Cultura
Estrenan adaptaci√≥n teatral de novela “2666” de Roberto Bola√Īo en festival en Francia
Publicado por: Bernardita Villa La información es de: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Es la marat√≥n del 70¬ļ Festival de Avi√Ī√≥n: el joven director franc√©s Julien Gosselin adapt√≥ al teatro “2666”, el libro laberinto del chileno Roberto Bola√Īo, en doce horas de espect√°culo divididas por cuatro entreactos.

El desaf√≠o es a√ļn m√°s grande que el de adaptar “Las part√≠culas elementales” de Michel Houellebecq, primer √©xito de Julien Gosselin en el Festival de Avi√Ī√≥n de 2013 cuando ten√≠a apenas 26 a√Īos.

Publicada en 2004, tras la muerte de Bola√Īo a los 50 a√Īos, “2666” es un macrocosmos que en 1.125 p√°ginas y cinco novelas distintas re√ļne cientos de historias individuales diferentes, desde Europa a M√©xico, y se pierde en digresiones en la historia del siglo XX a trav√©s de la vida de un escritor misterioso, Archimboldi.

Las cinco partes pueden leerse independientemente, pero las une un tenue hilo conductor: todo converge hacia una especie de ojo del huracán, una ciudad de México donde cientos de mujeres son asesinadas y halladas muertas en el desierto, muchas veces tras haber sido mutiladas y violadas.

La ciudad se llama Santa Teresa en el libro, doble de Ciudad Ju√°rez, donde cientos de mujeres y ni√Īas han sido realmente asesinadas desde 1993.

– Dif√≠cil adaptaci√≥n al teatro –

El libro es arduo, repleto de reflexiones filos√≥ficas, de enumeraciones –listas por ejemplo de escritores alemanes o de algas– y el lector se pierde a veces entre los numerosos personajes que inventa. La cuarta parte, que relata detalladamente los asesinatos, es dura, al l√≠mite de lo soportable.

No estoy aqu√≠ para simplificar la obra, ni para hacerla m√°s digesta, quiero revivir su complejo viaje literario“, dice Julien Gosselin.

La obra que se estrena este viernes en Avi√Ī√≥n en la sala La F√°brica sumerge al espectador en un magma de im√°genes, m√ļsica y sonidos.

La imagen está omnipresente. A veces, la escena permanece vacía y el espectador sigue la acción como en el cine, solamente en la pantalla.

Hay im√°genes muy bellas en blanco y negro, que dan un toque fant√°stico a la segunda parte, en torno al personaje del profesor Amalfitano que raya en la locura.

La obra incluye otros hallazgos, como la descabellada conferencia en ingl√©s de un predicador, ex fundador de los Black Panthers y autor de un libro sobre las costillas de carne. “Ribs are not the solution”, proclama, ante la risa de los espectadores.

La obra, presentada en pre-estreno el mes pasado en Valenciennes (norte de Francia), necesitaba ser pulida en los √ļltimos ensayos. La declamaci√≥n de los actores era un poco demasiado acentuada, faltaban matices y el espectador quedaba a menudo sumergido en la trama literaria.

– Violencia sin fin –

El director explic√≥ que le hab√≠an conmovido dos cosas: “la cuesti√≥n de la literatura y de la violencia”.

Puede que en el p√ļblico haya una forma de frustraci√≥n vinculada al hecho de que esperan una reuni√≥n de las distintas historias, un cruce, cuando en realidad la √ļltima parte no es nada de eso. Es un gran cuento hist√≥rico sobre el siglo XX”, coment√≥ el director. La obra sigue siendo un enigma –agrega– “porque ni Bola√Īo ni la violencia tienen un fin”.

“Podr√≠amos hallar un serial killer que le venga bien a todos, que dar√≠a respuestas a la trama y pondr√≠a fin al suspenso, pero eso no puede suceder, porque lo que crea la muerte es la cuesti√≥n de la violencia en s√≠, la cuesti√≥n de la corrupci√≥n del Estado mexicano, va mucho m√°s all√° de un hombre capaz de dar rostro al crimen”.

En cuanto a la literatura, “es una forma de combate contra la violencia del mundo, en una lucha sin fin”, algo que se expresa en “2666”, obra imperfecta y torrencial, que seg√ļn el propio autor aspira a “abrirse camino hacia lo desconocido”.

URL CORTA: http://rbb.cl/egt2
Tendencias Ahora