Notas
Brasil: Rousseff retoma la iniciativa ante protesta con llamado a plebiscito para reforma política
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La presidenta Dilma Rousseff tom√≥ la iniciativa ante las multitudinarias protestas callejeras al llamar a los brasile√Īos a una consulta popular para realizar una reforma pol√≠tica en Brasil, y deriv√≥ la presi√≥n sobre el desprestigiado Congreso.

A un a√Īo de las elecciones de 2014, y despu√©s de recibir las primeras indicaciones de que su popularidad comenz√≥ a caer aunque siga siendo favorita, Rousseff lanz√≥ el lunes un paquete de propuestas que van al meollo de los reclamos de los manifestantes: mejoras en transporte, salud y educaci√≥n, y un plebiscito para realizar una reforma pol√≠tica, un viejo proyecto visto como un ant√≠doto a la corrupci√≥n denunciada por los manifestantes.

“La presidenta asumi√≥ el liderazgo ante las protestas, y dividi√≥ la responsabilidad con el Congreso y los gobernadores y alcaldes: si no se aplica, puede decir que no fue culpa suya”, dijo a la AFP Alberto Carlos Almeida, analista del Instituto Analise.

Para el especialista, el mayor problema es que servicios p√ļblicos de calidad y reforma pol√≠tica son “lentos y complicados” y la calle est√° “impaciente”.

En las redes sociales el tono era de escepticismo, aunque el llamado a la consulta atrajo algunas simpat√≠as. “Las promesas no nos satisfacen”, conclu√≠a Anonymous Rio, un activo grupo en las manifestaciones, que a√ļn as√≠ elogi√≥ la idea del plebiscito.

“Rousseff asumi√≥ la nueva agenda que est√° en las calles”, el problema es su estilo: “hizo una propuesta que no est√° en sus manos, sino del Congreso -el √ļnico que puede convocar a plebiscito- sin negociarlo antes y arriesgando que sea rechazada”, dijo Ricardo Sennes, socio director de la consultora Prospectiva.

La reforma pol√≠tica busca poner fin a problemas end√©micos en la pol√≠tica brasile√Īa como esc√°ndalos de corrupci√≥n, falta de transparencia en la financiaci√≥n de campa√Īas electorales, entre otras demandas.

La reforma política es un viejo proyecto del PT

La reforma es tambi√©n un viejo proyecto del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), que a pesar de llevar 10 a√Īos en el poder nunca logr√≥ hacerla aprobar.

En 2007 el PT aprobó llamar a una constituyente para ese fin, y el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva dijo que lucharía para aprobarla tras dejar el poder en 2010.

La presidenta inici√≥ el martes una ofensiva para avanzar en ese proyecto, con reuniones con el presidente del Senado, Renan Calheiros, y del Supremo Tribunal Federal, Joaquim Barbosa, que gan√≥ una enorme popularidad al liderar el juicio del “mensalao” que en 2012 conden√≥ a ex ministros y ex dirigentes del PT y otros partidos por la compra de votos en el Congreso.

Pero las reticencias eran grandes: “Ser√≠a muy interesante para Brasil si pudi√©semos tener una Constituyente para los cambios que necesitamos. El problema es t√©cnico, la Constituci√≥n no lo prev√© y no lo permite. Las reformas se hacen con enmiendas, no con plebiscito y Constituyente”, dijo a la AFP el profesor de Derecho constitucional Joao Antonio Wiegerink.

La oposici√≥n acus√≥ a la presidenta de “desviar el foco” y no asumir “sus responsabilidades” de abordar los problemas sociales, en una nota conjunta de los principales partidos opositores.

Tras dos a√Īos de crecimiento econ√≥mico bajo e inflaci√≥n elevada, las protestas en Brasil se iniciaron hace dos semanas contra el aumento del precio del transporte p√ļblico en las grandes ciudades.

R√°pidamente se extendieron por todo el pa√≠s y ampliaron sus reclamos: contra la corrupci√≥n, por una mejor salud y educaci√≥n y contra los millonarios gastos p√ļblicos en estadios para el Mundial de 2014 y la Copa Confederaciones, actualmente en juego e inmersa en las protestas.

Además de la reforma política, la presidenta propuso el lunes a los gobernadores y alcaldes reunidos en Brasilia un pacto para mejorar la salud, la educación y también el transporte, para el que anunció 25.000 millones de dólares, aunque no explicó el origen en un gobierno que aprieta el cinturón.

“Rousseff est√° respondiendo a un doble desaf√≠o: econ√≥mico y el pol√≠tico de protestas en las calles, y tambi√©n est√° respondiendo a la ca√≠da de su aprobaci√≥n popular” que sigue “muy alta pero puede caer”, dijo Sennes a la AFP.

URL CORTA: http://rbb.cl/531t
Tendencias Ahora