Notas
Juventud y verdad: ¬ŅNo es todo lo que nos queda para tener esperanzas todav√≠a?
Publicado por: Ruperto Concha
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Una vez más, la semana internacional culminó el viernes con titulares que sugerían un inminente ataque militar de Estados Unidos sobre territorio sirio, luego de, supuestamente, comprobar que las fuerzas del ejército leal habrían utilizado armas químicas contra los rebeldes que intentan derrocar al gobierno.

De hecho hasta el viernes se citaba las declaraciones del ministro de guerra de Estados Unidos, Chuck Hagel, y del primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, quienes decía tener pruebas irrefutables de que se habían lanzado tales armas de destrucción masiva.

Internacionalmente, las afirmaciones del jefe de gobierno israel√≠ no impresionaron a nadie. Su “verbosidad guerrerista” parece haber saturado a casi todos, y, por cierto, seg√ļn sus afirmaciones, Ir√°n ya tendr√≠a listas varias bombas at√≥micas, lo que por cierto no es verdad.

Pero el Secretario de Defensa del gobierno de Barak Obama ya es otra cosa. Supuestamente a él había que tomárselo en serio, y por ello había que creer que Estados Unidos estaba a punto de lanzar una invasión contra Siria, de un modo prácticamente calcado de cómo lo hizo George Bush contra Irak.

Sin embargo, a √ļltima hora, fue el propio presidente Barak Obama el que puso los pa√Īos fr√≠os sobre los titulares afiebrados. En conferencia de prensa, Obama se√Īal√≥ que hay algunos indicios que podr√≠an ser reales, de que el ej√©rcito sirio pudiera haber usado armas qu√≠micas, concretamente gas sar√≠n, contra las tropas rebeldes.

Si bien confirmó que esos indicios serían muy seriamente investigados, Obama rehusó anticipar cualquiera acción al respecto, y reiteró que las acusaciones todavía no habían sido suficientemente comprobadas.

Es decir, el presidente Obama dejó como alharacos a su ministro de guerra y al primer ministro de Israel.

Escucha la crónica completa de Ruperto Concha a continuación:

Tendencias Ahora