Notas
Tras el primer informe sobre el estado del medio ambiente… ¬ŅY la biodiversidad cu√°ndo?
Publicado por: Fundación Terram
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Hace un mes se dio a conocer el primer informe sobre ‚ÄúEl estado del medio ambiente‚ÄĚ, elaborado por el Ministerio del Medio Ambiente en cumplimiento a lo establecido en el art√≠culo 70 de la Ley Ambiental N¬į 19.300, modificada el a√Īo 2010. El estudio sigue, en su estructura, las pautas recomendadas por la Organizaci√≥n de Cooperaci√≥n y Desarrollo Econ√≥mico (OCDE) para identificar los principales problemas ambientales, las causas de √©stos y las acciones desarrolladas para gestionar el medio ambiente. En definitiva, este informe responde a exigencias de la OCDE y de la ley ambiental chilena.

El valor de la publicaci√≥n radica en que es un informe oficial que intenta dar cuenta del estado del medio ambiente en Chile, abordando el tema desde diversos aspectos. Si bien la difusi√≥n de esta publicaci√≥n a trav√©s de los medios de comunicaci√≥n puso el √©nfasis en temas de contaminacion atmosf√©rica, resulta muy relevante revisar todo el contenido, pues mas all√° de las sutilezas del lenguaje, las omisiones o los intentos por ‚Äúbajar el perfil‚ÄĚ a ciertos aspectos, queda m√°s que clara la carencia de informaci√≥n, la ausencia de regulaciones y la p√©sima gesti√≥n ambiental del pa√≠s.

El segundo eje del informe est√° dedicado al ‚Äúpatrimonio ambiental‚ÄĚ, que aborda en el cap√≠tulo N¬į 7, la tem√°tica de la biodiversidad. En este apartado se da cuenta del estado de especies y ecosistemas fundamentalmente nativos, y permito constatas, con sorpresa y estupefacci√≥n, la profunda carencia de informaci√≥n en esta materia y, al igual que en otras √°reas, la ausencia de regulaci√≥n y, lo que es peor a√ļn, la dispersi√≥n normativa en distintos servicio p√ļblicos.

Lo dram√°tico es que el informe parte reconociendo que Chile tiene un patrimonio natural de importancia mundial, ya que es un pa√≠s de ambientes heterog√©neos, lo que posibilita la existencia de diversos ecosistemas, lo que sumado al relativo aislamiento geogr√°fico del pa√≠s, han permitido la existencia de un importante n√ļmero d especies end√©micas, es decir, que s√≥lo existen en este lugar del planeta. En lo referente a especies, indica que se han descrito aproximadamente 30.670 especies, de las cuales un porcentaje importante -entre 22% y 25%- son end√©micas, es decir, han evolucionado de manera casi exclusiva en el territorio nacional, lo que les confiere importancia mundial.

Respecto al estado de conservaci√≥n de las especies, se utiliza la ‚Äúclasificaci√≥n de especies‚ÄĚ en alguna categor√≠a de amenaza establecida a trav√©s del Reglamento de Clasificaci√≥n de Especies. En esta materia el estudio se√Īala que menos del 3% (921) de las especies descritas para Chile han sido clasificadas bajo esta normativa, y de √©stas existen 231 en ‚Äúpeligro‚ÄĚ, es decir, est√°n amenazadas de desaparecer.

En cuanto a la situaci√≥n de los ecosistemas , el informe no es para nada alentador; basta s√≥lo algunas citas para dar cuenta de ello: ‚ÄúA nivel nacional no existen indicadores que permitan realizar un diagn√≥stico de la situaci√≥n actual de los ecosistemas terrestres‚ÄĚ; ‚ÄúA nivel mundial, existen varios indicadores para determinar el estado de los ecosistemas marinos, sin embargo, a nivel nacional no existen estimaciones para este tipo de indicadores‚ÄĚ; refiri√©ndose a ecosistemas acu√°ticos continentales se√Īala: ‚Äúactualmente, no existe informaci√≥n sobre el estado de este tipo de ecosistemas en el pa√≠s‚ÄĚ.

En resumen, la carencia de información respecto de nuestro patrimonio natural y en especial en relación a nuestra biodiversidad, parecen haber sido parte de la política de estado de todos los gobiernos. Lo que no queda claro si esto se debe a la ignorancia de las autoridades de turno o a una clara voluntad de no abordar el tema. Sin embargo, lo que sí está clarísimo es que conocer la biodiversidad y su estado resultan un punto de partida fundamental para implementar acciones de conservación y realizar una adecuada gestión de la misma.

Probablemente la escasa difusi√≥n p√ļblica que tuvo el contenido del cap√≠tulo sobre biodiversidad se debe a lo ajena que le resulta a la mayor√≠a de la gente el concepto de diversidad biol√≥gica, pero esto no le resta importancia a su contenido. Muy por el contrario, es urgente que nos adentremos en este concepto y comprendamos la importancia que tienen las especies nativas y sus variedades, as√≠ como los ecosistemas naturales, para sostener nuestra vida.

Por ello resulta sorprendente que despu√©s de m√°s de una a√Īo en que se encuentra en el Parlamento el proyecto de ley para crear el Servicio de Biodiversidad y √Āreas Protegidas, cuyo contenido es bastante deficiente y no garantiza para nada la adecuada conservaci√≥n del patrimonio natural, el Presidente de la Rep√ļblica haya decidido tramitar s√≥lo una parte de esta iniciativa legal. En efecto, el mandatario decidi√≥ que es m√°s urgente legislar s√≥lo respecto a un sistema de √°reas protegidas, relegando la legislaci√≥n sobre biodiversidad para un futuro pr√≥ximo. Si bien es posible entender las razones del Ejecutivo, resulta imprescindible que las autoridades, incluido el Presidente, comprendan la relevancia del tema, se comprometan a levantar informaci√≥n sobre especies y ecosistemas, e impulsen la generaci√≥n de una institucionalidad p√ļblica que sea la encargada de proteger y gestionar la biodiversidad.

Por Flavia Liberona
Directora Ejecutiva Terram

Tendencias Ahora