Notas
Las nuevas tecnologías entran al cuerpo humano
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Una cámara miniatura que se ingiere como una píldora, un microcircuito fijado en el ojo, un páncreas artificial: las tecnologías de vanguardia irrumpen en el cuerpo humano para diagnosticar, reparar o curar.

Algunos objetos técnicos futuristas de la medicina actual:

Cámara en una píldora

Como en la pel√≠cula norteamericana de los a√Īos 60, “El Viaje Fant√°stico”, donde un submarino miniaturizado y su tripulaci√≥n viajan a trav√©s del cuerpo humano, la “video-c√°psula” es una c√°mara fotogr√°fica miniaturizada del tama√Īo de una p√≠ldora. El objetivo es explorar el tubo digestivo, por ejemplo en casos de sangrados inexplicados.

Esta cápsula que se utiliza una sola vez capta más de 50.000 tomas durante su viaje interior, hasta la expulsión por vías naturales.

La ventaja con relación a la endoscopía es que no necesita anestesia. Se recomienda al paciente caminar durante el examen para facilitar la progresión de la cápsula. Las fotos se registran a medida que el aparato avanza, mediante captores y una caja portátil cerca del cuerpo.

“La c√°psula funciona bien y varios estudios demuestran su buena sensibilidad para detectar p√≥lipos”, peque√Īos tumores que pueden provocar un c√°ncer, explica el m√©dico Jean-Christophe Saurin, del hospital Edouard Herriot de Lyon. Pero uno de los principales inconvenientes es que cuesta 600 euros, indic√≥ el gastroenter√≥logo.

Electrodos en la retina

Para curar la retinopat√≠a pigmentaria, una enfermedad gen√©tica degenerativa que vuelve ciego a los 40 a√Īos, se est√° imponiendo en Estados Unidos y Europa una soluci√≥n del alta tecnolog√≠a, “el ojo bi√≥nico”.

La idea es simular artificialmente el ojo con electrodos posados en la retina deficiente, para recrear la visi√≥n. M√°s de cien pacientes ya recibieron “retinas artificiales”.

“Si nos hubieran hablado de esto hace diez a√Īos, hubi√©semos dicho que era ciencia ficci√≥n. Hoy es una realidad”, comenta G√©rard Dupeyron, jefe del servicio de oftalmolog√≠a del hospital de N√ģmes (sur de Francia). Un ojo bi√≥nico cuesta unos 100.000 euros.

P√°ncreas artificial

En muchos casos de diabetes, las inyecciones ya son cosa del pasado. La bomba de insulina, que toma la forma de una discreta cajita llevada en la cintura, revolucionó sin ruido la vida de muchos pacientes.

“Las bombas son sistemas de inyecci√≥n destinados a simular el funcionamiento normal del p√°ncreas”, explica el diabet√≥logo L√©on Perlemuter en el portal de la liga de diab√©ticos de Francia.

Un dispositivo electr√≥nico, dotado de una reserva de insulina y de un sistema de inyecci√≥n conectado al cuerpo por un cat√©ter y una peque√Īa aguja, permite liberar en forma continua la dosis de insulina adecuada.

“Para nosotros los diab√©ticos es algo fant√°stico”, afirma Isabelle Blackie en un video difundido por la Federaci√≥n Francesa de Diab√©ticos (FFD).

La √ļltima etapa ser√≠a un aparato aut√≥nomo e invisible implantado en el abdomen.

Impresión en 3D de tejidos vivos

Aplicar el principio de las impresoras en 3D a los tejidos vivos es el Grial que persiguen actualmente varios laboratorios en el mundo.

El objetivo es, mediante la superposición de finas capas de células, reproducir tejidos como cartílago y órganos enteros para injertarlos.

Varios adelantos en ese sentido fueron logrados en Estados Unidos, China o Gran Breta√Īa.

En el laboratorio Biomateriales y reparación de tejidos de la Universidad Victor Segalen de Bordeaux (suroeste de Francia), el investigador Fabien Guillemot trabaja en la recreación de tejidos utilizando técnicas de impresión en laser.

“La idea es reconstruir, directamente in situ, dentro del cuerpo humano, el tejido de un √≥rgano afectado, imprimiendo directamente los elementos biol√≥gicos”, explica.

Este adelanto plantea cuestiones √©ticas. “Se puede imaginar la utilizaci√≥n de estas tecnolog√≠as (…) para fabricar tejidos artificiales cuyo desempe√Īo ser√° superior al de los tejidos y √≥rganos actuales, lo cual no es necesariamente deseable”, agrega Guillemot.

Tendencias Ahora