Notas
Financial Times: “En Chile todos piensan que el presidente Pi√Īera est√° haciendo un p√©simo trabajo”
Publicado por: Christian Leal
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

En una dura columna escrita por su editor para Latinoam√©rica, John Paul Rathbone, el prestigioso peri√≥dico financiero ingl√©s, Financial Times, describi√≥ el desempe√Īo del presidente Pi√Īera como “p√©simo” (lousy) y deline√≥ las falencias pol√≠ticas de su gobierno que lo han hundido en las encuestas.

Seg√ļn Rathbone, pese a los logros comerciales del Presidente y a sus innegables habilidades en el mundo de los negocios, su administraci√≥n ha ca√≠do a niveles hist√≥ricos de impopularidad debido a incapacidad para comprender las diferencias entre el manejo de una empresa y el de un pa√≠s.

“Casi todos en Chile, incluyendo algunos de sus aliados, piensan que el se√Īor Pi√Īera est√° haciendo un p√©simo trabajo. S√≠, la econom√≠a chilena se est√° fortaleciendo, el desempleo se ha reducido en forma hist√≥rica y el Presidente est√° encaminado a eliminar la pobreza en Chile. Todos deber√≠an amarlo, pero no es as√≠: su 26% de aprobaci√≥n en las encuestas es el m√°s bajo que haya obtenido jam√°s un presidente chileno (y aunque los n√ļmeros no est√°n claros, eso incluye al dictador Augusto Pinochet). Estos resultados no s√≥lo son humillantes, sino que afectan la capacidad de gobernar del se√Īor Pi√Īera y las cosas que su brillante inteligencia quiere hacer”, destaca el peri√≥dico.

Parte de los argumentos expuestos por Rathbone se basan en el libro de Eugenio Tironi, “¬ŅPor qu√© no me quieren?”, cuya hip√≥tesis es que Sebasti√°n Pi√Īera gobierna Chile no como un pa√≠s sino como una empresa.

“Los negocios tienen accionistas; los estados, ciudadanos. Las empresas tienen empleados, quienes voluntariamente ceden un cierto grado de su soberan√≠a personal a cambio de un salario. En los pa√≠ses (al menos en los democr√°ticos) todos se sienten con el derecho de participar. Las corporaciones tienen ejecutivos, quienes desempe√Īan roles delegados por un CEO (gerente general) y quien les ordena qu√© deben hacer. Los gobiernos en cambio tienen ministros, quienes son colaboradores pol√≠ticos e interlocutores, no meros subordinados”, a√Īade Financial Times.

No es la primera vez que el peri√≥dico ingl√©s se muestra receloso con la labor del Primer Mandatario. Ya en julio de 2010 otra columna, esta vez de Judy Webber, hab√≠a se√Īalado sus conflictos entre negocios y pol√≠tica.

“Pero casi cada pulgada del escritorio del se√Īor Pi√Īera en La Moneda est√° abarrotado de reportes sobre como el pa√≠s podr√≠a mejorar. Tiene una calculadora a mano, un bloc de notas garabateado con n√ļmeros frente a √©l y un terminal Bloomberg. La impresi√≥n que da es la de un trabaj√≥lico, microgerente, un hiperquin√©tico Nicol√°s Sarkozy sudamericano”, se√Īal√≥ en la oportunidad, seg√ļn recoge El Mostrador.

Tendencias Ahora