Notas
Por qué Jacqueline van Rysselberghe se juega su futuro político este domingo
Publicado por: Daniel Torres
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

‚ÄúFirme, activa y combatiente‚ÄĚ, con esta arenga se define Jacqueline van Rysselberghe al ser consultada respecto de su situaci√≥n actual en medio del fragor de la campa√Īa municipal, que por primera vez en 12 a√Īos no la tiene como candidata, sino como jefa de campa√Īa de Emilio Armstrong.

Su regreso a la política luego de un retiro obligado, tras los duros cuestionamientos a su rol en la Intendencia, fue golpeando la mesa pues anunció que no sería otra vez candidata a alcaldesa, sino a una carrera senatorial, justo el día de las primarias de la Democracia Cristiana en Concepción, intuyendo en aquél entonces que de entre esos contendores saldría quien buscaría poner fin a 3 periodos sucesivos de triunfos electorales.

Luego de esto comenz√≥ una verdadera danza de nombres a sucederla en el cupo de la Alianza, partiendo por su reconocido detractor y ex presidente Regional de Renovaci√≥n Nacional, Claudio Eguiluz, pasando por empresarios locales, un Director de Servicio del Gobierno, y estacionando finalmente en el arquitecto y docente Emilio Armstrong. Esto no sin previamente sortear el sinn√ļmero de escollos que sus compa√Īeros de partido pusieron al profesional, buscando instalar otros nombres -a su parecer- m√°s id√≥neos a aspirar el cargo.

La decisi√≥n pareci√≥ extra√Īa, pues Armstrong era un completo desconocido en la arena pol√≠tica. Para un cercano que conoci√≥ a la “Coca” desde sus primeros pasos, la √ļnica explicaci√≥n para ungir a un candidato de estas caracter√≠sticas es que ella vio en √©l atributos potenciales que lo volver√≠an un buen dirigente, tal como en su momento alguien confi√≥ en ella y la inscribi√≥ de cara a las elecciones de 1991, sinti√©ndose representada en el joven arquitecto.

Uno de los m√°s entendidos en el tema es Euskal Herrera, pues aprovechando la contigencia realiz√≥ su tesis de t√≠tulo para la carrera de Ciencias Pol√≠ticas en la Universidad del Desarrollo estudiando las √ļltimas elecciones penquistas. Se√Īala que la ex Edil form√≥ un liderazgo situacional planteado por el estudioso Idalberto Chiavenato, quien expresa que estas figuras p√ļblicas toman su direcci√≥n estrat√©gica seg√ļn las contingencias, adapt√°ndose a ellas y molde√°ndose cualquier situaci√≥n para volverla a su favor.

As√≠ ante el escenario electoral penquista donde su candidato adolece de falta de experiencia, ella ha tratado de superarlo trayendo a colaci√≥n el discurso de sangre nueva, “forzando la situaci√≥n para que juegue a su favor y respalde su jugada pol√≠tica”.

Es más, siguiendo esta lógica, Herrera considera que si la Alianza llega a perder la Municipalidad, ella podría tomar una oposición muy dura contra la nueva administración, aprovechando nuevamente la tribuna que ostenta localmente. No obstante, el golpe sería profundo pues marcaría su primera gran derrota, dejando fuera lo ocurrido en el antiguo régimen de elección de alcaldes, donde pese a perder ocupó un puesto como concejal.

Mientras que la especialista en marketing pol√≠tico y directora de la tesis de Herrera, Paulina Pinchart, profundiza esto se√Īalando que “si Armstrong pierde ella va a quedar como v√≠ctima, pero si gana ser√° la guinda de la torta”.

Siguiendo con ello expres√≥ que “el ser su madrina es lo m√°s positivo, pero a la vez lo m√°s negativo, pues esto viene como paquete completo” en alusi√≥n a la fuerte vinculaci√≥n de imagen que despleg√≥ durante la campa√Īa.

No obstante dijo que el escenario en esta pasada dista considerablemente del que la tuvo con grandes mayor√≠as reelecta en 2 oportunidades, pues hoy “Santa Jacqueline ya no es tan santa”, ello porque luego de su paso por la Intendencia “habr√≠a quedado en evidencia que le minti√≥ al Gobierno o a su cuestionada red de territoriales”.

Esto la convirti√≥ en un personaje pol√≠tico que tambi√©n tiene flancos, cosa aparentemente inexistente mientras estaba en el municipio penquista, donde “despu√©s de su salida de la Intendencia, hay m√°s gente que le cobra de la que la est√° aplaudiendo”.

Adem√°s Pinchart destaca que Van Rysselberghe siempre ha sido muy h√°bil en echar mano a sus estudios de psiquiatr√≠a, expresando que “ella sabe usar la mente de la gente a su favor”, lo que reafirma contrapreguntando ¬Ņqu√© situaci√≥n conflictiva ha enfrentado en la que haya salido mal parada?

Finalmente expres√≥ que su t√©cnica se est√° comenzando a agotar y la m√°quina ha sido duramente golpeada por los los hechos de los √ļltimos 2 a√Īos, lo que no obstaculiz√≥ que protagonizara una campa√Īa a su gusto.

“(En Concepci√≥n) los dos candidatos de las grandes coaliciones por si mismos no tienen un peso espec√≠fico”, mientras que son sus padrinos los que ocupan ese espacio, asever√≥.

Tendencias Ahora