Lo que debes saber hoy
Lunes 17 febrero de 2020 | Publicado a las 02:00
Guaid√≥ o Maduro: el malabarismo diplom√°tico de Espa√Īa con Venezuela
Por Jonathan Flores Belmar
La información es de Deutsche Welle
visitas

Como las estaciones del a√Īo. En Espa√Īa, Venezuela siempre vuelve. A menudo lo hace para ocupar el centro del debate pol√≠tico nacional, eclipsando las asignaturas pendientes del pa√≠s ib√©rico. Parafraseando el dicho, todos los caminos espa√Īoles llevan a Caracas, o al menos muchos de ellos.

Cuando el socialista Pedro S√°nchez logr√≥ a principios de enero volver a ser investido presidente del Gobierno espa√Īol en una hist√≥rica coalici√≥n con Podemos, todo apuntaba a que el p√©ndulo venezolano no decepcionar√≠a. La pol√©mica relaci√≥n que hab√≠an mantenido muchos de los l√≠deres de este partido izquierdista con el chavismo y su indulgencia dial√©ctica con el r√©gimen de Nicol√°s Maduro auguraban un desencuentro con la postura socialdem√≥crata. Al final, el p√©ndulo no decepcion√≥.

Dos controvertidos episodios diplom√°ticos han vuelto a hacer de Venezuela el gran tema de la pol√≠tica espa√Īola. Por un lado, la escala de la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodr√≠guez, en el aeropuerto madrile√Īo de Barajas, en la que mantuvo un encuentro con el titular espa√Īol de Transportes, Jos√© Luis √Ābalos. Las autoridades espa√Īolas primero desmintieron la reuni√≥n y luego la matizaron en diferentes versiones, dando pie a la elucubraci√≥n en torno al caso, dada la prohibici√≥n de entrada al espacio Schengen que tiene la n√ļmero dos de Maduro a ra√≠z de las sanciones de la Uni√≥n Europea (UE). La controversia ha llegado al Congreso, pero tambi√©n al Parlamento Europeo.

El segundo pecado del Gobierno espa√Īol, seg√ļn sus cr√≠ticos, fue haber delegado la recepci√≥n del l√≠der opositor venezolano Juan Guaid√≥ -reconocido como presidente interino por m√°s de medio centenar de pa√≠ses, entre ellos Espa√Īa y Alemania- a la reci√©n estrenada ministra de Exteriores, Arancha Gonz√°lez. Guaid√≥ se hab√≠a reunido en su gira internacional con varios jefes de Gobierno, entre ellos Angela Merkel, Emmanuel Macron y Boris Johnson. No pocos vieron el gesto de S√°nchez a la llegada del venezolano a Madrid como un desplante. Adem√°s, en el momento de dar explicaciones, el mandatario espa√Īol calific√≥ a Guaid√≥ de “l√≠der opositor‚ÄĚ -en lugar, por ejemplo, de presidente encargado-. Desde entonces, pese a que la gira de Guaid√≥ finaliz√≥ el martes de la semana pasada y pis√≥ Madrid a fines de enero, cada vez son m√°s las voces que acusan al actual Ejecutivo de haber cambiado su posici√≥n respecto a Venezuela.

Yuri Cortez | Agence France-Presse
Yuri Cortez | Agence France-Presse

“El gobierno de Pedro S√°nchez ha sido un poco contradictorio y confuso en su manera de se√Īalar cu√°l es su relaci√≥n con Guaid√≥ y c√≥mo enfoca la cuesti√≥n venezolana‚ÄĚ, dice a DW √Āngel Rivero, profesor de ciencia pol√≠tica de la Universidad Aut√≥noma de Madrid. Para el polit√≥logo, que S√°nchez no recibiese a Guaid√≥ fue “significativo‚ÄĚ, mientras que el presunto “lapsus lingue‚ÄĚ con el que Madrid explica el uso de la expresi√≥n “l√≠der de la oposici√≥n‚ÄĚ, junto con el conjunto de las explicaciones contradictorias en torno a la escala de Delcy Rodr√≠guez, “no ha sido corregido con el suficiente √©nfasis‚ÄĚ. En su opini√≥n, por m√°s que la vicepresidenta espa√Īola Carmen Calvo mantenga que no se ha producido un cambio de postura, “eso no se corresponde con los hechos‚ÄĚ.

En un sentido parecido se pronuncia V√≠ctor M. Mijares, investigador venezolano asociado al Instituto Alem√°n de Estudios Regionales GIGA, con sede en Hamburgo: “Pareciera que la postura espa√Īola y los criterios de la UE estuvieran confrontados en este momento respecto a la cuesti√≥n venezolana, particularmente respecto al episodio de Delcy Rodr√≠guez‚ÄĚ, afirma en entrevista con DW.

