Notas
Triunfos de la ‘vinotinto’ hacen estallar pasi√≥n por el f√ļtbol en Venezuela
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El in√©dito avance de Venezuela a las semifinales de la Copa Am√©rica Argentina-2011 ha aumentado la pasi√≥n por el f√ļtbol en el pa√≠s caribe√Īo, donde el b√©isbol, que reina desde siempre, reconoce ahora un fuerte competidor en la vinotinto, que embriaga a los fan√°ticos.

“A medida que va pasando el torneo y vamos logrando cosas, la gente se emociona”, afirm√≥ Gabriel Paz, ataviado con la camisa vinotinto del creativo Juan Arango, capit√°n de la selecci√≥n venezolana.

“Provoca verlos jugar, est√°n jugando m√°s, tenemos el bal√≥n y se ve la evoluci√≥n del grupo”, dijo este fan√°tico a la AFP.

El partido del domingo contra Chile por los cuartos de final del torneo paralizó el país, y al agónico triunfo 2-1 sobre los australes le siguieron potentes fuegos artificiales y coloridas celebraciones en las calles de las principales ciudades del país, sin contar el festín de mensajes a través de las redes sociales.

Tras la poca expectativa que despertaba la selección antes de iniciarse la competición continental, el rendimiento físico, el orden táctico y los triunfos exhibidos han ido consagrando al equipo en el corazón de los venezolanos.

La oncena dirigida por César Farías intentará regalarle otra ilusión a sus compatriotas cuando choque este miércoles contra Paraguay por un cupo en la final del torneo.

Restaurantes, bares y plazas acondicionadas para observar los partidos en pantallas gigantes, se llenan cuando juega la vinotinto y las camisas de la selección, que se venden hasta en 90 dólares, se agotan en pocas horas.

“Despu√©s de tanto perder, por fin se disfruta ver eliminar a uno (de los grandes)”, coment√≥ a la AFP Gustavo Teixeira, gerente de un bar en Caracas, donde ya hay mesas reservadas para el partido contra Paraguay del mi√©rcoles.

Lejos de los tiempos en que sol√≠a ser goleada, Venezuela muestra los frutos de las gestiones de Far√≠as y su antecesor Richard P√°ez y se permite so√Īar con asistir a su primer mundial en Brasil en 2014.

Y los fanáticos, que hasta hace poco preferían celebrar los triunfos de otras selecciones en las competencias internacionales, se dejan por fin embriagar por la vinotinto.

“Somos una fanaticada un poco dura y si no nos daban f√ļtbol y resultados no la √≠bamos a apoyar”, dijo a la AFP Jos√© Da Silva, un ex entrenador de f√ļtbol escolar.

Particular apoyo es por ejemplo el de un restaurante en el estado Mérida (oeste), donde las tradicionales arepas (tortas de maíz) son preparadas con remolacha para imitar las tonalidades del equipo nacional.

“Hemos crecido mucho como equipo y como fanaticada. Me parece fenomenal que por primera vez salgamos a hacer caravanas por nuestra selecci√≥n de f√ļtbol”, se√Īal√≥ Mery Montenegro.

“Estar entre los cuatro mejores de toda Am√©rica nos da un empuje mucho m√°s fuerte para ir al pr√≥ximo Mundial”, afirm√≥ con vehemencia esta aficionada.

Aunque la liga local cuenta con pocos equipos de arrastre y sigue sin rivalizar con el b√©isbol profesional, cada vez son m√°s los padres que sue√Īan con que sus hijos sigan los pasos de Nicol√°s Fedor, Salom√≥n Rond√≥n o Tom√°s Rinc√≥n, figuras exitosas tanto en la selecci√≥n como en las ligas europeas.

En estos días, conversaciones en panaderías, cafés, oficinas, ascensores y medios de comunicación versan casi exclusivamente sobre la vinotinto.

Adem√°s, el f√ļtbol sirve como una especie de tregua en la vida cotidiana de Venezuela, dominada por la divisi√≥n pol√≠tica entre seguidores y detractores del presidente Hugo Ch√°vez.

“Por primera vez en much√≠simo tiempo todos los venezolanos estamos unidos por un fin com√ļn, que es el f√ļtbol”, celebr√≥ Montenegro.

Tendencias Ahora