Sociedad
El estrés infantil tendría efectos sobre la salud en la adultez
Publicado por: Agencia SINC
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Una investigaci√≥n publicada esta semana en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) relaciona experiencias infantiles adversas con un mayor desgaste fisiol√≥gico una vez que las personas que las han sufrido alcanzan la edad adulta. El ambiente psicosocial estresante para el ni√Īo, ocasionado por diferentes problemas familiares, guarda relaci√≥n con peores datos de salud en las siguientes d√©cadas de su vida, seg√ļn los datos de una investigaci√≥n que incluye a m√°s de 7.500 brit√°nicos nacidos en 1958.

Las experiencias adversas en la infancia es un par√°metro conocido como ACE por las siglas del ingl√©s Adverse Childhood Experiences y se construye con datos sobre las circunstancias familiares que pueden generar estr√©s en el ni√Īo, como la separaci√≥n de sus padres por divorcio o muerte, problemas de alcoholismo de alg√ļn miembro de la familia, as√≠ como enfermedades psiqui√°tricas o problemas con la justicia.

Por otra parte, el estado fisiológico de estos individuos ya en su etapa adulta se midió por la carga alostática, una medida del desgaste fisiológico global que en este caso se ha construido con una serie de biomarcadores que se consideran clave para la salud, como la presión arterial, los triglicéridos o el cortisol.

Cristina Barboza Solís, investigadora de la Universidad de Costa Rica que en la actualidad trabaja en la Universidad Paul Sabatier de Toulousse (Francia), declara que la relación entre los traumas infantiles y los problemas de salud posteriores se puede explicar por tres vías: socioeconómica, comportamental y biológica.

En primer lugar, ‚Äúlos ni√Īos que han sufrido una adversidad tienen en promedio en su vida adulta un nivel socioecon√≥mico y educativo m√°s bajo‚ÄĚ, afirma. Por otra parte, ‚Äúson m√°s propensos a adoptar comportamientos de riesgo para salud, como fumar, consumir licores o tener un √≠ndice de masa corporal superior‚ÄĚ. Finalmente, la v√≠a biol√≥gica a√ļn est√° por esclarecer, pero es probable que el sistema fisiol√≥gico responda de alg√ļn modo al estr√©s.

Los investigadores han tomado los datos del National Child Development Study, un estudio que incluy√≥ a miles de personas nacidas durante una semana de 1958 en Gran Breta√Īa, sobre los que se ha hecho un seguimiento a lo largo de sus vidas analizando diferentes par√°metros sociales y de salud. Entre estas personas, que en 2015 cumplir√°n 57 a√Īos, se seleccionaron 3.782 mujeres y 3.753 hombres para este trabajo.

Entre los hombres que presentaron adversidades precozmente, las principales conductas de riesgo para la salud medidas en diferentes d√©cadas de su vida (por ejemplo, a los 23, 33 y 44 a√Īos) han sido fumar, un bajo nivel educativo y un bajo patrimonio econ√≥mico. Entre las mujeres que tambi√©n atravesaron alg√ļn trauma infantil, adem√°s de estos mismos par√°metros, destaca un √≠ndice de masa corporal elevado.

La infancia, un periodo crucial

Los resultados son ‚Äúmuy interesantes‚ÄĚ porque animan a contar con nuevos factores a la hora de estudiar el bienestar de la poblaci√≥n. ‚ÄúIncorporar el ambiente social en el que crecemos‚ÄĚ como elemento que influye en la salud ‚Äúnos llena de curiosidad cient√≠fica‚ÄĚ, asegura Cristina Barboza. En ese sentido, ‚Äúreconocer la infancia como un periodo de oportunidades en t√©rminos de salud ser√≠a crucial para la creaci√≥n de nuevas pol√≠ticas de salud p√ļblica a nivel poblacional‚ÄĚ, a√Īade.

La infancia ‚Äúes un periodo cr√≠tico para el desarrollo integral y √≥ptimo de los sistemas fisiol√≥gicos y nuestro estudio aporta un granito de arena en la comprensi√≥n de los mecanismos que pueden alterar la salud de un individuo a lo largo de su vida‚ÄĚ, asegura la investigadora costarricense.

Por eso, su equipo pretende continuar esta l√≠nea de investigaci√≥n para analizar ‚Äúsi es posible que los padres transmitan un capital social, econ√≥mico y psicosocial, a trav√©s del nivel educativo y la posici√≥n social, que proteja o altere la salud de sus hijos cuando lleguen a adultos‚ÄĚ.

Adaptación a América Latina

Asimismo, Cristina Barboza est√° interesada en trasladar este tipo de investigaci√≥n a Costa Rica. ‚ÄúEs dif√≠cil extrapolar los resultados a los pa√≠ses latinoamericanos, con realidades econ√≥micas, culturales, pol√≠ticas e hist√≥ricas tan distintas. Por ejemplo, las variables utilizadas para medir la adversidad pueden ser diferentes en contextos culturales distintos. Sin embargo, la metodolog√≠a utilizada se puede adaptar y ser√≠a un estudio interesante para Latinoam√©rica si cont√°ramos con las encuestas epidemiol√≥gicas adecuadas‚ÄĚ, comenta.

De hecho, ‚Äúes com√ļn en Am√©rica Latina concebir pol√≠ticas p√ļblicas e intervenciones en salud a nivel individual bas√°ndonos en estudios realizados en pa√≠ses desarrollados‚ÄĚ. Sin embargo, ‚Äúconsidero que es un buen momento para iniciar nuestro propio nicho de investigaci√≥n para concebir pol√≠ticas p√ļblicas de salud adaptadas a las realidades de nuestras poblaciones. Es un reto al que quiero contribuir al regresar‚ÄĚ, se√Īala.

Tendencias Ahora