Internacional
Asesinatos de candidatos ensombrecen campa√Īa de elecciones municipales en Brasil
Publicado por: Rubén Quast La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Una serie de asesinatos de candidatos est√° marcando la campa√Īa de las elecciones municipales del domingo en Brasil y provoca temores de que las tensiones pol√≠ticas se adentren en territorios peligrosos.

Los cr√≠menes se centran principalmente en el Estado de Rio de Janeiro, con 15 asesinatos de candidatos a alcaldes o concejales en los √ļltimos nueve meses, aunque espectaculares atentados ganaron los titulares nacionales en los √ļltimos d√≠as.

Un candidato a alcalde de la localidad de Itumbiara (Estado de Goi√°s, centro-oeste), Jos√© Gomes Rocha, y un agente policial fueron ultimados el mi√©rcoles a balazos durante una caravana de campa√Īa en la que participaba al gobernador en ejercicio del Estado, Jos√© Eiton J√ļnior, quien result√≥ gravemente herido.

El agresor, identificado como un funcionario de la alcaldía, fue abatido.

En Minas Novas (Minas Gerais, sudeste), el alcalde y candidato Gilberto Gomes da Silva fue baleado el miércoles desde una motocicleta, aunque resultó ileso.

El presidente del Tribunal Superior Electoral (TSE), Gilmar Mendes, prometi√≥ impulsar “la investigaci√≥n sobre los posibles atentados pol√≠ticos contra candidatos”.

El alcalde abatido de Itumbiara pertenecía al PTB, un partido de derecha, y Gomes da Silva es un dirigente del PPS (izquierda).

Las autoridades movilizaron a unos 20.000 militares para vigilar los comicios, con especial atención en 266 municipios de once estados.

Una opci√≥n recibida en muchos casos con escepticismo, dado que “los aparatos represivos del Estado no entienden los conflictos de esas comunidades y son en consecuencia ineficaces”, afirm√≥ el polit√≥logo y juez Joao Batista Damasceno, citado el jueves por el diario carioca O Dia.

Los brasile√Īos elegir√°n el 2 de octubre (con una segunda vuelta el 30) a m√°s de 5.500 alcaldes, en un ambiente pol√≠tico marcado por la reciente destituci√≥n de la presidenta de izquierda Dilma Rousseff, acusada de manipular las cuentas p√ļblicas, quien fue reemplazada por su vicepresidente de centroderecha Michel Temer.

Milicias y luchas por territorios en Rio

En Rio de Janeiro, el asesinato el lunes del presidente de la célebre escuela de samba Portela y candidato a concejal volvió a poner en primer plano el papel de las milicias paramilitares.

Marcos Vieira de Souza, conocido como ‘Falcon’, de 52 a√Īos, del PP (derecha), fue abatido por encapuchados en Madureira, en el norte de la ciudad.

“Falcon” hab√≠a sido detenido en 2011 bajo sospechas de pertenecer a la milicia que opera en Madureira, la cuna de Portela, pero la justicia lo declar√≥ finalmente inocente.

“Estamos asistiendo a una serie de asesinatos en los suburbios del norte de Rio y todo indica que hay una conexi√≥n entre intereses pol√≠ticos en conflicto y las milicias”, dijo Michel Misse, un especialista en temas de violencia de la Universidad Federal de Rio de Janeiro (UFRJ).

En total 15 candidatos o personas vinculadas a las campa√Īas electorales fueron ultimadas en la Baixada Fluminense, del empobrecido suburbio norte de la ciudad.

Las milicias son herederas de los ‘escuadrones de la muerte’ que en la √©poca de la dictadura militar (1964-85) “eran contratados por comerciantes o caciques pol√≠ticos para ‘limpiar’ la Baixada de peque√Īos delincuentes o de adversarios inc√≥modos”, record√≥ otro especialista en el tema, Ignacio Cano, de la Universidad del Estado de Rio (UERJ).

Actualmente, los milicianos -policías y expolicías- expulsan a los traficantes de droga y se hacen pagar por sus servicios.

“Es un negocio muy lucrativo, cono el del narcotr√°fico, y [sus participantes] entran en pol√≠tica porque tienen necesidad del poder para protegerse y extender sus territorios”, apunta igualmente la investigadora Alba Zaluar, de la UERJ.

Seg√ļn el diario O Globo del mi√©rcoles, las milicias cobran hasta 120.000 reales (unos 34.000 d√≥lares) por el derecho de pegar carteles electorales en las zonas bajo su control.

El comisario Giniton Lages, que investiga 13 de los 15 asesinatos, explica: “La milicia (…) est√° imbricada con el poder p√ļblico y diversifica sus negocios. Y sus miembros tienen que matar para imponerse”.

Diversificar los negocios

Las milicias ofrecen adem√°s diversos servicios a los habitantes de regiones abandonadas por el Estado, en la b√ļsqueda de consolidar su poder.

Servicios alternativos de transporte o de seguridad, venta de bombonas de gas, instalaci√≥n de wi-fi son algunas de las actividades propuestas. “Con buenos contactos en las alcald√≠as, resulta f√°cil bloquear una redada” policial que busque frenarlas, afirma un dirigente pol√≠tico, que pidi√≥ el anonimato.

“Las instituciones no ven, o no quieren ver, el profesionalismo creciente del crimen organizado (…) ni la exportaci√≥n del modelo de Rio y Sao Paulo a otros Estados brasile√Īos”, advirti√≥ el periodista Chico Regueira, del diario O Globo, en un editorial titulado “Narcoestados ¬Ņpresente o futuro?”.

Tendencias Ahora