TV y Espect√°culo
Domingo 10 febrero de 2019 | Publicado a las 14:35
El estafador italiano que rob√≥ el coraz√≥n de Anne Hathaway, enga√Ī√≥ al Vaticano y rob√≥ millones
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Nadie puede discutir que Anne Hathaway es una de las estrellas de Hollywood m√°s queridas y populares del mundo. Gracias a su talento y carisma, la actriz logr√≥ conquistar la industria del cine, que la ha premiado con dos nominaciones al √ďscar y un galard√≥n de los premios de la Academia.

Pero para llegar a tocar la fama, Anne tuvo que esforzarse ya que venía de una familia de clase media establecida en Brooklyn, Nueva York. Su padre era abogado y su madre actriz.

Hathaway fue criada como católica romana, sin embargo, al enterarse que su hermano mayor era gay, ella y su familia decidieron abandonar la iglesia debido a sus creencias acerca de la homosexualidad.

Durante toda su infancia trabaj√≥ para convertirse en actriz y obtuvo su primer rol serio en 1999, con apenas 16 a√Īos. Get Real era el nombre de la sitcom donde tambi√©n particip√≥ Jesse Eisenberg, sin embargo, al a√Īo siguiente dar√≠a su mayor salto a la fama al interpretar a Mia Thermopolis, en El diario de una princesa.

 Princess Diaries
Princess Diaries

Dicha pel√≠cula le abri√≥ las puertas de Hollywood, de la fama y de la envidia. Tras la cinta, el trabajo no le falt√≥ a Anne, quien lleg√≥ a participar hasta en cuatro proyectos en un a√Īo.

El diario de una princesa 2, Secreto en la monta√Īa, Ella Enchanted y El Diablo Viste a la Moda, fueron s√≥lo algunos de los √©xitos que tuvo en menos de cuatro a√Īos.

Pero mientras su popularidad aumentaba en el p√ļblico, dentro de Hollywood comenz√≥ a hacerse de enemigos, quienes la cuestionaban por “ser demasiado perfecta” y aseguraban que era una persona dif√≠cil para trabajar, puesto que al igual que Christian Bale y Daniel Day Lewis, Hathaway es una actriz de m√©todo, que vive en la piel del personaje hasta que termina el rodaje.

Luego que ganara el √ďscar por su trabajo en Les Miserables (donde baj√≥ descuidadamente de peso para su rol de Fantine), aparecieron en redes sociales los Hathahaters, quienes cuestionaban todo sobre la actriz, desde su corte de cabello hasta la naturalidad con la que recib√≠a y aceptaba los premios que ganaba. En esa √©poca tambi√©n apareci√≥ un art√≠culo en Buzzfeed titulado, ¬ŅPor qu√© la gente odia a Anne Hathaway?, lo que hiri√≥ profundamente a la actriz.

“Fue como si me hubieran dado un pu√Īetazo en el est√≥mago o me abofetearan, me qued√© estupefacta y avergonzada. Incluso ahora siento la verg√ľenza”.
- Anne Hathaway

Lo que nadie sabía es que la actriz no era tan perfecta como pensaban y además de lidiar con la depresión y ansiedad desde su infancia, también se enamoró de un estafador italiano que se apropió de 50 millones de dólares invertidos por importantes billonarios para la compra de iglesias católicas en Estados Unidos.

Les Misérables
Les Misérables

El italiano seductor

En 2004, Anne comenz√≥ un romance con Raffaello Follieri, un italiano de 25 que hab√≠a llegado a Estados Unidos un a√Īo antes, con un s√≥lo objetivo: convertirse en el pr√≥ximo Arist√≥teles Onasis, el magnate griego que hab√≠a cultivado su primer mill√≥n de d√≥lares a la misma edad que √©l.

Con un encanto inigualable, siempre bien vestido y con una enorme capacidad de convencimiento, se presentó como un hombre con los contactos adecuados en el Vaticano para ayudar a la Iglesia Católica norteamericana a crecer y conseguir la liquidez que necesitaban por los acuerdos extrajudiciales con las víctimas de los escándalos por abusos sexuales.

Seg√ļn consigna un art√≠culo de la √©poca de The New York Times, el hombre lleg√≥ al punto de afirmar que debido a su estrecha relaci√≥n con el Vaticano pod√≠a comprar propiedades de la iglesia a precios por debajo del mercado en Estados Unidos, que lo hab√≠an designado formalmente para administrar los asuntos financieros de la entidad y que incluso visitaba al Papa cada vez que se encontraba en Roma.

Agence France-Presse
Agence France-Presse

En la realidad, consign√≥ el diario espa√Īol El Pa√≠s, Follieri ten√≠a s√≥lo un conocido, Andrea Sodano, sobrino del cardenal Angelo Sodano, secretario de estado de la Santa Sede en ese tiempo.

En Manhattan el italiano creó Follieri Group, una empresa consultora inmobiliaria, con la cual se hizo cargo de la compraventa, alquiler y cesión de propiedades de la Iglesia. Además conseguía inversores y donadores para ella, aunque el dinero iba sólo a un lugar: su bolsillo.

Y es que Raffaello creía que si invertía en sí mismo, en ropa lujosa, autos de colección, estadías en los mejores hoteles del mundo, nuevos inversores con más dinero llegarían pronto a su lado y recuperaría todo lo usado.

Pronto se abri√≥ camino entre los billonarios de Estados Unidos, incluido Douglas Band, un importante asesor de Bill Clinton que puso a Follieri en contacto con el expresidente, quien agradeci√≥ al italiano p√ļblicamente una donaci√≥n de 50 millones de d√≥lares a la Fundaci√≥n Clinton… la que nunca se hizo.