La respuesta del Ejecutivo espa√Īol a las cr√≠ticas ha sido intentar apagar los fuegos afirmando que su postura no se ha movido un √°pice. El profesor Rivero, sin embargo, considera que “evidentemente han cambiado las formas y probablemente haya cambiado tambi√©n el fondo, aunque no haya un enunciado de un cambio por parte del Gobierno‚ÄĚ.

Lo cierto es que, un a√Īo despu√©s de que medio mundo pusiese sus esperanzas en Guaid√≥ para encontrar una salida a la crisis humanitaria y al impasse pol√≠tico venezolano, el l√≠der opositor est√° teniendo que esforzarse a fondo para que el paso del tiempo no abra grietas en su legitimidad pol√≠tica.

Madrid no es una capital europea cualquiera

En este contexto, un giro de tim√≥n en Madrid ser√≠a m√°s que una decisi√≥n de alcance nacional. “Las consecuencias para Venezuela son importantes porque hist√≥ricamente Europa ha visto Am√©rica Latina a trav√©s de los ojos de Espa√Īa. Madrid ha sido ese miembro encargado de las relaciones con Latinoam√©rica‚ÄĚ, subraya Mijares.

Otros pa√≠ses europeos, como Italia, no reconocieron a Guaid√≥ en su momento como presidente encargado -Roma sigue sin hacerlo-, recuerda Antonella Mori, del Instituto Italiano de Estudios Pol√≠ticos Internacionales. “Una Espa√Īa m√°s neutral, menos pro-Guaid√≥, significar√≠a acercarse m√°s a la postura italiana‚ÄĚ, explica a la experta a DW. Aunque ello no implica desentenderse, aclara Mori, ya que la diplomacia italiana sigue trabajando en una soluci√≥n para la cuesti√≥n venezolana a trav√©s del Grupo de Contacto de pa√≠ses europeos y latinoamericanos.

¬ŅQu√© significa esto para el enfoque europeo de la crisis de Venezuela? “Desde el punto de vista de las capacidades, uno podr√≠a decir que Espa√Īa no tiene tanto peso como para hacer que cambie la pol√≠tica exterior comunitaria‚ÄĚ, sugiere Mijares. “Sin embargo, siendo el filtro de las relaciones entre el bloque europeo y la regi√≥n latinoamericana y siendo el jefe de la diplomacia europea -Josep Borrell- espa√Īol, s√≠ hay una posibilidad de que las posiciones se maticen‚ÄĚ. A su juicio, no se puede descartar por tanto un “enfriamiento‚ÄĚ.

Guaidó sin poder

A nadie se le escapa que Espa√Īa tiene mucho que perder en Venezuela. Los v√≠nculos humanos y sociales entre ambos pa√≠ses son evidentemente estrechos, pero igual de relevantes son los intereses econ√≥micos espa√Īoles en el pa√≠s caribe√Īo, particularmente de las empresas petrol√≠feras. “Yo creo que no se puede desestimar que a lo mejor hemos pasado de una pol√≠tica exterior m√°s guiada por principios democr√°ticos, atendiendo a la situaci√≥n de crisis humana de Venezuela, que es muy visible en Espa√Īa, a una pol√≠tica exterior que por lo menos se justifica en t√©rminos de diplomacia econ√≥mica‚ÄĚ, dice el polit√≥logo Rivero.

En cualquier caso, el profesor de la UAM cree que “la posici√≥n de Guaid√≥ ha quedado respaldada por su gira internacional, donde ha sido recibido como presidente encargado‚ÄĚ. Si algo ha quedado en entredicho, agrega, es la postura al respecto del Gobierno espa√Īol.

Otros, como el catedr√°tico Manuel Alc√°ntara, del Instituto de Iberoam√©rica con sede en Salamanca, insisten en que la situaci√≥n actual demuestra que “Guaid√≥ est√° lejos de alcanzar el poder como ingenuamente pareci√≥ que ocurrir√≠a en enero de 2019‚ÄĚ. En esa coyuntura, a√Īade el investigador, es necesario que la comunidad internacional act√ļe como mediadora de una negociaci√≥n entre el Gobierno y la oposici√≥n de Venezuela para salir de este callej√≥n sin salida. A su juicio, los exmandatarios espa√Īoles Jos√© Mar√≠a Aznar (Partido Popular) y Jos√© Luis Rodr√≠guez Zapatero (PSOE) podr√≠an ser intermediadores id√≥neos para algo as√≠. Venezuela siempre vuelve y, concluye Alc√°ntara, “si el Gobierno espa√Īol quiere jugar un papel en el futuro venezolano, tiene que tener abiertas todas las puertas‚ÄĚ.

Tendencias Ahora