Artes y Cultura
Hern√°n Miranda y el Premio Nacional de Literatura: ¬°Denle una naranja madura!
Publicado por: Ezio Mosciatti
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Entre los 17 candidatos (13 hombres 4 mujeres) postulando al Premio Nacional de Literatura, que este a√Īo ‚Äúcorresponde‚ÄĚ a poes√≠a, Hern√°n Miranda (Quillota 1941) es de los menos conocidos.

Hernán Miranda es de bajo perfil, no es ni un poeta maldito, ni un intelectual profundo o rebuscado, el defensor de un pueblo o el representante de un grupo que se debe reivindicar. De seductor tiene muy poco. Tampoco tiene una personalidad arrolladora, o un imán particular. Su obra no es prolífica, aunque tuvo auspiciosos premios en su juventud (incluido el de Casa de las Américas, en 1976 por “La Moneda y otros poemas).

Sucede que Miranda, poeta y periodista, habla bajo, es de movimientos lentos, de observaciones profundas sobre cosas mínimas. No pretende deslumbrar, pero logra conmover.

De los libros que de Hern√°n Miranda tengo, hay un fragmento de un poema (por cierto no est√° entre los mejores seg√ļn algunos cr√≠ticos) que, en particular me conmueve y que guardo con particular cari√Īo:

“Pido que cuando muera no pongan una cruz en mi tumba
Pongan un sol
Pongan por √ļltimo un girasol, una naranja madura
Pero entiendo que tal vez es demasiado pedir.‚ÄĚ

Hern√°n Miranda no tiene pasta para grandes eventos, discursos o hechos heroicos. Despu√©s del Golpe, por error, fue otro Hern√°n Miranda periodista ‚Äďy no poeta- el que fue apaleado y torturado en su lugar.

As√≠, en esta su vida, un tanto esquiva, Miranda simplemente no tiene posibilidad de ganar el Premio Nacional de Literatura. ¬ŅQu√© se premia cuando se premia a un poeta con el Premio Nacional? Podemos suponer muchas cosas, en especial a la luz del particular jurado (Adriana Delpiano, Ministra de Educaci√≥n; Ennio Vivaldi, Rector Universidad de Chile; Jaime Espinosa, Rector UMCE representante del CRUCH y Adriana Vald√©s, representante de la Academia Chilena de la Lengua), pero Miranda no calza con ninguna de ellas.

En un país con pocos premios y reconocimientos, Miranda merece al menos que cumplamos lo que pide…

Dejo el poema:

El puntual sol de todos los días

Así es la acción humana en el mundo.
Nada quitamos ni ponemos; pasamos y olvidamos;
Y el sol es puntual todos los días.
Fernando Pessoa

El sol de todos los días es lo que estaba ahí
mir√°ndome a los ojos
√Čl y yo solos en medio de la vastedad
del gentío en flujo y reflujo
Para él yo era un punto lejano
iluminado cada día
con regularidad de quién tiene
una larga y responsable tarea por delante

El sol me miraba en forma paterna
sin importar donde yo estuviera
Y dejo constancia de que esto estuvo ocurriendo
desde que mi madre me dio, justamente, a la luz
uno de los habituales días soleados de Quillota.

El largo brazo del sol me acompa√Ī√≥ donde quiera que yo haya estado
El sol
esa estrella que vista desde lugares remotos es una débil lucecita
titilando
con nosotros invisibles agarrados a su lumbre
girando y consumiéndonos
de generación en generación
de luz a sombra.

Pido que cuando muera no pongan una cruz en mi tumba
Pongan un sol
Pongan por √ļltimo un girasol, una naranja madura
Pero entiendo que tal vez es demasiado pedir.‚ÄĚ

Anna Pink y otros poemas
Hern√°n Miranda
Ediciones Barbaria
Santiago de Chile, 2000

URL CORTA: http://rbb.cl/emj2
Tendencias Ahora