Notas
7 mitos en torno al sexo explicados por un experto
Publicado por: Amparo Montoya
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Diversos son los mitos que durante d√©cadas han rodeado al sexo, m√°s all√° de verlo como una actividad placentera, pocos saben en profundidad los m√ļltiples beneficios que realmente tiene para la salud del cuerpo.

Jos√© Ben√≠tez, Director M√©dico del Boston Medical Group de EEUU, dice que ‚Äúlas relaciones sexuales son importantes porque no es s√≥lo el placer de ese contacto √≠ntimo y la comunicaci√≥n entre dos personas; adem√°s en el momento de la relaci√≥n se liberan una serie de sustancias en el organismo que tienen una importante actividad en el bienestar de la salud y ayudan a la relajaci√≥n, important√≠sima para un equilibrio de la salud y social en la persona‚ÄĚ, asegur√≥.

Con respecto a este tema, el profesional ayudó a despejar algunos de los mitos sexuales que más han circulado en nuestra sociedad, consignados por la Agencia Efe.

1.- ¬ŅLos hombres tienen mayores necesidades sexuales que las mujeres?

Ben√≠tez asegura que esto es un mito. Explica que tanto hombres como mujeres tienen la misma motivaci√≥n para entablar este tipo de relaci√≥n y que por esa raz√≥n ambos se ven afectados por el estr√©s, la falta de sue√Īo, las condiciones m√©dicas de la persona y el envejecimiento.

A ello, agregó que en el caso de las chicas el rendimiento se ve afectado por los anticonceptivos que disminuyen el deseo, así como también el ciclo menstrual.

2.- A partir de cierta edad, ¬Ņel sexo ya no es importante?

El m√©dico neg√≥ esta percepci√≥n, se√Īalando que a pesar de que el deseo disminuye con el tiempo √©ste sigue siendo importante. Se√Īal√≥ que esto se debe a que las hormonas encargadas de estimular al hombre y a la mujer van declinando con el tiempo, recalcando que no se debe confundir importancia con frecuencia.

3.- La peque√Īa p√≠ldora azul, ¬ŅEs la soluci√≥n?

Ben√≠tez aclara que este producto no es una soluci√≥n 100% efectiva, debido a que hay pacientes que no la pueden usar por sus contraindicaciones. Se√Īala que este medicamento tiene que ser indicado por un especialista, luego de realizar los ex√°menes correspondientes.

4.- ¬ŅEl tama√Īo realmente importa?

En palabras del experto el tama√Īo no importa, es m√°s, el grosor del miembro deber√≠a interesar mucho m√°s que su largo.

“Si se saben buscar los puntos er√≥ticos y er√≥genos de la pareja habr√° una buena relaci√≥n sexual; esto significa que hay una compenetraci√≥n y ambos llegan a la satisfacci√≥n en pareja”, precis√≥ la agencia.

En este sentido, cabe se√Īalar que la mujer posee ciertas zonas en su vagina y cl√≠toris que le permiten tener satisfacci√≥n; raz√≥n por la que 3 de cada 4 mujeres pueden alcanzar el cl√≠max √ļnicamente con sexo oral.

5.- ¬ŅLa eyaculaci√≥n precoz s√≥lo afecta a hombres j√≥venes?

Esta creencia es un mito. El profesional relata que cuando los j√≥venes comienzan su vida sexual, el deseo y el nerviosismo provoca que eyaculen m√°s r√°pido. Seg√ļn sus palabras, esto es algo que se puede repetir a toda edad y que no significa que existan problemas de eyaculaci√≥n precoz.

A ello, agreg√≥ que esta patolog√≠a pueda aparecer en adultos que nunca la han tenido, o en personas por sobre los 40 √≥ 50 a√Īos que est√°n pr√≥ximos a desarrollar trastornos prost√°ticos.

En tanto, comenzar a tener una ‚Äúdisfunci√≥n er√©ctil y concomitante a ello aparecer una eyaculaci√≥n precoz puede pasar porque sabe que no va a llegar la buena erecci√≥n hasta el final‚ÄĚ.

6.- Usar la frase “Me duele la cabeza” como una excusa para no intimar.

Las personas que sufren dolores de cabeza momentos previos a una eventual relación sexual, tienen la solución a la mano: el sexo no sólo relaja, sino que también alivia dolores y molestias leves, ya que durante este acto se libera oxitocina y endorfinas encargadas de calmar estas molestias.

7.- Algunos alimentos, ¬Ņpueden mejorar nuestra disposici√≥n a tener sexo?

Benítez asegura que no hay prueba científica sobre ello, de hecho, pensar que hay alimentos afrodisíacos podría deberse a sensaciones que están ocultas en nuestro pensamiento.

Por ejemplo, en el caso de las ostras: si creemos que surgen efecto luego de comerlas, esto responder√° a un ‚Äúest√≠mulo‚ÄĚ que tenemos interiorizado en nuestra mente y que puede provocarte la sensaci√≥n de excitaci√≥n.

‚ÄúLa cuesti√≥n no es que los alimentos tengan sustancias que te provoquen una erecci√≥n o una excitaci√≥n. Por tomarte un plato de ostras no vas a tener una relaci√≥n sexual impresionante‚ÄĚ, concluy√≥ el experto.

Tendencias Ahora