Opinión
Pablo Longueira y la “perseverancia de lo in√ļtil”
Publicado por: Tu Voz
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Esta columna fue originalmente escrita por Alejandro Lavqu√©n, escritor chileno, quien es redactor en revista Punto Final, donde colabora con rese√Īas de libros, entrevistas y art√≠culos.

Durante la dictadura los montajes esc√©nicos en las conferencias de prensa fueron pan de cada d√≠a. En aquellos a√Īos ocurr√≠an con la complicidad de los medios de comunicaci√≥n y periodistas espec√≠ficos. Hoy suele ocurrir, con respecto a los periodistas, lo contrario. Existen medios ajenos al poder y profesionales de la prensa que preguntan sin temor a represalias.

El problema es que las conferencias de prensa convocadas por el gobierno y dirigentes pol√≠ticos, cuando se trata de temas peliagudos relacionados con las peores pr√°cticas legislativas, econ√≥micas y sociales, y que los involucran personalmente, limitan o simplemente no aceptan preguntas. S√≥lo leen un comunicado y se retiran. Es lo que ocurri√≥ con Pablo Longueira, ex senador y ex ministro del gobierno del presidente Sebasti√°n Pi√Īera, investigado por la justicia debido a diversos actos calificados de ‚Äúpresunta corrupci√≥n‚ÄĚ.

La conferencia de prensa citada por Pablo Longueira es el prototipo de una acci√≥n comunicacional esc√©nica que pretende limpiar la imagen del acusado. Primero, ante sus pares (la militancia de base de la UDI y sus votantes independientes), y segundo, ante la opini√≥n p√ļblica general.

Tras escuchar sus palabras, uno se pregunta: ¬ŅCreer√° Longueira que puede continuar con lo que podr√≠amos llamar ‚Äúla perseverancia de lo in√ļtil‚ÄĚ? Claro, porque de qu√© otro modo podr√≠amos calificar el intento de limpiar una imagen p√ļblica con elementos discursivos a√Īejos y que ya no logran impresionar ni seducir a nadie, m√°s a√ļn cuando existen las redes sociales y los hechos de la causa son pr√°cticamente indesmentibles. La ciudadan√≠a ya no quiere ni acepta que los tomen por est√ļpidos. Es lo concreto. Muy mal los asesores de Pablo Longueira.

El discurso del cuestionado ex senador incluy√≥, con un tono serio y emotivo, una frase para el bronce: ‚ÄúSoy un hombre honesto‚ÄĚ. El resultado fue lamentable. Las redes sociales se repletaron de los llamados memes. Al parecer, nadie le crey√≥. Otro argumento fue el sentimentalismo, o lo que la gente com√ļn y corriente llama ‚Äúpicar cebolla‚ÄĚ. Tampoco result√≥. Menos jug√≥ a su favor aquello de pedir ayuda a Dios y acusar a la prensa de ‚Äúcondenarlo anticipadamente‚ÄĚ.

Pablo Vera | Agencia UNO

Pablo Vera | Agencia UNO

Las pruebas son contundentes y lo peor, como sabrán sus asesores, es querer defender lo indefendible, o no asumir las críticas y acusaciones sin autocrítica. El ex senador y su grupo de profesionales deberían reconocer que los chilenos, hoy más que nunca, están despiertos y susceptibles a los estadistas de papel, y a los que no tienen un compromiso real con ellos y con su entorno.

Y qu√© decir de su renuncia pasajera a la UDI y la ‚Äúrecopilaci√≥n de su trabajo legislativo‚ÄĚ como prueba de su honestidad. A estas alturas, ¬Ņson estos temas de inter√©s nacional? ¬ŅHabr√° alguien, que ante los hechos por los que es cuestionado Pablo Longueira, estar√° dispuesto a leer p√°ginas y p√°ginas de su trabajo legislativo? De seguro que la se√Īora Juanita preferir√° seguir viendo los matinales antes que leer eso.

Los tiempos de dictadura pasaron, lo mismo que la manera de comunicarse. De eso Longueira y su grupo de asesores parecen no darse cuenta. Su discurso es la prueba palpable de ello.

Tendencias Ahora