Notas
Puedes comprar una casa en Inglaterra y viajar a la Edad Media
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Comprar una casa en Inglaterra puede trasladarle a la Edad Media por culpa de un pu√Īado de derechos feudales que la Iglesia y los nobles conservan sobre miles de propiedades.

Es posible que esa bonita vivienda de ladrillo blanco, techo de paja y geranios en las ventanas que abunda en la campi√Īa inglesa est√© levantada en una finca cuyos derechos de explotaci√≥n minera, de caza o pesca fueron retenidos por el noble terrateniente que vendi√≥ la tierra hace cientos de a√Īos.

Ser propietario de la superficie de la parcela no significa serlo de las profundidades, donde podría haber oro o gas de esquisto, por ejemplo.

El noble en cuesti√≥n retuvo lo que se conoce como “derechos se√Īoriales”, en ingl√©s “manorial rights”.

La Iglesia tiene el suyo. Se llama “chancel repair liability”, literalmente “obligaci√≥n de reparar el presb√≠tero”, que es una concesi√≥n de Enrique VIII que permite exigir a vecinos el coste de las reparaciones del altar mayor de los templos anteriores a 1.536, aut√©nticas joyas arquitect√≥nicas.

Elaine Hession recibió en febrero de 2014 una carta informándole de que su parroquia había registrado su casa como una de las que estaba obligada a pagar si se hacían reparaciones en la iglesia de Saint Mary, que está a varios kilómetros de su casa, en Stottesdon, en el centro de Inglaterra.

“‘¬°¬ŅQu√©?’¬ŅC√≥mo puede ser?!’, me dije. No ten√≠amos ni idea de que eso existiera en esta zona. Mi compa√Īero sentimental Jonathan hered√≥ la casa de su padre y en ning√ļn lugar de las escrituras lo mencionaba, as√≠ que quedamos totalmente hundidos”, explic√≥ a la AFP.

Hession cree que la posibilidad de recibir un d√≠a una gran factura es angustiosa y “convierte la casa en invendible, nadie comprar√≠a una casa con semejante carga vinculada a ella”.

Decidi√≥ plantar cara. “No sab√≠amos qui√©n m√°s estaba afectado en la zona, as√≠ que empezamos a preguntar y a encontrar gente en la misma situaci√≥n. Nos unimos”, recuerda Hession.

Los 25 vecinos acudieron a las reuniones del consejo parroquial, protestaron y acabaron logrando una peque√Īa victoria “porque pensaron que el tema les iba a dar mala publicidad”. La victoria consisti√≥ en que si venden sus casas, los nuevos propietarios quedar√°n exentos del pago.

Pero la parroquia no les dio nada por escrito y, adem√°s, “a todos los afectados les gusta vivir aqu√≠ y no quieren vender sus propiedades para librarse de esa obligaci√≥n, as√≠ que estamos condenados a ella”, explica Hession, que lanz√≥ una campa√Īa nacional de protesta.

La Iglesia de Inglaterra se defiende afirmando que “tiene la responsabilidad financiera del 45% de los edificios de grado 1″ del patrimonio nacional, los de mayor valor, seg√ļn explica en su p√°gina web.

“Eso supone una enorme carga financiera” para los consejos parroquiales. “Teniendo en cuenta eso, no se puede esperar que la Iglesia renuncie a recursos de financiaci√≥n a los que tiene derecho a menos que reciba una compensaci√≥n adecuada”.

Vender la casa para restaurar la iglesia

Seg√ļn datos del Registro de la tierra solicitados por AFP, 157 parroquias de Inglaterra y Gales han registrado 9.288 propiedades como susceptibles de pagar el gravamen.

Adrian Wallbank tuvo peor suerte que Elaine Hession. Se enzarzó en una batalla legal con la Iglesia y acabó teniendo que vender su casa para pagar la restauración de un templo, los intereses y las costas judiciales: 230.000 libras (215 mil pesos), en total, casi 40 veces lo que le habían reclamado inicialmente.

“No fue muy cristiano” de parte de la Iglesia, explica a la AFP Wallbank, que era entonces propietario de una granja en Aston Cantlow, unos 150 km al noroeste de Londres, en cuya iglesia del siglo XIII -la que necesitaba ser restaurada- se cree que se casaron los padres de William Shakespeare.

“Es muy irrazonable. Creo que todav√≠a existe una ley diciendo que no puedes picar carne el d√≠a de Navidad, de la √©poca de Cromwell, estas cosas se olvidan. Menos √©sta”, lamenta.

Wallbank recibi√≥ la carta en enero de 1990. “Nos ped√≠an si pod√≠amos ayudar a pagar las reparaciones del presb√≠tero… Creo que hablaban de unas 6.000 libras (5,6 millones de pesos) en total. Les contestamos que lo har√≠amos encantados, pero que quer√≠amos garant√≠as de que no se trataba de una obligaci√≥n legal, sino de un donativo”.

“Nos escribieron un a√Īo despu√©s dici√©ndonos que hab√≠an hecho una investigaci√≥n exhaustiva y que en efecto era una obligaci√≥n. Discutimos, y la factura empez√≥ a crecer y a crecer hasta las 90.000 libras (84 millones de pesos). Y entonces nos llevaron a la justicia”, donde no hizo m√°s que seguir creciendo.

El caso lleg√≥ a la √ļltima instancia, la c√°mara de los Lores -el brazo del parlamento en el que se sientan obispos y nobles, no electos, subraya Wallbank- y lo perdieron.

“Vendimos la casa y pagamos”. La batalla hab√≠a durado 18 a√Īos, recuerda Wallbank, que sigue siendo granjero, en Gales.

Unas 100.000 propiedades en Inglaterra y Gales -Escocia aboli√≥ en 2000 todos los restos feudales de su legislaci√≥n- est√°n sujetas a esos “manorial rights”, o derechos feudales, seg√ļn los responsables de una campa√Īa que pide su supresi√≥n.

“Estos derechos se remontan a los tiempos de Guillermo el Conquistador”, el rey normando que invadi√≥ Inglaterra en 1066, explica el manifiesto de la campa√Īa. “No tienen lugar en una democracia del siglo XXI”, sentencia.

URL CORTA: http://rbb.cl/9ivr
Tendencias Ahora