendida por Ra√ļl Castro, debe profundizarse para reactivar a una econom√≠a altamente dependiente de las importaciones y de la ayuda de su aliada Venezuela, hoy debilitada. El crecimiento del PIB fue de 1,6% en 2017.

“Lo m√°s urgente es implementar (…) la reforma econ√≥mica, particularmente la reunificaci√≥n monetaria y la descentralizaci√≥n econ√≥mica y pol√≠tica”, opina el experto cubano Arturo L√≥pez-Levy, profesor de la Universidad de Texas Rio Grande Valley.

Y a√Īade que “lo m√°s complejo ser√≠a lidiar con las consecuencias pol√≠ticas de esas reformas y la presi√≥n por otra ola de cambios que esas reformas deben generar”.

Respecto a la eliminaci√≥n de la dualidad monetaria, un sistema √ļnico en el mundo que provoca distorsiones en la econom√≠a desde 1994, con dos monedas locales circulando y tasas de cambio preferenciales para las empresas estatales. Ra√ļl Castro admiti√≥ que sigue causando “serios dolores de cabeza” a los l√≠deres cubanos.

Para los que anticipan un giro de Cuba hacia el modelo vietnamita o el chino, D√≠az-Canel previno que “en esta legislatura no habr√° espacio para los que aspiran a una restauraci√≥n capitalista, esta legislatura defender√° la revoluci√≥n y continuar√° el perfeccionamiento”.

“Eso no va a ser en dos d√≠as”, predice el polit√≥logo cubano Esteban Morales, que no ve que “D√≠az-Canel “de inmediato pueda lanzarse a hacer una serie de cosas”.

“El proyecto tiene dificultades, tiene deficiencias, hay que mejorarlo, perfeccionarlo (…) Pero no se va a lograr con un hombre solo. Se tiene que lograr con mucha unidad, mucha coherencia”, agrega.

A la espera del anuncio de la composici√≥n del Consejo de Ministros (ejecutivo), pospuesto para mediados de a√Īo, se plantea la interrogante sobre la din√°mica en torno a la cual se articular√° el d√ļo a la cabeza del Estado cubano.

Por primera vez en d√©cadas, el presidente del Consejo de Estado y de Ministros no ejercer√° simult√°neamente el cargo de primer secretario del partido √ļnico PCC, que Ra√ļl ocupar√° hasta 2021.

“Obviamente, el comportamiento de Ra√ļl ser√° observado con lupa, pero si socava a D√≠az-Canel, esto ser√° como admitir que Ra√ļl err√≥ en su elecci√≥n”, estima Paul Webster Hare, profesor de relaciones internacionales en Boston (EEUU) y exembajador brit√°nico en Cuba.

“Y tambi√©n podr√≠a sugerir la idea de que su cauta reforma estar√≠a siendo desafiada. Ra√ļl ha invertido mucho en D√≠az-Canel y lo necesita para sobrevivir”, a√Īadi√≥.

URL CORTA: http://rbb.cl/jybg
Tendencias Ahora