Notas
Estudio de la “boda perfecta” llev√≥ a expertos estadounidenses a recibir el Nobel de Econom√≠a 2012
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El estudio de las mejores bodas posibles en un grupo de solteros es uno de los temas de investigaci√≥n por el cual el estadounidense Lloyd Shapley, de 89 a√Īos, junto a su compatriota Alvin Roth, de 60 a√Īos, recibieron el Nobel de Econom√≠a 2012.

En los a√Īos 1960, Shapley, economista y matem√°tico en Harvard, analizaba junto a su colega David Gale, la concordancia entre la oferta y la demanda de forma abstracta. Necesitaban una aplicaci√≥n concreta.

“Utilizaron la boda como uno de sus ejemplos ilustrativos. ¬ŅC√≥mo formar diez parejas hombre-mujer respetando sus preferencias individuales?”, explic√≥ la Academia Real de Ciencias sueca.

La soluci√≥n no puede ser la de dar a cada uno su c√≥nyuge preferido o preferida: en efecto varios hombres preferir√°n la misma mujer, y a la inversa. Se trata de formar parejas que respondan a los mejores intereses de cada uno, para lo que utilizaron un algoritmo de “aceptaci√≥n diferida”.

Para ello, los hombres van a proponer casamiento a su mujer preferida. Las que reciban varias propuestas escoger√°n una, formando con el elegido una pareja de novios. Las que reciban una sola propuesta estar√°n obligadas a aceptarla, y las que no reciban ninguna propuesta esperar√°n.

Se organiza una segunda vuelta. Los hombres a quienes su favorita dijo “no” se orientar√°n hacia la segunda mujer que prefieren, est√© ella de novia o no. Esta puede dejar a su novio, que reintegrar√° entonces el grupo de solteros.

Y se contin√ļa de esta manera. Cada hombre desciende en orden sus preferencias (la tercera mujer que prefiere, la cuarta, etc., hasta la √ļltima si es necesario). Las mujeres pueden romper sus noviazgos tantas veces como quieran. Al final, todo el mundo est√° en pareja.

“Gale y Shapley probaron matem√°ticamente que este algoritmo conduce siempre a uniones estables”, observ√≥ la Academia.

Pero por supuesto, el algoritmo no soluciona el problema de la paridad: “es de suma importancia saber si el derecho a proponer casamiento es acordado a las mujeres o a los hombres”.

En efecto, “si son las mujeres las que hacen las propuestas, el resultado es m√°s satisfactorio para ellas, no as√≠ si son los hombres”, y a la inversa, constat√≥ la Academia.

Este algoritmo, puramente te√≥rico, ser√≠a un cl√°sico para los estudiantes de econom√≠a. “Pero su pertinencia pr√°ctica s√≥lo fue reconocida mucho despu√©s”, record√≥ la Academia. Tuvo que esperar los trabajos del otro Nobel de Econom√≠a 2012, Alvin Roth, sobre el nombramiento de estudiantes de medicina y de donaci√≥n de √≥rganos.

Tendencias Ahora