Tecnología
¬ŅCu√°nto puedes llegar a ganar realmente como Youtuber? (y c√≥mo lograrlo)
Publicado por: Christian Leal
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Parece el sue√Īo de todo adolescente. Es m√°s, parece el sue√Īo de una persona de cualquier edad: ponerte frente a la c√°mara, hablar sobre ti, sobre tu vida o tus amigos, ser famoso y -como broche de oro- ganar mucho, mucho dinero.

Durante los √ļltimos a√Īos, el fen√≥meno de los youtubers -productores de videos personales que alimentan esta plataforma de Google con sus aventuras, en busca de fama y fortuna- se ha visto multiplicado exponencialmente. Aunque la empresa suele ser elusiva en torno a cifras, asegura que para 2014 ya ten√≠a m√°s de 3 millones de “asociados” (partners) que pon√≠an su talento frente a las c√°maras.

(O mejor dicho, “la” c√°mara, ya que la mayor√≠a realiza producciones de bajo costo).

Para entusiasmarlos a participar, desde 2012 Google facilit√≥ al m√°ximo la obtenci√≥n de ganancias. ¬ŅQuieres ganarte la vida como youtuber? Pues tarda unos minutos en crear un canal, sube tus videos, y haz clic en la casilla que autoriza a la empresa a vender anuncios sobre ellos.

Luego, sólo siéntate a esperar tu cheque de 6 ceros en él.

(Sí, eso es un millón).

Jeez… ojal√° fuera tan f√°cil.

La fama en YouTube: de un h√ļmedo cuarto rentado a una mansi√≥n en la soleada California

Como en todo mito, existen seres legendarios. Uno de ellos es Jenna Marbles, una adorable rubia (o del color de cabello que le seduzca m√°s cada semana) de 30 a√Īos, cuyos 16 millones de suscriptores en YouTube le aportan m√°s de 2 mil millones de vistas a los videos que sube diariamente. Aunque ella s√≥lo admite que “gana m√°s dinero del que necesita para vivir”, la red de venta de anuncios de Adobe, TubeMogul, revel√≥ que Marbles -cuyo verdadero nombre es Jenna Mourey- gan√≥ 346.827 d√≥lares en 2012.

Eso es 28.902 dólares al mes, o casi 20 millones de pesos chilenos mensuales.

Jenna Marbles | Events.ulsu.ca
Jenna Marbles | Events.ulsu.ca

Pero la vida de Jenna no siempre fue glamorosa. Seg√ļn cont√≥ al New York Times, para el invierno de 2010 compart√≠a un departamento junto a otras 2 personas en Massachusetts, y se las ingeniaba para pagar la renta realizando una serie de trabajos que iban desde barista a bailarina de discoteca, pasando por bloguera y empleada en un solarium. Triste, pero su reci√©n obtenida maestr√≠a en psicolog√≠a deportiva no le hab√≠a servido de nada, laboralmente hablando.

“Mi vida era un verdadero, real y completo desastre”, confes√≥ al matutino.

Una tarde, presa del aburrimiento, decidi√≥ maquillarse frente a la c√°mara y realizar un video que titular√≠a “C√≥mo enga√Īar a la gente para que crean que eres hermosa”. Con una mezcla de sarcasmo y habilidad, Marbles fue pasando en un par de minutos desde un rostro p√°lido y deslavado, a uno que la delineaba como una √≠dola sexual.

La reacción en YouTube la dejó tan abrumada que tuvo que llamar a su madre: en sólo una semana lo habían visto 5 millones de personas. En la actualidad, ya acumula más de 65 millones de visitas.

Tres a√Īos despu√©s, la joven arrendaba una espaciosa casa en el exclusivo barrio de Santa M√≥nica en California, convertida en una celebridad con m√°s fans en Facebook que la actriz Jennifer Lawrence, m√°s seguidores en Twitter que Fox News, y m√°s adeptos en Instagram que Oprah. Huelga decir que le sobran invitaciones a protagonizar comerciales, asistir a convenciones y shows de televisi√≥n.

