Sociedad
Wardrobing: la pr√°ctica consumista de adquirir prendas, usarlas y devolverlas
Publicado por: José Luis Vargas
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Ir de shopping se ha vuelto en uno de los pasatiempos preferidos de aquellas personas adictas a la moda y a las tendencias. Pero muchas veces comprar algo puede transformarse en un serio problema cuando tal prenda no es de tu agrado, momento en que ‚Äúdevolverlo o cambiarlo‚ÄĚ se convierte en la mejor alternativa.

Seg√ļn la National Retail Federation, el 65% de las tiendas estadounidenses han tenido que lidiar con compradores insatisfechos en 2013, un 4% m√°s que lo registrado durante el 2012.

Tal organismo indica que en 2012 las pérdidas debidas a devoluciones de prendas usadas llegaron a los 8.800 millones de dolares (entre defectuosas, manchadas o usadas que no pueden volver a ponerse a la venta y forman parte de las mermas contempladas por cada tienda de retail), esperando que al 2015 la cifra haya aumentado considerablemente.

Pero el wardrobing se ha ampliado a todos los campos, pues antes solo se restringía a clientes que devolvían vestidos de fiestas tras ir al evento. Ahora cualquier prenda es susceptible de una devolución tras varios días de haberla comprado y usado.

Los Simpsons

Los Simpsons

En 2010, el diario Wall Street Journal hablaba de una relajación en la política de devoluciones en los principales centros comerciales del globo, medida que utilizaban las grandes firmas para contrarrestar la crisis; logrando así que los clientes potenciales se sintieran más confiados al saber que su dinero les podía ser reembolsado en cualquier momento. Sin embargo, vistos los resultados, dicha estrategia se ha vuelto en contra de los comerciantes y muchos están dispuestos a reducir pérdidas restándole libertad al comprador.

Razón por la que firmas como Bloomingdale’s colocó en su momento unas pegatinas negras en las prendas de más de 150 dólares como un método de precaución ante el uso de la prenda. Por lo que, si el cliente las quita, no podrá devolverlas.

Otras marcas del globo prefieren llevar un historial con el cliente y las devoluciones que este realiza en todo el pa√≠s. Seg√ļn la web Business of Fashion, Victoria‚Äôs Secret es una de las firmas que ya ha puesto en marcha este sistema. Incluso la cadena de ropa deportiva REI Inc (Return Everything), famosa por aceptar devoluciones en cualquier momento y bajo cualquier excusa, decidi√≥ restringir dicha pol√≠tica debido al abuso de algunos compradores que acud√≠an a la tienda por el reembolso de su dinero porque un impermeable comprado hace un a√Īo ‚Äúno es lo suficientemente resistente al agua‚ÄĚ o unos zapatos con la suela gastada ‚Äúno se ajustan bien al pie‚ÄĚ es lo que sostiene la revista espa√Īola S Moda.

Asimismo, firmas como Zara se√Īalan en su p√°gina web que ‚Äúno se har√°n reembolsos si el producto ha sido usado m√°s all√° de la mera apertura del mismo o si √©ste ha sido da√Īado‚ÄĚ; mientras que en Asos, te devuelven el dinero del producto en 14 d√≠as, y los gastos de env√≠o corren a cuenta del cliente si el art√≠culo no est√° defectuoso o no se ha cancelado el pedido en un plazo de una semana.

En tiendas locales existen una serie de obst√°culos para practicar este comportamiento un tanto ‚Äúinapropiado‚ÄĚ, pero frente a eso muchos comerciantes suelen aceptar cambios dudosos por miedo a la ola de reclamos que se podr√≠an generar en torno a ello, y as√≠ perder un n√ļmero importante de clientes.

Frente a esta ‚Äútendencia‚ÄĚ, el 65% de las brit√°nicas confiesa haber devuelto prendas que compraron online tras haberlas utilizado, ello seg√ļn un estudio realizado por la web FemaleFirst, por lo que teor√≠a y pr√°ctica no concuerdan tanto como parece.

Plano en que el wardrobing aumenta y se convierte en el fenómeno que muchas personas adoptan de forma recurrente, ello debido a la crisis económica o solo como una forma de tener ropa nueva por un tiempo y después solicitar el dinero de vuelta o cambiarla por algo que marcará tendencia.

Los Simpsons

Los Simpsons

Razón por la que en en abril de 2013 la publicación The Cut publicó un estudio bastante revelador, en que se mostraba que las personas solo usan el 20% de la ropa presente en su armario; por lo que, muchos se suman al wardrobing para recuperar la inversión en su guardarropa, o simplemente como un método para seguir comprando sin la necesidad de gastar dinero extra.

Si incluso muchas webs han denunciado esta práctica promovida por algunos blogger que adquieren la tendencia del momento, se fotografían con ella y la cambian por una pieza de la nueva temporada para así repetir tal conducta y siempre estar al día en las fotos que suben a la web

Pero las fashion blogger no son las √ļnicas en adquirir este tipo de moda que genera millonarias p√©rdidas a las grandes firmas internacionales, sino que tambi√©n es una practica muy usual en quienes amortizan el gasto de la compra renov√°ndolo de forma constante (cada 15 d√≠as), obteniendo as√≠ la colecci√≥n completa de algunas marcas de moda.

Frente a esto, ¬Ņse pondr√° freno al wardrobing? La decisi√≥n es una de las m√°s delicadas a las que puede enfrentarse un comerciante, pues muchos de ellos basan su √©xito en la confianza y libertad depositadas en el consumidor y pese al auge de tales pr√°cticas, muchas veces los empresarios siguen confiando en sus clientes.

‚ÄúDebe haber un equilibrio entre la prevenci√≥n de estas pr√°cticas y la buena atenci√≥n al cliente‚ÄĚ, afirmaba Rich Mellor, portavoz de la National Retail Federation, en Business of Fashion.

Si muchos a√ļn se aprovechan de la t√≠pica frase ‚Äúel cliente tiene raz√≥n‚ÄĚ, la cual forma parte del triunfo de grandes almacenes y tiendas de gran distribuci√≥n. En los comercios online, adem√°s, el wardrobing puede ejercerse desde el anonimato, sin tener que dar la cara en el establecimiento, pero quiz√° sin una pol√≠tica de devoluciones tan amplia y un tanto engorrosa que no se da en tal magnitud.

FOX

FOX

Tendencias Ahora