Internacional
La lucha contra el ébola trastorna la vida cotidiana en Sierra Leona
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La lucha contra el virus del √Čbola ha trastornado la vida cotidiana en Sierra Leona, uno de los pa√≠ses m√°s afectados por la epidemia, con transportes bloqueados, restricciones de movimiento en las zonas de cuarentena y amenazas de escasez de alimentos.

Este país anglófono se ha convertido en el nuevo epicentro de este brote, con 298 muertos entre 717 casos confirmados, sospechosos o probables.

En total, el √©bola ha causado la muerte de m√°s de 960 personas en √Āfrica Occidental, entre 1.800 casos en ocho meses, seg√ļn la Organizaci√≥n Mundial de la Salud.

La situación es particularmente difícil para los habitantes de Kailahun y Kenema, dos distritos del este de Sierra Leona, en cuarentena desde el jueves.

El confinamiento podr√≠a durar entre 60 y 90 d√≠as, seg√ļn el estado de emergencia decretado el 1 de agosto por el presidente Ernest Bai Koroma para luchar contra la epidemia.

Las poblaciones en cuarentena tienen prohibido salir de las zonas afectadas. Para hacer respetar esta medida, unos 1.500 militares y policías fueron desplegados en todo el país, indicó el sábado el ministro de Defensa Paolo Conteh.

Desde que se decret√≥ la cuarentena, el alcalde de Kenema, Joseph Kelfalah, nota “un aumento de los precios de los v√≠veres” en su ciudad, la tercera m√°s grande del pa√≠s. “Pero estamos intentando remediarlo”, dijo.

El s√°bado, seg√ļn testigos, un pu√Īado de camiones de ONG con material para los trabajadores humanitarios fue autorizado a cruzar el principal puesto de control de Gondama para entrar en Kenema, m√°s al sur.

Pasajeros de taxis y de buses colectivos, así como un repartidor de bebidas indicaron que intentaron entrar a Kenema, sin lograrlo. Tuvieron que dar media vuelta en el puesto de control y fueron enviados a Bo, a 50 km.

En Kailahun, capital del distrito y centro de actividades comerciales y agrícolas, el miedo al ébola, los puestos de control y el temor de verse bloqueados fuera de la zona han empujado a varios habitantes a no abandonar sus domicilios.

“Leyes fuertes” contra el √©bola

La capital de Sierra Leona, Freetown, no est√° en cuarentena, sin embargo, no es tan f√°cil movilizarse debido a problemas en los transportes.

En la estación central de autobuses, los usuarios se impacientan, entre retrasos, anulaciones y cambios de autobuses.

Por su parte, los transportistas vacilan entre el temor de atrapar el virus de un pasajero infectado y la necesidad de compensar sus pérdidas de ingresos.

Seg√ļn David Sesay, responsable de una asociaci√≥n de transportistas, una decena de sus colegas han muerto del √©bola.

De acuerdo a la jefa de la Oficina Nacional de Turismo, Fatmatta Osagie, “m√°s de 33.000 turistas han abandonado Sierra Leona desde que se declar√≥ la epidemia”, acarreando p√©rdidas en los sectores de la hosteler√≠a, restauraci√≥n, transporte y diversas peque√Īas profesiones.

Sierra Leona es un país pobre a pesar de tener un importante potencial económico. Posee importantes recursos minerales Рdiamantes, bauxita, oro, mineral de hierro, petróleo en alta mar, pero los ingresos se distribuyen de manera desigual entre sus seis millones de habitantes.

Tras una guerra civil de once a√Īos (1991-2002), que dej√≥ alrededor de 12.000 muertos y arruin√≥ su econom√≠a, el pa√≠s hab√≠a logrado atraer importantes inversiones, principalmente para la exploraci√≥n de petr√≥leo y la agricultura. Esfuerzos amenazados hoy por la epidemia.

Las autoridades admiten que las medidas contra el ébola son severas pero estiman que son necesarias.

Tienen como objetivo “detener la transmisi√≥n del virus del √Čbola”, asegura un responsable de la polic√≠a, Karrow Kamara.

“Necesitamos leyes fuertes para luchar contra la enfermedad”, sostiene por su parte el ministro de Educaci√≥n, Minkailu Bah.

Tendencias Ahora