Un caso parecido es el de la rusa Olga Kay. Nacida hace 33 a√Īos como Olga Sergejevna Karavajeva en la entonces Uni√≥n Sovi√©tica, su familia cay√≥ en tal pobreza que debi√≥ unirse como malabarista al circo The Ringling Brothers para irse a vivir a Estados Unidos. Una vez all√° descubri√≥ el poder de YouTube, sobre todo con los videos de belleza y comedia, con ingresos que oscilan entre los 100 mil y 130 mil d√≥lares al a√Īo (casi 6 millones de pesos chilenos al mes).

Olga Kay | Gage Skidmore
Olga Kay | Gage Skidmore

La dura realidad: ¬Ņy entonces… cuando me hago millonario?

Pero cual esquema piramidal, estos son los pocos casos al tope de la estructura. Para la vasta mayoría de productores de video buscando ganarse la vida en YouTube, las cosas pueden ser un poco más difíciles.

En su libro “Mam√°, ¬°quiero ser youtuber!”, los espa√Īoles Cristina Bonaga y H√©ctor Turiel -amigos y asesores del exitoso youtuber hispano conocido como elrubius (Rub√©n Doblas Gundersen)- revelan que la tabla de ganancias de avisos de Google puede ser bastante enga√Īosa. Tanto, que nadie puede saber con certeza cu√°nto dinero recibir√° mes a mes por concepto de anuncios.

El asunto es así: YouTube paga a sus productores por cada 1.000 vistas de un video, lo que se denomina CPM (Costo por Mil). El problema es que la tarifa pagada por CPM puede variar dependiendo de diversos factores, siendo los principales el país de tus fans y el tipo de contenido que publicas.

Por ejemplo, un estadounidense es el que tiene m√°s posibilidades de ganar dinero, pues recibe 1.50 d√≥lares por cada mil visitas de sus compatriotas (poco m√°s de 1.000 pesos chilenos). Si eres europeo, en este caso, espa√Īol, el asunto baja bastante pues s√≥lo te pagar√°n 20 centavos de d√≥lar por el mismo CPM (135 pesos chilenos). Y si eres chino pues… mejor ded√≠cate a otra cosa ya que apenas te dar√°n 2.5 centavos por cada mil visitas (algo as√≠ como 15 pesos chilenos).

¡Pero esperen! Las cosas se ponen peor. Como YouTube también debe pagarle la universidad a sus hijos, se quedará con un 45% de tus ingresos sobre las ganancias anteriores. Lo mismo harán las cadenas de anuncios como TubeMogul que te conectan con anunciantes, cuya tajada suele rondar el 30% de nuestros ingresos.

Esto deja en el bolsillo a nuestros pobres youtubers con apenas un 25% de lo que ganaron, es decir:

Al estadounidense: 37.5 centavos por cada mil visitas (250 pesos chilenos).
Al europeo: 5 centavos (35 pesos chilenos).
Al chino: 0,625 centavos (no m√°s de 5 pesos chilenos).

Tal como presentan Bonaga y Turiel, si imaginamos que cada uno de estos aspirantes a celebridad digital tienen un séquito moderado que les provee unas 5 millones de visitas a sus videos cada mes, entonces el cheque que recibirían de Google sería de:

Al estadounidense: 1.346.908 de pesos chilenos.
Al europeo: 179.587 pesos chilenos.
Al chino: 22.448 pesos chilenos.

(Sí, pobre chino).

Y a√ļn hay m√°s (yup, esto ya es sadismo puro). A√ļn personalidades de √©xito como Jenna Marbles u Olga Kay, lamentan que el negocio de ser youtuber se est√° haciendo cada vez m√°s dif√≠cil no s√≥lo porque cada d√≠a hay m√°s competencia y cuesta m√°s captar la atenci√≥n de los usuarios, sino porque las marcas est√°n reduciendo cada vez m√°s el pago por sus anuncios.

La crisis llegó a tal punto que incluso Jason Calacanis, un emprendedor que había recibido 1 millón de dólares de YouTube para incentivar el crecimiento de su canal de videos de cocina y estilo de vida, decidió rebelarse y abandonar la plataforma en 2014, no sin antes dejar un claro mensaje a quienes quisieran seguir sus pasos:

“√Čramos fan√°ticos ac√©rrimos de YouTube, pero ya no vamos a crear m√°s contenidos para ellos simplemente porque no es sustentable en el tiempo. YouTube es un excelente lugar para construir una marca, pero un p√©simo lugar para montar un negocio”, indic√≥ al New York Times.

