Notas
Estados Unidos: Legislativas lanzan balde de agua fría a proyectos sobre el clima de Obama
Publicado por: Denisse Charpentier
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La victoria de los republicanos en las elecciones legislativas del martes hace muy improbable la aprobaci√≥n de un plan nacional de lucha contra el calentamiento clim√°tico en Estados Unidos, a√ļn cuando el presidente Barack Obama conf√≠a en lograr un entendimiento.

Los l√≠deres del Partido Republicano, que reconquist√≥ la mayor√≠a en la C√°mara de Representantes y aument√≥ su influencia en el Senado, se opusieron en√©rgicamente el a√Īo pasado a una ley para imponer restricciones a las emisiones de gas de efecto invernadero, considerados responsables del calentamiento global.

No obstante, los ecologistas obtuvieron un premio consuelo el martes, cuando los electores de California (oeste) se negaron en las urnas a congelar una ambiciosa iniciativa en ese estado para reducir las emisiones.

Durante una conferencia de prensa, Obama, en un tono un poco sombr√≠o, admiti√≥ el mi√©rcoles que a√ļn era probable avanzar en una ley conocida como “cap-and-trade”, un sistema de cesi√≥n de derechos de emisi√≥n de CO2.

La normativa “era un medio para lograr nuestros fines, pero no es el √ļnico. Era un medio, no un fin en s√≠ mismo”, recalc√≥ el presidente. “Voy a buscar otras maneras de resolver el problema”, enfatiz√≥.

La ley fue aprobada el a√Īo pasado en la C√°mara de Representantes, pero no en el Senado. Antes de la fracasada cumbre de Copenhague sobre calentamiento global, el gobierno de Obama hab√≠a advertido que si el Congreso no actuaba, la Agencia de Protecci√≥n Ambiental (EPA) pod√≠a entrar a regular las emisiones.

Obama se mostr√≥ evasivo sobre el tema el mi√©rcoles, diciendo √ļnicamente que las autoridades federales se asegurar√≠an de que el asunto fuera tratado.

El presidente vislumbró una posible cooperación entre demócratas y republicanos, favorables ambos a una mayor independencia energética de Estados Unidos con respecto de otros países.

“Esta es la oportunidad para que los dem√≥cratas y los republicanos se unan a pensar en un camino para avanzar, ya sea sobre el gas natural, la eficiencia energ√©tica o la construcci√≥n de veh√≠culos el√©ctricos en el pa√≠s”, dijo Obama.

Sin embargo, los puestos claves en el Congreso podrían caer en manos de los opositores a su política ambiental.

Uno de los candidatos a presidir la Comisi√≥n de Comercio y Energ√≠a en la C√°mara, Joe Barton, caus√≥ controversia en junio cuando ofreci√≥ disculpas a la petrolera BP por “la extorsi√≥n” de 20.000 millones de d√≥lares que, seg√ļn √©l, le pidi√≥ la Casa Blanca para cubrir gastos por el derrame del Golfo de M√©xico.

A su vez Darrell Issa, representante de California y ferviente opositor a la ley sobre el clima, podría llegar a integrar la comisión de fiscalización de la Cámara, encargada de investigar las acciones del gobierno.

Los grupos de defensa del medio ambiente reconocieron que perdieron aliados en el Congreso, pero minimizaron el impacto de las elecciones, se√Īalando que los comicios reflejaron el descontento de la poblaci√≥n con la econom√≠a, pero no con la ley sobre el clima.

Una encuesta a los electores citada por los ecologistas, mostr√≥ que s√≥lo el 7% que vot√≥ por los republicanos citaron la ley “cap-and-trade” como uno de los criterios para su voto.

Tendencias Ahora