Notas
Autora de semblanza de primera dama siria en Vogue trató de evitar su publicación
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La autora de una polémica semblanza para Vogue de la primera dama de Siria, Asma al-Assad, dijo haber instado a la influyente revista de moda a no publicar el artículo en momentos en que la primavera árabe se propagaba.

En una nota en la revista Newsweek esta semana, Joan Juliet Buck dijo que present√≥ su semblanza de 3.200 palabras el 14 de enero de 2011, el d√≠a en que el l√≠der de T√ļnez, Zine El Abidine Ben Ali, huy√≥ de su pa√≠s en medio de la sublevaci√≥n.

“‘La primavera √°rabe se est√° extendiendo”, le dije a Vogue el 21 de enero”, record√≥ Buck. “‘Puede que deseen detener la publicaci√≥n de la semblanza’ (pero) ellos no creyeron que la primavera √°rabe iba a llegar a ninguna parte y la nota se necesitaba para la ‘edici√≥n dedicada al poder’ de marzo”, cont√≥.

Cuando el l√≠der egipcio, Hosni Mubarak, fue derrocado el 11 de febrero de 2011 y las protestas estallaron en Libia, Buck -editora de la revista Vogue de Francia en la d√©cada de 1990- pidi√≥ una reuni√≥n con el editor en jefe de Vogue “para discutir c√≥mo manejar la semblanza de Assad”.

“Se hizo una reuni√≥n sin m√≠. Me pidieron que no hablara con la prensa”, dijo Buck, y el art√≠culo apareci√≥ en el sitio web de Vogue el 25 de febrero, titulado “Una rosa en el desierto”.

La semblanza fue cuestionada de inmediato. “Al parecer, Vogue no se dio cuenta de la tendencia: los dictadores est√°n fuera de moda esta temporada”, se√Īalaron dos editores del Wall Street Journal. La nota fue retirada de Vogue.com a principios de este a√Īo.

Buck tambi√©n revel√≥ que durante su viaje a Siria en diciembre de 2010 para conocer a los Assad -organizado por la firma de relaciones p√ļblicas Brown Lloyd James en momentos en que Washington estaba restableciendo relaciones diplom√°ticas con Damasco- su computadora port√°til fue pirateado en su habitaci√≥n de hotel.

Al explicar porqu√© acept√≥ escribir esa semblanza, Buck dijo: “Ten√≠a curiosidad. Por eso es me convert√≠ en escritora. Vogue quer√≠a una descripci√≥n de una primera dama de buen aspecto en un pa√≠s cuestionable. Yo quer√≠a ver la cuna de la civilizaci√≥n….”, y agreg√≥: “Yo no sab√≠a que iba a conocer a un asesino”.

Buck, que ya no está vinculada a Vogue, no mencionó el papel que la editora de Vogue, Anna Wintour, o Conde Nast, la empresa de la familia Newhouse propietaria de la revista, jugó en el encargo y publicación del artículo.

Tendencias Ahora