Tecnología
El rasgo de personalidad propio de la gente inteligente
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

“Errar es humano y rectificar es de sabios”, afirma un refr√°n ancestral. Los psic√≥logos y neur√≥logos de la Universidad de Duke han confirmado cient√≠ficamente el proverbio, seg√ļn los resultados de una investigaci√≥n publicada en el especializado Bolet√≠n de Personalidad y Psicolog√≠a Social.

El estudio midi√≥ la correlaci√≥n entre la habilidad evaluadora de los sujetos y un rasgo que etiquetaron como “humildad intelectual”. La humildad intelectual consiste en la conciencia del individuo de que est√° “potencialmente equivocado” en sus criterios. A ese concepto le opusieron la arrogancia intelectual, que alude a la incapacidad de la persona para percatarse del error.

Mark Leary, el l√≠der del proyecto, ide√≥ junto a su equipo una escala √ļnica de humildad intelectual. Para ello se basaron en otros atributos como la apertura, la curiosidad, la tolerancia a la ambig√ľedad y el dogmatismo. Luego llevaron a cabo cuatro estudios por separado, para estimar la humildad intelectual en participantes con criterios opuestos (en particular, religi√≥n y pol√≠tica).

En un caso, los pusieron a leer ensayos que argumentaban a favor o en contra de la religi√≥n. Luego les pidieron que calificaran la personalidad del autor. Los individuos intelectualmente humildes (identificados previamente seg√ļn la escala), fueron mucho menos cr√≠ticos con las opiniones antirreligiosas que los intelectualmente arrogantes. En el caso de la pol√≠tica ocurri√≥ igual. Al ponerlos a valorar a los pol√≠ticos que cambian de opini√≥n sobre un tema, los participantes intelectualmente humildes se mostraron menos propensos a criticarlos, sobre todo en caso de que aparecieran nuevas evidencias que justificaran el cambio.

Archivo/pixabay.com_CCO
Archivo/pixabay.com_CCO

Los investigadores llegaron a la conclusi√≥n de que las personas con una humildad intelectual alta “discriminaron entre argumentos fuertes y d√©biles con m√°s √©xito que los participantes intelectualmente arrogantes”. El rasgo fue decisivo en la capacidad de apreciaci√≥n objetiva entre un grupo y otro. Seg√ļn el profesor Leary, esta capacidad se puede entrenar. Para ello invita a las personas a informarse m√°s, atendiendo a diversas fuentes para evitar el sesgo.

La aplicaci√≥n de esta herramienta ha llegado al mundo corporativo. Google, una de las empresas m√°s exitosas de la historia, incorpor√≥ a la humildad intelectual como una de las cinco cualidades esenciales para contratar a sus empleados. Laszlo Bock, el ejecutivo a cargo de este trabajo, explic√≥ que “sin humildad no se puede aprender”.

Otra investigaci√≥n a cargo de Karina Schumann, Carol Dweck y Tenelle Porter, de la Universidad de California, tambi√©n concord√≥ con los resultados de sus colegas de Duke. “Quer√≠amos comprobar que las personas con mayor humildad intelectual estar√≠an m√°s dispuestas a aprender de aquellos que no estaban de acuerdos con ellas”, cuenta Portner en un art√≠culo.

“Les pedimos a los participantes que informaran sus posiciones sobre asuntos importantes (por ejemplo, control de armas, pena capital, acci√≥n afirmativa en admisiones a la universidad). Luego les pedimos que imaginesen discutir el problema que encontraron m√°s importante con alguien que ten√≠a la opini√≥n contraria. Como se predijo, las personas que ten√≠an una mayor humildad intelectual ten√≠an m√°s probabilidades de escuchar la perspectiva de la oposici√≥n y tratar√≠an de aprender algo de ella”, agreg√≥.

“La humildad intelectual est√° asociada con estar m√°s dispuestos a aprender de la visi√≥n opuesta. Los que tienen una mayor humildad intelectual parecen tener una mente m√°s abierta, sin duda una ventaja en cualquier entorno en el que uno pueda encontrar desacuerdos”, concluyeron los psic√≥logos.

Tendencias Ahora