Tecnología
Observaciones de ESO muestran la extra√Īa forma del primer asteroide interestelar
Publicado por: Camilo Suazo La información es de: Comunicado de Prensa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Por primera vez los astrónomos han estudiado un asteroide que ha entrado en el Sistema Solar desde el espacio interestelar.

Observaciones llevadas a cabo con el VLT (Very Large Telescope) de ESO, en Chile, y con otros observatorios del mundo, muestran que este objeto √ļnico ha viajado por el espacio durante millones de a√Īos antes de su encuentro casual con nuestro sistema estelar.

A diferencia de los objetos que suelen encontrarse en el Sistema Solar, este parece ser met√°lico o rocoso, muy alargado y de un color rojo oscuro. Los resultados aparecen en la revista Nature del 20 de noviembre de 2017.

El 19 de octubre de 2017, el telescopio Pan-STARRS 1, en Hawái, captó un débil punto de luz moviéndose a través del cielo.

Al principio parec√≠a un peque√Īo asteroide t√≠pico de r√°pido movimiento, pero observaciones llevadas a cabo durante los dos d√≠as posteriores, permitieron calcular su √≥rbita con bastante precisi√≥n, lo que revel√≥, sin ninguna duda, que este cuerpo no se origin√≥ dentro del Sistema Solar, como todos los dem√°s asteroides o cometas observados hasta ahora, sino que ven√≠a del espacio interestelar.

Ilustración del asteroide interestelar 'Oumuamua
Ilustraci√≥n del asteroide interestelar ‘Oumuamua

Aunque originalmente fue clasificado como cometa, observaciones de ESO y de otras instalaciones no revelaron signos de actividad cometaria tras su paso m√°s cercano al Sol, en septiembre de 2017. El objeto ha sido reclasificado como un asteroide interestelar y nombrado 1I/2017 U1 (‘Oumuamua).

‚ÄúTuvimos que actuar con rapidez‚ÄĚ, explic√≥ Olivier Hainaut, miembro del equipo de ESO, en Garching (Alemania). ‚Äú’Oumuamua hab√≠a pasado ya su punto m√°s cercano al Sol y se dirig√≠a hacia el espacio interestelar‚ÄĚ, agreg√≥.

Dado que puede hacerlo con mucha m√°s precisi√≥n que telescopios m√°s peque√Īos, el telescopio VLT (Very Large Telescope) de ESO entr√≥ inmediatamente en acci√≥n para medir la √≥rbita, el brillo y el color del objeto. La rapidez era vital, ya que ‘Oumuamua est√° desapareciendo r√°pidamente, pues se aleja del Sol y ha pasado la √≥rbita de la Tierra, en su camino fuera del Sistema Solar. Pero hab√≠a m√°s sorpresas por venir.

Combinando las im√°genes del instrumento FORS del VLT (con cuatro filtros diferentes) con las de otros grandes telescopios, el equipo de astr√≥nomos dirigido por Karen Meech (Instituto de Astronom√≠a, Haw√°i, EE.UU.) descubri√≥ que ‘Oumuamua var√≠a much√≠simo su brillo, en un factor de diez, a medida que gira sobre su eje cada 7,3 horas.

Combinación de imágenes profundas de 'Oumuamua hechas con el VLT y otros telescopios
Combinaci√≥n de im√°genes profundas de ‘Oumuamua hechas con el VLT y otros telescopios

Karen Meech lo explica: ‚ÄúEsta gran variaci√≥n en brillo, poco com√ļn, significa que el objeto es muy alargado: su longitud es unas diez veces mayor que su anchura, con una forma compleja y enrevesada. Tambi√©n descubrimos que tiene un color rojo oscuro, similar a los objetos del Sistema Solar exterior, y confirmamos que es totalmente inerte, sin el menor atisbo de polvo alrededor de √©l‚ÄĚ.

Estas propiedades sugieren que ‘Oumuamua es denso, posiblemente rocosos o con gran contenido met√°lico, sin cantidades significativas de hielo ni agua, y que su superficie ahora es oscura y est√° enrojecida debido a los efectos de la irradiaci√≥n de rayos c√≥smicos durante millones de a√Īos. Se estima que mide al menos 400 metros de largo.

C√°lculos orbitales preliminares sugieren que el objeto viene aproximadamente de la direcci√≥n en la que se encuentra la brillante estrella Vega, en la constelaci√≥n septentrional de Lyra. Sin embargo, incluso viajando a la vertiginosa velocidad de 95.000 kil√≥metros/h, le llev√≥ tanto tiempo a este objeto interestelar hacer el viaje a nuestro Sistema Solar que Vega no estaba cerca de esa posici√≥n cuando el asteroide estaba all√≠, hace unos 300.000 a√Īos.

La órbita de 'Oumuamua
La √≥rbita de ‘Oumuamua

Es probable que ‘Oumuamua haya estado vagando a trav√©s de la V√≠a L√°ctea, independiente a cualquier sistema estelar, durante cientos de millones de a√Īos antes de su casual encuentro con el Sistema Solar.

Los astr√≥nomos estiman que, una vez al a√Īo, un asteroide interestelar similar a ‘Oumuamua pasa por el interior del Sistema Solar, pero son d√©biles y dif√≠ciles de detectar, por lo que no se han visto hasta ahora. Gracias a los nuevos telescopios de rastreo como Pan-STARRS, que son lo suficientemente potentes, ahora tenemos la oportunidad de descubrirlos.

‚ÄúSeguimos observando este objeto √ļnico‚ÄĚ, concluye Olivier Hainaut, ‚Äúy esperamos precisar con m√°s exactitud de d√≥nde proviene y cu√°l ser√° su pr√≥ximo destino en su viaje por la galaxia. Y ahora que hemos encontrado la primera roca interestelar, ¬°nos estamos preparando para las pr√≥ximas!‚ÄĚ.

Tendencias Ahora