Tecnología
Viernes 01 marzo de 2019 | Publicado a las 08:21
Sensores inalámbricos permiten contacto piel con piel entre padres y bebés en incubadoras
Por Bernardita Villa
La información es de Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Todos los padres cuyos beb√©s prematuros pasaron por una unidad de cuidados intensivos recuerdan los molestos sensores pegados a sus hijos y enchufados a los aparatos de control de las constantes vitales a trav√©s de una mara√Īa de cables.

Un equipo estadounidense de ingenieros y m√©dicos de la regi√≥n de Chicago ha creado nuevos sensores de silicona finos como el papel, flexibles y, sobre todo, inal√°mbricos, para permitir que los padres puedan tomar a sus beb√©s en brazos sin problemas, lo cual se considera muy importante para la salud del ni√Īo.

Los creadores de esos dispositivos presentaron su invención en la edición del viernes de la revista estadounidense Science.

En lugar de los cinco electrodos que suelen pegarse a la piel de un beb√© para vigilar los latidos de su coraz√≥n, su respiraci√≥n, la oxigenaci√≥n de su sangre y su temperatura, el equipo dise√Ī√≥ dos sensores de cinco y dos cent√≠metros de largo, para el pecho y para el pie.

√Čstos no tienen pilas y se pegan al ni√Īo con un gel adhesivo m√°s ligero, hecho a base de agua. Los datos se transmiten mediante una antena min√ļscula a un receptor situado bajo la incubadora.

Los sensores que se utilizan en las incubadoras no han cambiado desde los a√Īos 1960, dice John Rogers, director del centro de electr√≥nica biointegrada de la Universidad Northwestern en Estados Unidos.

Hacia 2016, su equipo especializado en la integración de componentes electrónicos en el cuerpo humano empezó a trabajar con pediatras del servicio de neonatalogía del hospital infantil Lurie de Chicago.

“Quer√≠amos hacer algo en el √°mbito neonatal, ya que es ah√≠ donde nuestros aparatos pueden aportar m√°s valor”, explica el ingeniero a la AFP. “Los beb√©s prematuros son fr√°giles, requieren una vigilancia permanente, y su piel est√° subdesarrollada, es muy sensible y se da√Īa f√°cilmente”.

Su equipo compar√≥ la calidad de los datos transmitidos de forma inal√°mbrica con la informaci√≥n enviada mediante cables en m√°s de 80 beb√©s al d√≠a. Su conclusi√≥n fue que su tecnolog√≠a era tan precisa como la antigua. Ahora falta conseguir la autorizaci√≥n de las autoridades sanitarias estadounidenses, algo que no ocurrir√° antes de 2020, seg√ļn Rogers.

Piel con piel

“Es un avance fenomenal”, celebra Kelli Kelley, madre de dos ni√Īos prematuros, que tuvo un hijo que pesaba 700 gramos al nacer y permaneci√≥ cuatro meses en cuidados intensivos.

“Es muy, muy dif√≠cil alimentar a tu beb√© cuando es tan min√ļsculo y est√° atado a tantas m√°quinas. Es una barrera que nos impide tomarlo y crear un v√≠nculo con √©l”, explica Kelly, fundadora de una asociaci√≥n de apoyo a las familias de los ni√Īos prematuros, Hand to Hold.

En los hospitales estadounidenses se recomienda mucho el contacto “piel con piel” entre el reci√©n nacido y sus padres. Se cree que el hecho de que √©stos apoyen al beb√© desnudo contra su pecho desnudo durante horas tranquiliza al ni√Īo, y varios estudios han mostrado efectos m√°s profundos.

“Esto podr√≠a reducir el riesgo de complicaciones pulmonares, de problemas hep√°ticos y de infecciones”, dice Amy Paller, dermat√≥loga pedi√°trica en el hospital infantil de Chicago.

Pero, actualmente, con todos los cables necesarios para vigilar las constantes vitales del bebé, resulta complicado instalarse con él en un asiento, y los movimientos se limitan a pocos metros alrededor de la incubadora.

El equipo que invent√≥ los nuevos sensores contin√ļa los ensayos en Chicago, y esos dispositivos se distribuir√°n en un programa piloto en Zambia desde abril, y luego en India y en Pakist√°n, a trav√©s de la Fundaci√≥n Gates y de la oeneg√© Save the Children, anunci√≥ Rogers.

Tendencias Ahora