Notas
Yemen: internan a primer ministro en Arabia Saud√≠ mientras contin√ļan los combates en San√°
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El primer ministro de Yemen Alí Mohamed Mujawar fue trasladado este sábado, junto a otros dirigentes, a Arabia Saudita para ser hospitalizado, tras ser herido la víspera en un ataque contra el palacio presidencial, al tiempo que se producían combates esporádicos en Saná y nuevas deserciones en el seno del ejército.

Reaccionando a las informaciones que apuntaban a que Saleh hab√≠a sido tambi√©n trasladado a Arabia Saudita, un allegado del presidente, Soltan al Barakani, asegur√≥ que Saleh “no ha abandonado San√°” y que no necesitaba “cuidados en el extranjero”.

Saleh tiene “quemaduras y ara√Īazos en la cara y en el pecho” y su estado no es grave, seg√ļn declar√≥ otro responsable del r√©gimen tras visitar al presidente en el hospital militar de la capital, donde fue ingresado tras el ataque al palacio, en el que murieron 11 personas y otras 124 fueron heridos.

El primer ministro Alí Mujawar y otros cuatro dirigentes yemeníes (los presidentes del Parlamento, Yahia al Rai, y del Consejo Consultivo, Abdel Aziz Abdel Ghani, y los viceprimer ministros Sadek Amin Abu Ras y Rashed Mohamed al Alimi), heridos en el bombardeo al palacio presidencial del viernes, sí fueron trasladados a Arabia Saudita para ser atendidos, informó la agencia oficial SABA.

Rusia se mostr√≥ muy preocupada por la “terrible guerra civil” en Yemen e hizo un llamado a una soluci√≥n negociada, coincidiendo con un llamamiento de la oposici√≥n yemen√≠ a la comunidad internacional para que “act√ļe con urgencia para salvar a Yemen y a su pueblo”.

El presidente Saleh acus√≥ a los “hijos de Al Ahmar” de ser responsables del ataque, en referencia al jeque Sadek al Ahmar y sus seguidores de la influyente tribu de los Hashed.

Como respuesta, las tropas leales a Saleh bombardearon el viernes la residencia del jeque Hamid al Ahmar, hermano del jefe tribal de los Hashed, Sadek, cuyos seguidores se enfrentan violentamente contra el ejército desde el 23 de mayo.

La Guardia Republicana, cuerpo de √©lite del ej√©rcito, tambi√©n bombarde√≥ las residencias de otros dos hermanos de Sadek al Ahmar y la del general disidente Ali Mohsen al Ahmar “en respuesta a los tiros de obuses contra el palacio presidencial”, seg√ļn el portavoz del partido gubernamental, Tarek Shami.

En estos ataques murieron 10 personas y otras 35 resultaron heridas, seg√ļn fuentes pr√≥ximas a Hamid al Ahmar. Otro civil muri√≥ y varios otros quedaron heridos en tiroteos ocurridos el s√°bado en el barrio de Al Hasaba, al norte de San√° y feudo de los Hashed.

En declaraciones a la AFP, el jeque Hamid al Ahmar neg√≥ haber atacado el palacio presidencial y asegur√≥ que Saleh era el instigador del ataque al palacio presidencial para provocar “una guerra civil”.

Otra fuente cercana al jefe tribal asegur√≥ despu√©s de que el rey Abdal√° de Arabia Saudita podr√≠a dirigir una mediaci√≥n entre ambos bandos, y que Al Ahmar podr√≠a aceptar un alto el fuego “pese a los ataques cont√≠nuos” de las fuerzas del r√©gimen.

La oposici√≥n parlamentaria tambi√©n estim√≥ que se corre el riesgo de que haya una “guerra civil”, y preconiz√≥ “la lucha pac√≠fica y democr√°tica”.

Tras cuatro meses de protestas populares sangrientamente reprimidas por el r√©gimen de Saleh, que se niega a dejar el poder, la revuelta adquiri√≥ otra magnitud el 23 de mayo con el inicio de duros combates en San√° entre fuerzas leales al presidente y partidarios del influyente jefe de los Hashed, el jeque Sadek al Ahmar, que se uni√≥ a la oposici√≥n. Estos combates han causado decenas de muertos en los √ļltimos d√≠as.

Por la noche, en Taez, 270 kil√≥metros al suroeste de San√°, militares se enfrentaron con hombres armados que ocuparon varios edificios gubernamentales, entre ellos cuatro puestos policiales, indicaron testigos sin precisar el n√ļmero de v√≠ctimas.

El comandante de la 33 División Blindada, el general Jebran Yahia al Hashedi, anunció en Taez su adhesión a la oposición por las presiones recibidas por sus superiores para enviar a sus hombres a reprimir las manifestaciones en Taez.

Tendencias Ahora