Notas
Las razones del incidente de David Nalbandian en el Torneo de Queen’s
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

David Nalbandian estaba jugando su mejor torneo y en la superficie que, en definitiva, mejor le sienta, recordando que hace justamente 10 a√Īos atr√°s y con apenas 20 de edad, jug√≥ la final del Abierto de Inglaterra en Wimbledon y que a mediados de esa misma d√©cada sostuvo sobre el c√©sped de Sydney, en Australia, a un equipo argentino que requiri√≥ de su enorme jerarqu√≠a para ganarle al equipo local en un match de Copa Davis.

En Queen¬īs este √ļltimo fin de semana y tras un primer semestre de mediocre hacia abajo, el tenista a argentino consolidaba una actuaci√≥n que le daba aires para el Abierto de Inglaterra que dar√° comienzo en una semana m√°s. Mar√≠n Cilic, el talentoso jugador croata que en los √ļltimos meses fue v√≠ctima constante de Juan Mart√≠n del Potro, hab√≠a cedido el primer set y ganaba 4-3 en el segundo del partido final que lo enfrentaba con Nalbandian.

De repente y como si se hubiera tratado de una explosión, el escenario del court central cambió radicalmente. Nalbandian estaba discutiendo con uno de los jueces de línea, de apellido McDougall, ante el silencio de la multitud que llenó el célebre court central de un torneo legendario y la incredulidad de su rival, el balcánico Cilic que no entendía lo que estaba sucediendo.

El se√Īor McDougall mostraba la parte inferior de su pierna izquierda sangrante, mientras no aceptaba las disculpas del tenista argentino. ¬ŅQu√© hab√≠a pasado? Una pelota muy cruzada de Cilic no pudo ser alcanzada por Nalbandian quien en su carrera termin√≥ muy cerca de la posici√≥n del √°rbitro de l√≠nea. Fren√≥, se disgust√≥ por el punto ganado por su contrincante y no tuvo mejor idea que descargar su ira peg√°ndole un puntapi√© al cerco de madera, lo m√°s parecido a un cajoncito que suelen colocarse en los courts para que all√≠ dentro se sienten los jueces de l√≠nea. Un pedazo de madera de dicho caj√≥n se incrust√≥ sobre la tibia del colaborador del juez de silla. All√≠ termin√≥ el partido y comenz√≥ el drama para el cordob√©s.

El supervisor general del certamen dio por concluido el match con la victoria de Cilic, a Nalbandian le quitaron los puntos ganados hasta ese momento, los más de 50.000 dólares que había acumulado (sin contar los premios que estaban en disputa en la final) hasta las semifinales y por si fuera poco, se presentó una denuncia en su contra por agresión ante Scotland Yard.

Nalbandian, un talentoso que ha ganado menos de lo que su capacidad ten√≠stica y an√≠mica ha presentado en sus m√°s de 12 a√Īos de carrera profesional, reaccion√≥ de esta forma porque siente que en los √ļltimos tramos de su carrera las opciones como la de Queen¬īs son y ser√°n cada vez m√°s escasas, porque la velocidad propia ya va cediendo y los m√°s j√≥venes juegan hoy con m√°s potencia que en la √©poca en la que el unquillense daba sus primeros pasos profesionales.

As√≠ es el tenis de hoy, seguramente avanzar√° en la b√ļsqueda de mayores potencias y lo que hoy vemos como casi inaccesible para la mayor√≠a de los seres humanos, apenas un millar de jugadores alcanza a integrarse a ese c√≠rculo tan especial.

El remedio, claro, lo poseen ese pu√Īado de talentosos que trabajan, entrenan, se perfeccionan (Djokovic, Nadal, Federer, Murray, del Potro, Berdych, Ferrer‚Ķ). Nalbandian, precisamente, solo se recost√≥ a lo largo de su trayectoria en la pared del talento‚ĶEl del esfuerzo, trabajo, concentraci√≥n (en alg√ļn momento y en medio de sus actuaciones en torneos de ATP lleg√≥ a correr en una fecha del Mundial de Rally con una escuder√≠a propia‚Ķ) lo dej√≥ de lado pensando que su formidable rev√©s a dos manos y su variedad de golpes lo mantendr√≠an, casi para siempre, en el pedestal con los mejores‚Ķ

En su oto√Īo ten√≠stico, el cordob√©s, que tambi√©n ha sido operado de la cadera, puede gozar todav√≠a de algunas ocasiones m√°s para entregar lo que a√ļn mantiene en sus alforjas: el Abierto de Inglaterra, los Juegos Ol√≠mpicos tambi√©n en Londres, la temporada de canchas r√°pidas de Estados Unidos en julio-agosto y la semifinal de Copa Davis ante Rep√ļblica Checa en Buenos Aires en septiembre. Si Argentina vence a los checos y se intala en el match decisivo de noviembre, Nalbandian, ha dicho, comenzar√° a desandar el camino del adi√≥s.

Tendencias Ahora