Antes de caer en depresión, también debes considerar el contenido. No es lo mismo producir videos sobre videojuegos -de los que YouTube está saturado y, por lo tanto, los anunciantes están dispuestos a pagar mucho menos- que sobre tutoriales de belleza para mujeres -que son bastante lucrativos para los anunciantes y, por ende, cotizados.

Entre menos com√ļn el tema, m√°s ofertar√°n por video los anunciantes (siempre y cuando existan interesados, claro).

Hasta hace unos a√Īos, el tema que m√°s pagaba dentro de las subastas de anuncios de Google era… el asfalto.

“There’s a great future in plastics. Think about it. Will you think about it, Benjamin?” Yeah…

¬ŅY qu√© ocurre en Chile?

Chile parece ser un lugar fruct√≠fero en youtubers exitosos. Indiscutiblemente con SoyGerman (Germ√°n Garmendia) y sus m√°s de 30 millones de suscriptores a la cabeza, quien ya ha editado libros, ha viajado a reunirse con estrellas como Jack Black o ha prestado su voz para pel√≠culas como la √ļltima entrega de la Era del Hielo (sin muy buenas cr√≠ticas para ser honestos), nuestro pa√≠s parece especialmente proclive a invadir Hispanoam√©rica con contenidos.

Pero nuevamente, tampoco es tan f√°cil.

ElUniversal.com.mx
ElUniversal.com.mx

¬ŅRecuerdan que les mencion√°bamos que los ingresos pagados por Google tambi√©n dependen del pa√≠s del que provengan los visitantes? Pues bien, muchas nacionalidades simplemente NO pagan visitas. No porque ellos no quieran, sino porque la gigante inform√°tica decidi√≥ no monetizarlos. As√≠, sin importar cu√°ntos fans tengas de Venezuela, Bolivia, Costa Rica, Cuba, El Salvador, Honduras o Nicaragua, a YouTube le vale madre: no te paga.

En conversaci√≥n con BioBioChile, la periodista y youtuber chilena Margarita Huenuil, m√°s conocida en el √°mbito como Laruchan, cuenta lo escuetas que pueden ser las cifras de YouTube cuando no eres una s√ļper-hiper-mega estrella. De hecho, teniendo como punta de lanza su video “Draw my life“, que ha amasado casi 300 mil visitas, sus ingresos nunca han superado los 25 d√≥lares al mes (17 mil pesos chilenos).

twitter.com/laruchang
twitter.com/laruchang

Margarita tiene muy claro algo que también han ido descubriendo los youtubers de otros países y que, en un arranque de sinceridad, la propia Google admitió: es muy difícil, por no decir imposible, ganarse la vida sólo en YouTube. El negocio está en alcanzar fama a través de este medio y luego monetizar mediante productos, auspicios directos, eventos y otros.

“La plata no se hace en YouTube. Nadie vive de YouTube. Se puede vivir de la exposici√≥n que te da YouTube, lo que genera que marcas te busquen y te paguen por auspicios, campa√Īas, ir a ciertos eventos, para ser su embajador, etc√©tera. Pero s√≥lo de YouTube yo creo que nadie vive, al menos ac√° en Chile”, cuenta Laruchan.

Robert Kyncl, actual jefe de negocios de YouTube y exvicepresidente de adquisiciones en Netflix, est√° de acuerdo. Y no lo oculta.

“S√≠, los ingresos por vista (de videos) est√°n cayendo y probablemente seguir√°n cayendo m√°s en el futuro debido al gran crecimiento que estamos teniendo en mercados como Brasil y Rusia, donde nos seguimos expandiendo. Pero si t√ļ tuvieras que tomar la opci√≥n, ¬Ņdetendr√≠as ese crecimiento o lo dejar√≠as ampliarse”, sentencia.

Pero no pierdas la esperanza. Internet es la tierra de la creatividad. Una cámara y tu talento pueden construirte una carrera, tanto dentro como fuera del computador. No es recoger el dinero con baldes como nos lo habían pintado, pero si te mueves con habilidad, puede haber una oportunidad para ti.

S√≥lo tienes que seguir grabando…

URL CORTA: http://rbb.cl/f4y8
Tendencias Ahora