 Agence France-Presse
Agence France-Presse

En medio de toda esa locura se cruz√≥ con Anne Hathaway, quien por ese tiempo ten√≠a 21 a√Īos y disfrutaba de la popularidad gracias a su trabajo en El diario de una princesa 2 y Ella Enchanted.

Se conocieron a través de un amigo en 2004 y no se alejaron más. Para su primera cita, Follieri llegó una hora tarde y obviamente Hathaway estaba furiosa, pero él le envió un ramo de 12 rosas rojas, que la calmaron.

“Fue totalmente amor a primera vista. √Čl es tan guapo … Se ve como un dios”.
- Anne Hathaway.

√Čl la cortej√≥ con viajes en aviones privados a Par√≠s, Roma y Londres, hosped√°ndose en lujosos hoteles, adem√°s de llevarla a fiestas en casas de famosos, como el dise√Īador √ďscar de la Renta.

En una ocasi√≥n rent√≥ el mismo yate donde el difunto excandidato a la presidencia de Estados Unidos John McCain hab√≠a celebrado su cumplea√Īos, a quien incluso le asegur√≥ que le conseguir√≠a los votos de los cat√≥licos.

 Agence France-Presse
Agence France-Presse

El hombre, por su parte, alardeaba con sus excentricidades. De hecho, un amigo de la pareja asegur√≥ a la revista Vanity Fair, que vio una foto de ambos junto al Papa Juan Pablo II. ‚Äú¬ŅFue una audiencia privada? No tengo idea”, afirm√≥.

Cuando formalizó la relación con Hatthaway se fueron a vivir a un departamento en la Trump Tower con vista al Rockefeller Center, por el cual pagaba $37.000 dólares al mes (24 millones de pesos chilenos), además contrató seguros de salud para sus padres y para la actriz.

La relaci√≥n, sin embargo, no era de las mejores y peleaban y terminaban frecuentemente. “Anne siempre estaba ah√≠ en el departamento. Pod√≠a decir que estaban enamorados, pero… √©l ten√≠a mal genio. Creo que ella estaba m√°s enamorada de √©l que viceversa”, agreg√≥ a la revista un exempleado del lugar.

En una entrevista a mediados de 2007, la actriz asegur√≥ que no se hab√≠a casado a√ļn, porque su novio a√ļn no se lo propon√≠a, pero “no podr√≠a amarlo m√°s si estuvi√©ramos casados, estoy muy feliz”.

Su relaci√≥n con Anne tambi√©n le permiti√≥ adquirir cierta fama y adem√°s catapultar su negocio. Fue as√≠ como cre√≥ la fundaci√≥n Follieri, la que se dedicar√≠a a reunir dinero para llevar vacunas para ni√Īos en pa√≠ses pobres.

Hathaway se unió a la junta directiva y se convirtió en uno de sus rostros, pero la organización cumplió sólo en Nicaragua y finalmente cerró por falta de fondos.

 Agence France-Presse
Agence France-Presse

El inicio del fin

En 2005, el italiano conoci√≥ al millonario Ron Burkle, propietario de la empresa de inversi√≥n Yucaipa Companies, quien invirti√≥ 100 millones de d√≥lares en su compa√Ī√≠a y se convirti√≥ en su socio, lo que finalmente acabar√≠a con las estafas de Follieri.

Un a√Īo despu√©s, Burkle demand√≥ a Rafaell por gastar m√°s de un mill√≥n de d√≥lares
de la empresa Follieri/Yucaipa Investments LLC. en asuntos personales, como contratar una agencia de √©lite para cuidar de su perro, alquilar yates y jets privados y disponer de hasta 150.000 d√≥lares en gastos m√©dicos, seg√ļn asegura El Pa√≠s.

Si bien llegaron a un acuerdo extrajudicial, las cosas cambiarían rápidamente. Pronto aparecían más demandas por incumplimiento de contratos e incluso por cuentas no pagadas, que lo llevaron a ser arrestado en más de una ocasión.

Con su imagen da√Īada, el hombre comenz√≥ a tener problemas de dinero y Anne tuvo que empezar a pagar el arriendo del departamento que compart√≠an.

La familia de la actriz comenzó a preocuparse por lo estaba ocurriendo e incluso su padre contrató un detective privado para investigar a Follieri.

 Agence France-Presse
Agence France-Presse

Corría 2008 y la relación comenzó a desmoronarse rápidamente al igual que la empresa del italiano. En ese periodo la actriz estaba promocionando la película Get Smart con Steve Carell, por lo que cuando regresó a Nueva York se reunieron para hablar, pero las cosas no terminaron bien y ella finalizó el romance. Tras ello se embarcó nuevamente en la gira y no volvió a ver a Follieri.

Finalmente se inició una investigación en su contra y la fiscalía lo imputó con tres cargos de blanqueo de dinero, seis de fraude y uno de conspiración para cometer fraude.

Aunque Anne no fue imputada, la policía confiscó sus diarios personales en busca de pruebas, además de fotografías, un reloj de Tiffany y una antigua Biblia.

El hombre fue arrestado y el juez impuso una fianza de 21 millones de dólares, que por supuesto, no pudo pagar.

En octubre de 2008, Follieri se declar√≥ culpable de los cargos en Manhattan y el juez federal John Koeltl impuso una sentencia de prisi√≥n de 4 a√Īos y medio. Fue liberado el 25 de mayo de 2012 y deportado a Italia inmediatamente despu√©s.

Anne Hatthaway, por su parte, se casó con el empresario y actor Adam Shulman en 2012, con quien tiene un hijo.

Agence France-Presse
Agence France-Presse
Tendencias Ahora