Notas
La influencia de Blatter en la elección de los Mundiales de 2018 y 2022
Publicado por: Alberto Gonzalez
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El presidente de la FIFA, el suizo Joseph Blatter, demostrar√° de nuevo el jueves, cuando conocer√°n en Z√ļrich los pa√≠ses organizadores de los mundiales 2018 y 2022, que es el hombre m√°s poderoso de f√ļtbol mundial, cuando todo el planeta est√© pendiente de las designaciones.

“No s√≥lo ser√° un gran d√≠a para el f√ļtbol sino tambi√©n una gran cita pol√≠tica internacional” reconoce sin modestia el m√°ximo responsable de la Federaci√≥n Internacional, que reunir√° el 2 de diciembre a l√≠deres y miembros de la realeza de todo el mundo en su gran fiesta en Suiza.

“Los nueve pa√≠ses candidatos para el Mundial de 2018 y 2022 traer√°n a la flor y nata de la pol√≠tica y no tendremos un G7 o un G20 sino un G9″, dice con orgullo el dirigente de 74 a√Īos.

Inglaterra, Rusia y las candidaturas conjuntas Espa√Īa-Portugal y Holanda-B√©lgica optan al Mundial de 2018, mientras que Qatar, Australia, Estados Unidos, Jap√≥n y Corea del Sur lo hacen para la edici√≥n de 2022.

Muchos líderes políticos acudirán a la presentación final de las candidaturas antes del voto definitivo de los 22 miembros del comité ejecutivo.

En su condición de presidente de la FIFA, Blatter tiene además el voto decisivo en caso de empate para designar a los organizadores.

Como √©l mismo suele recordar, el Mundial de f√ļtbol se ha convertido, durante su mandato, en uno de los grandes acontecimientos del planeta. Blatter acumula m√°s de 35 a√Īos en la FIFA, que preside desde 1998.

Abogado de profesión, el suizo dirige una organización sin ánimo de lucro que sólo en 2009 tuvo un superávit de 196 millones de dólares.

Los beneficios se reinvierten en f√ļtbol y en las 208 asociaciones que conforman la FIFA, “la familia del f√ļtbol” como la llama su presidente.

En los √ļltimos a√Īos ‘Sepp’ Blatter ha logrado crear nuevos hinchas en Asia y √Āfrica gracias a un gran esfuerzo para llevar el f√ļtbol y el Mundial a esos continentes y romper con el monopolio hist√≥rico de Europa y Am√©rica Latina.

Pero en su balance no todo es positivo y algunos miembros de la FIFA han llegado a estar bajo sospechosa de corrupción en varias ocasiones.

En 2001 la empresa ISMM/ISL, que gestionaba los derechos de marketing de la entidad, cay√≥ en bancarrota en circunstancias pol√©micas y bajo sospechas de corrupci√≥n, dejando a la FIFA con graves problemas financieros a un a√Īo del Mundial de Jap√≥n y Corea.

Las acusaciones de corrupci√≥n, de votos ama√Īados o falta de √©tica de algunos de sus miembros han sido moneda corriente en los a√Īos del reinado del suizo e incluso durante el mandato de su predecesor, el brasile√Īo Joao Havelange, del que Blatter fue el secretario general desde 1981.

Hace pocas semanas la prensa británica dio a conocer un video en el que dos miembros del comité ejecutivo, suspendidos más tarde, pedían dinero a cambio de votar a favor de una de las candidaturas para el Mundial.

Tras la polémica, Blatter reconoció que habrá que hacer cambios en la manera de designar las sedes de los mundiales.

“La importancia econ√≥mica de los mundiales tambi√©n les da una dimensi√≥n pol√≠tica”, dijo el suizo, que reconoci√≥ que hay que evitar en el futuro “cometer dos veces los mismos errores”.

Sin embargo, y a pesar las sospechas de corrupción, nadie parece hoy poder competir con Blatter en caso de que decida presentarse por cuarta vez a la presidencia de la FIFA, cuando termine su actual mandato en junio de 2011.

En el pasado ya lo intentaron, sin conseguirlo, hombres como el sueco Lennart Johansson o el camerunés Issa Hayatou.

Tendencias Ahora