Lo que debes saber hoy
Lunes 30 diciembre de 2019 | Publicado a las 02:11
Auge y ca√≠da de fen√≥menos: as√≠ cambi√≥ la televisi√≥n en la √ļltima d√©cada
visitas

El estallido social provocó un terremoto nunca antes visto en la televisión chilena. La crisis llevó a profundos cambios en una industria que ya estaba viviendo momentos delicados.

Y es que la pantalla chica se transform√≥ por completo en la √ļltima d√©cada, donde algunos “gigantes” de la televisi√≥n dejaron de ser intocables, mientras que otros se alzaron para convertirse en l√≠deres.

Por supuesto, las redes sociales comenzaron a tener cada vez mayor poder e influencia sobre los canales. La interacci√≥n con los televidentes se volvi√≥ m√°s inmediata y por lo mismo, el p√ļblico consigui√≥ hacer escuchar sus voces fuerte y claro, desafiando a los canales, criticando los programas, cuestionando a sus figuras y aplaudiendo lo valorable.

Tanto dentro de pantalla como detrás de ella, estas son algunas de los principales cambios que vivió la TV chilena en esta década.

1. Cambio de due√Īos

La d√©cada comenz√≥ con dos potentes adquisiciones que remecieron a la industria. En 2010, una crisis de audiencia y financiera llevaron a que el Grupo Luksic se hiciera cargo del 67% de la propiedad de Canal 13, hasta ese entonces manejado por la Universidad e Iglesia Cat√≥lica. Siete a√Īos despu√©s, compraron el 33% restante… con todo lo que ello signific√≥ en su l√≠nea editorial.

Ese mismo a√Īo Chilevisi√≥n, entonces de Bancard (vinculada a Sebasti√°n Pi√Īera), fue adquirida por Turner Broadcasting System, propiedad de WarnerMedia, por m√°s de 157.000.000 d√≥lares.

En 2011, en tanto, el Grupo Claro vendi√≥ Megavisi√≥n al Grupo Bethia, en una operaci√≥n estimada en 150 millones de d√≥lares. Cinco a√Īos despu√©s, el mismo vendi√≥ el 27,5% del canal al grupo Discovery Communications.

2. El fin de los estelares

La llegada de grupos económicos también produjo cambios dentro de la parrilla programática de cada estación, por lo que varios formatos comenzaron a desaparecer y otros arremetieron con fuerza.

Un ejemplo son los estelares. La década comenzó con varias de estas apuestas que se tomaban el horario prime y alcanzaban altos rating, generando importantes ganancias también.

Animal nocturno y V√©rtigo eran espacios que despertaban el inter√©s del p√ļblico y generaban temas de conversaci√≥n al d√≠a siguiente. Sin embargo, tambi√©n eran producciones que requer√≠an de un presupuesto muy alto y que debido a la crisis no todos los canales pudieron seguir financiando.

A pesar de que algunos estelares se reformularon para abaratar costos, no fue suficiente y en la actualidad sólo hay uno en pantalla: Podemos Hablar de Chilevisión.

Por su parte, las estaciones comenzaron a apostar por formatos extranjero y de competencias como The Voice o Mi nombre es. Por estos d√≠as, Canal 13 la versi√≥n chilena de Bailando por un sue√Īo, de la mano de Mart√≠n C√°rcamo y su productora.

Agencia UNO
Agencia UNO

3. El auge y caída de las teleseries turcas

En 2014, Mega apostó por una teleserie extranjera que jamás sospecharon se convertiría en un fenómeno. Las mil y una noches inició una locura por las producciones turcas que contagió a todos los canales de la televisión chilena, aunque con diferentes resultados.

A la historia de amor de Onur y Sherezade, que cada noche bordeaba los 30 puntos de rating, le siguieron otras apuestas como ¬ŅQu√© culpa tiene Fatmag√ľl?, Sila, El secreto de Feriha, Medcezir (todas en Mega) y por supuesto El Sult√°n, en Canal 13.

Fue tan grande el fenómeno de estas producciones que comenzaron a surgir voces detractoras a sus emisiones, proveniente principalmente de actores chilenos miembros de las áreas dramáticas (varias de las cuales hoy ya no existen).

Muchos criticaban que los canales apostaran por estas teleseries (cuya inversión era bastante menor) en lugar de la realización de ficciones nacionales.

Con el tiempo, el inter√©s comenz√≥ a disminuir por parte del p√ļblico as√≠ como la oferta de los canales, que dejaron de programarlas en horarios prime o simplemente las cambiaban de bloque o incluso las sacaban de pantalla.

En los √ļltimos meses TVN ha revivido un poco el inter√©s en estas producciones con apuestas como Esposa Joven y Hercai, que logran aparecer entre los programas m√°s vistos del d√≠a.

TVN
TVN

Un nuevo imperio de las teleseries

Durante los a√Īos 90 y principios del 2000, el √°rea dram√°tica de TVN vivi√≥ una √©poca de oro. La mayor parte de sus producciones consegu√≠an excelentes resultados y a√ļn son recordadas por el p√ļblico con cari√Īo.

Sin embargo, en 2013, cuando la crisis comenzó a pegar en la estación estatal, el canal sufrió un duro golpe: la reconocida directora ejecutiva de su área dramática, María Eugenia Rencoret, presentó su renuncia para emigrar a Mega.

Luego de 25 a√Īos en el canal p√ļblico, la profesional encabez√≥ la reconstrucci√≥n del √°rea dram√°tica de Mega, transform√°ndola en la m√°s rentable de la industria.

