Tecnología
Descubren que los centros de las galaxias esconden agujeros negros detr√°s de sus emisiones
Publicado por: Camilo Suazo La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Los centros de las galaxias albergan agujeros negros supermasivos, con forma de neumático, que pueden alcanzar hasta miles de millones de masas solares, anunció este jueves el radiotelescopio ALMA, ubicado en el norte de Chile.

Muchos de estos mastodontes gal√°cticos est√°n escondidos dentro de espesos anillos de polvo y gas conocidos como ‘toroides’, se√Īalan los responsables del Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA) en un comunicado.

Para los astrónomos, esta fuente cósmica de polvo y gas frío recién descubierta podría arrojar nuevas luces sobre la forma en que los agujeros negros inciden en su galaxia y, posiblemente, en el medio intergaláctico.

“Pensemos en el agujero negro como un motor. Su combustible es el material que fluye hacia √©l desde un disco plano de polvo y gas”, explica Jack Gallimore, astr√≥nomo de la Universidad Bucknell, en Lewisburg (Pennsylvania, EEUU), y autor principal de un art√≠culo publicado en The Astrophysical Journal Letters, citado en el comunicado de ALMA.

“Por primera vez podemos ver que es el gas expulsado el que esconde al agujero negro, no el gas que entra”. Esto indica que la teor√≠a general sobre los agujeros negros activos es demasiado simplista, asegura Gallimore.

agujero negro
Hubble Heritage (CC) Flickr

A estas conclusiones han llegado con las observaciones del agujero negro de la galaxia NGC 1068, conocida también como Messier 77, y que permiten determinar que es la fuente de su propio toroide de polvo y gas, compuesto de material expulsado del disco de acreción del propio agujero negro.

En el centro de esta galaxia, situada a unos 47 millones de a√Īos luz de la Tierra, hay un n√ļcleo gal√°ctico activo, un agujero negro supermasivo que est√° siendo alimentado por un delgado disco giratorio de polvo y gas, conocido como disco de acreci√≥n.

A medida que el disco fluye en espiral hacia el agujero negro, el material que lo compone se vuelve extremadamente caliente y emite una intensa radiaci√≥n ultravioleta, mientras que las zonas externas del disco se mantienen considerablemente m√°s fr√≠as y emiten un brillo m√°s visible, en longitudes de onda infrarrojas y milim√©tricas, seg√ļn ha detectado ALMA.

Un equipo internacional de astr√≥nomos us√≥ ALMA para escudri√Īar la zona y descubri√≥ un pu√Īado de nubes fr√≠as de mon√≥xido de carbono desprendi√©ndose de la parte externa del disco de acreci√≥n.

La energía caliente de la parte interna del disco ioniza parcialmente estas nubes y, de esa forma, les permite adherirse a intensas líneas de fuerza que rodean el disco.

En el futuro, los astr√≥nomos esperan determinar el consumo del agujero negro, es decir, cu√°nta masa absorbe y cu√°nto gas desecha, lo que permitir√° “entender el funcionamiento de agujeros negros sobre los cuales poco sabemos por ahora”, concluye Gallimore.

Tendencias Ahora