Notas
Tribunal para Ruanda condena a ex ministra a cadena perpetua por genocidio
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El Tribunal Penal Internacional para Ruanda condenó este viernes en Arusha (Tanzania) a cadena perpetua a la ex ministra Pauline Nyiramasuhuko, la primera mujer reconocida culpable de genocidio por esta jurisdicción internacional.

El TPIR, instalado en Arusha (norte de Tanzania), también condenó a prisión de por vida al hijo de Nyiramasuhuko, Arsène Shalom Ntahobali.

La ex ministra de la Familia y su hijo eran los dos principales juzgados de un grupo de seis personas acusadas de cr√≠menes de genocidio y cr√≠menes contra la humanidad por el supuesto papel que desempe√Īaron en el genocidio de tutsis en Butare (sur de Ruanda).

El ex prefecto de Butare, Sylvain Nsabimana, fue condenado a 25 a√Īos de c√°rcel, su sucesor en ese puesto, Alphonse Nteziryayo, a 30 a√Īos, y dos ex alcaldes de la regi√≥n, Joseph Kanyabashi y Elie Ndayambaje, a 35 a√Īos de c√°rcel y cadena perpetua respectivamente.

Sus abogados hab√≠an pedido la absoluci√≥n e intentaron se√Īalar contradicciones en las declaraciones de los testigos de cargo.

Pauline Nyiramasuhuko, de 65 a√Īos, fue la primera mujer juzgada por estos cargos en el tribunal internacional, aunque otras mujeres fueron condenadas por su papel en el genocidio de 1994, ante jurisdicciones de Ruanda.

La misi√≥n del TPIR consiste en juzgar a los principales instigadores del genocidio de los tutsis cometido en Ruanda en 1994, desencadenado por el r√©gimen extremista hutu, que en esa √©poca estaba en el poder, y que seg√ļn la ONU caus√≥ unos 800.000 muertos.

Nyiramasuhuko fue encontrada culpable de siete de los once cargos en su contra, y sobre todo de los de genocidio, conspiración para cometer un genocidio, exterminio considerado como un crimen contra la humanidad y violación considerado como un crimen contra la humanidad, precisó en la audiencia el juez William Hussein Sekule, presidente de una de las cámaras de primera instancia del TPIR.

Sin la participaci√≥n de Pauline Nyiramasuhuko y de los otros acusados, “el genocidio no hubiera sido posible en Butare”, declar√≥ la procuradora, Holo Makwaia, en su alegato inicial, el 20 de abril de 2009.

“En lugar de proteger a las familias como lo estipulaba el mandato de su ministerio, ella decidi√≥ exterminar a las familias”, agreg√≥. “Shalom Ntahobali no estaba lejos de su madre: √©l mat√≥ y viol√≥”, acus√≥ la representante del procurador.

Pauline Nyiramasuhuko comparecía ante el TPIR desde junio de 2001 junto con los otros cinco acusados.

En abril de 1992, ella fue nombrada ministra de la Familia y de la Promoción Femenina en el primer gobierno multipartito, convirtiéndose en una de las cuatro primeras mujeres en Ruanda que obtuvieron una cartera ministerial.

Su mandato fue prorrogado en 1993, y nuevamente en 1994, durante el genocidio.

Despu√©s de la victoria militar de la rebeli√≥n del Frente Patri√≥tico Ruand√©s (FPR, actualmente en el poder) se refugi√≥ en Bukavu, en el este del ex Zaire, actualmente Rep√ļblica Democr√°tica del Congo, y fue acusada por varias organizaciones internacionales de defensa de los derechos humanos por su presunto papel en el genocidio.

En julio de 1997 fue arrestada en Kenia y trasladada para ser juzgada al TPIR.

Tendencias Ahora