Notas
El sencillo ritual histórico que seguirán los cardenales para elegir al papa
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Los 115 cardenales electores que se re√ļnen desde este martes en la Capilla Sixtina para elegir al sucesor de Benedicto XVI tras su hist√≥rica renuncia el pasado 28 de febrero, siguen un ritual sencillo pero estrictamente pautado desde hace siglos.

En cuanto se haya pronunciado el “Extra Omnes” (¬°Fuera todos!) y las personas ajenas al C√≥nclave hayan abandonado la capilla renacentista, los cardenales electores se quedan solos y completamente aislados del mundo.

Para votar, cada cardenal rellena primero una papeleta rectangular que lleva impresa la menci√≥n “Eligo in Summum Pontificem” (Elijo sumo pont√≠fice) en la parte superior. Tiene que escribir el nombre de su candidato con una caligraf√≠a “lo m√°s irreconocible posible”.

Dobla su papeleta y, siguiendo un orden preestablecido, se levanta y la lleva -de forma que la papeleta est√© siempre visible- al altar donde est√° instalada una urna cubierta con una bandeja. Pronuncia entonces en voz alta el juramento siguiente: “Pongo por testigo a Cristo Se√Īor, el cual me juzgar√°, de que doy mi voto a quien, en presencia de Dios, creo que debe ser elegido”.

Deposita entonces su papeleta en una bandeja y la deja resbalar por la rendija de la urna, se inclina hacia el altar y regresa a su lugar.

Cuando hayan votado todos, un escrutador agita en√©rgicamente la urna para mezclar bien las papeletas y otro las cuenta. Si el n√ļmero de papeletas no corresponde con el n√ļmero de electores, se queman inmediatamente.

Haya o no un elegido, las papeletas son comprobadas por los revisores. Si ning√ļn nombre obtiene el m√≠nimo de votos necesarios, se lleva a cabo inmediatamente una segunda votaci√≥n. Luego se queman las papeletas de las dos votaciones juntas con las notas de los cardenales.

El papa debe ser elegido por una mayoría de dos tercios (77 votos) de los candidatos presentes.

Estos votan cuatro veces al d√≠a, dos por la ma√Īana y dos por la tarde, hasta que haya una decisi√≥n.

Después de tres días sin resultado, sin contar el día del comienzo del ritual, la elección se interrumpe para un día de oración y discusión, antes de llevar a cabo otras siete votaciones.

En caso de que al cabo de 34 votaciones no haya todavía nuevo papa, la elección se limita a los dos candidatos más votados, que para ser elegidos deberán imponerse por una mayoría de dos tercios.

En el √ļltimo siglo, sin embargo, el c√≥nclave m√°s largo ha durado cinco d√≠as.

URL CORTA: http://rbb.cl/4jxm
Tendencias Ahora