Rencoret lleg√≥ a la estaci√≥n privada acompa√Īada de rostros emblem√°ticos de TVN como √Ālvaro Rudolphy y Paola Volpato, quienes en 2014 iniciaron el imperio del canal privado, con Pituca sin lucas.

La teleserie comenzó a ser emitida en horario prime para luego pasar al vespertino, donde se transformó en un fenómeno imbatible registrando importantes cifras de audiencia que también bordearon los 30 puntos.

“Ven√≠amos a un canal donde no hab√≠a h√°bitos de ver teleseries en ese horario; por lo tanto, ten√≠amos que convocar audiencia. Igual Las mil y una noches fue un espaldarazo muy grande que tenemos que reconocer, pero cuando la cambiamos a las 20:00 horas nos fue incre√≠ble, no lo pod√≠amos creer. Ese d√≠a fue muy marcador”, asegur√≥ Rencoret hace algunos a√Īos en El Mercurio.

A Rudolphy y Volpato también se unieron otros nombres emblemáticos como Jorge Zabaleta, Francisco Melo, Gonzalo Valenzuela, Mario Horton, Sigrid Alegría y Francisca Imboden, entre otros. Más recientemente también se sumaron Francisco Reyes, María Elena Swett, Marcelo Alonso y Luz Valdivieso.

Todos ellos dieron vida a las historias que se tomaron a los dem√°s bloques. Por ejemplo, en el de la tarde se vivi√≥ el fen√≥meno de Amanda y actualmente la largu√≠sima Verdades Ocultas, que lleva m√°s de dos a√Īos en pantalla. En el prime, en tanto, y con distintos resultados, se apost√≥ por Sres. Papis, Perdona nuestros pecados, Casa de mu√Īecos y Juegos de poder.

Pero mientras Mega seguía creciendo, el resto de los canales vivían la otra cara de la moneda. Malos resultados de sus apuestas obligaron a cerrar las áreas dramáticas de TVN y Canal 13, dejando a decenas de personas sin trabajo.

MEGA
MEGA

El adiós a la farándula

A principios de 2000 se vivió una explosión de la farándula en Chile, donde programas de televisión y radio, revistas y sitios de internet se dedicaban completamente a desmenuzar el espectáculo nacional y las polémicas de sus incipientes nuevos rostros.

En el inicio de la década, el boom por este tipo de información ya era menor a pesar que seguía marcando buen rating.

Con el paso de los a√Īos fuimos viendo la desaparici√≥n de programas que alguna vez marcaron pauta como Mira quien habla, Alfombra Roja, SQP, Primer Plano e Intrusos, quedando s√≥lo breves bloques en los matinales que tras el estallido social tambi√©n dejaron de existir.

Actualmente los exrostros de farándula encontraron refugio en las redes sociales, desde donde siguen buscando un espacio en la televisión.

Matinales de dulce y agraz

Desde siempre los matinales han tenido un rol fundamental dentro de los canales, sin embargo, en la √ļltima d√©cada tomaron un protagonismo mayor que volvi√≥ a transformarse tras el estallidos social.

Tras varias f√≥rmulas fallidas, Canal 13 encontr√≥ en 2011 un formato que funcion√≥ con Bienvenidos, a cargo de Tonka Tomicic y Martin C√°rcamo. Pero mientras el “13” celebraba, TVN sufr√≠a un impactante golpe.

En 2011 un trágico accidente le quitó la vida a cinco integrantes de Buenos Días a Todos, incluyendo el animador Felipe Camiroaga, lo que marcó un quiebre en el programa.

El espacio se reformuló y cambió de nombre y animadores en varias ocasiones, hasta este 2019 regresó a su título original. Hoy es conducido por María Luisa Godoy.

Algo similar ocurrió con CHV, que pasó por profundas reestructuraciones y rostros, terminando en un espacio que centrado principalmente en la contingencia y noticias policiales.

Mucho Gusto, en tanto, se apeg√≥ a la f√≥rmula de entretenci√≥n antigua, con conductores y panelistas cercanos, bloques de humor, confesiones y baile, lo que le ha permitido liderar por cinco a√Īos, aunque no sin cr√≠ticas de por medio.

Todos los canales, sin embargo, debieron dar un giro completo a la contingencia y debate social con la crisis que estalló el 18 de octubre, convirtiéndose en la cara visible de cada canal y sus animadores en los rostros más importantes de las estaciones.

Un cambio de humor

El humor también se vio obligado a cambiar junto con los tiempos. Producto del fortalecimiento del movimiento feminista, la lucha por los derechos de las mujeres, así como de todas las minorías sociales, la comedia tuvo que adaptarse.

Actualmente s√≥lo queda en pantalla Morand√© con compa√Ī√≠a como programa dedicado netamente al humor, aunque en un estilo muy diferente a c√≥mo comenz√≥.

Caso aparte es el de Yerko Puchento, el comediante que fue un pilar en Vértigo tuvo que enfrentar varias polémicas, denuncias y querellas por su estilo irónico y sin filtro, lo que finalmente llevó a su guionista a salir de Canal 13 y al personaje a presentarse sólo fuera de pantalla.

Pero mientras el humor de anta√Īo quedaba en el olvido, surgi√≥ una nueva generaci√≥n, la mayor√≠a de ellos salidos de El Club de la Comedia. Estos j√≥venes se dedicaron al stand up, hablando de situaciones cotidianas y contingencia nacional, convirti√©ndose en los nuevos exponentes del humor nacional.

Ahora s√≥lo queda esperar qu√© prepara el nuevo a√Īo…

Tendencias Ahora