Instituto de Investigación Agropecuaria fomenta manejo sustentable de residuos entre agricultores

Créditos: Instituto de Investigaciones Agropecuarias
NOTICIA PATROCINADA patrocinado por:

Viernes 04 marzo de 2022 | Publicado a las 11:12

visitas
visitas

Incorporar prácticas para el manejo de los residuos puede ser el inicio de un camino hacia el desarrollo en la agricultura familiar campesina, que permite eliminar las tradicionales quemas de rastrojos, dando paso a nuevas técnicas para el reciclaje y la mejora en la calidad de los suelos.

Chile cuenta con un amplio desarrollo de la industria agrícola en diferentes regiones del país. Desde sus campos se exportan una gran cantidad de frutas y verduras que son apetecidas en el mercado asiático, europeo y norteamericano.

Sin embargo, el cultivo de estos productos trae consigo toneladas de desechos agrícolas que generalmente son eliminados mediante las quemas controladas, una práctica que contribuye al deterioro del medio ambiente y la degradación de la calidad de los suelos.

Por esta razón, el Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA), ejecutó durante 2021, un proyecto con el objetivo de implementar y trasferir prácticas sustentables para el manejo de estos residuos en la región Metropolitana.

La idea surgió debido a las nuevas regulaciones medioambientales que prohibirán completamente las quemas agrícolas en la región, a contar de 2026, dando paso a la sustentabilidad en una zona que será pionera en implementar esta normativa dentro del plan de descontaminación del Ministerio de Medio Ambiente.

Para que esta política pública sea un éxito, es necesario generar un cambio en las costumbres y prácticas de los predios agrícolas, lo que comenzó a implementarse con la acción de profesionales del INIA, que han transferido información y conocimiento, por medio de una intervención en la provincia de Melipilla.

A través de capacitaciones y talleres se logró llegar a 85 pequeños campesinos de localidades y comunas de esta provincia, que representan el 45,6% de las quemas agrícolas a nivel regional.

Fabiola Sepúlveda, ingeniero agrónomo e investigadora del INIA, dirigió el proyecto y destacó que la idea fue “entregar de manera presencial a los agricultores, prácticas sustentables para que ellos las incorporen en el manejo cotidiano de la agricultura”.

manejo sustentable de residuos
Instituto de Investigaciones Agropecuarias

Dado que, en su mayoría, los residuos están compuestos por material leñoso, los profesionales del INIA, difundieron métodos como el chipiado, técnica que reduce el volumen de estos desechos a pequeños chips por medio de una maquinaria agrícola de fácil manejo.

Con esta materia prima, los encargados del proyecto enseñaron a los vecinos dos principales métodos: el mulch, utilizado para cubrir el suelo y proteger los cultivos de heladas, la erosión y a nivelar la temperatura; y el compostaje, un sustrato orgánico que nutre y fertiliza los suelos.

Aprender haciendo

El equipo de investigadores desarrolló un plan de transferencia tecnológica, donde se intervino en las tres comunas más críticas de la provincia de Melipilla: San Pedro, Melipilla y Curacaví.

“Capacitamos a grupos de 15 a 20 agricultores, creando talleres participativos a través de la metodología aprender haciendo, donde nos reuníamos para elaborar en conjunto el compost y de esta manera ellos se quedaron con el aprendizaje como una vivencia ya adquirida”, afirmó Sepúlveda.

manejo sustentable de residuos
Instituto de Investigaciones Agropecuarias

La idea de los profesionales del INIA fue que los participantes repliquen lo aprendido en sus parcelas. “Creemos que la experiencia permite que el agricultor irradie esta información a sus vecinos, familiares y demás agricultores, multiplicando los beneficiarios de manera indirecta”, aseguró la agrónoma.

Además, el proyecto incluyó charlas online con alrededor de 800 asistentes, aumentando la entrega de estos conocimientos.

La iniciativa dejó a disposición de las organizaciones agroecológicas de las comunas intervenidas, tres máquinas chipeadoras, para ser usadas de forma gratuita por los agricultores de la zona. De esta manera “el acceso a la maquinaria favorece y estimula el desarrollo de estas prácticas sostenibles” declaró la profesional del INIA.

Un cambio de perspectiva: manejo sustentable de residuos

Dentro del grupo de beneficiados con el proyecto, se encuentra Luisa Quiroz, pequeña agricultura de la comuna de San Pedro, que posee una parcela con nogales donde siembra hortalizas y flores.

En los talleres, Luisa aprendió nuevas técnicas que le han servido en la producción de sus cultivos, ocupando lo que alguna vez consideró basura. “Una vez hice una quema y me sentí tan mal por el daño causado al medioambiente, que comencé a arrumbar todos los desperdicios de la poda de los nogales”, relató.

manejo sustentable de residuos
Instituto de Investigaciones Agropecuarias

“Cuando llegó este proyecto de chipiar el material leñoso, yo lo tomé inmediatamente y comencé a ponerlo en práctica. Aprendí a hacer compost, una tierra exquisita que la uso en mis hortalizas, y el mulch para las tazas de mis árboles”, agregó la agricultora.

Estos métodos no solo permiten un reciclaje de los desechos agrícolas, también son apropiados en tiempos de sequía como los que vive el país. Además, no contaminan el ambiente y favorecen la recuperación de los nutrientes del suelo para obtener mejores productos.

Luisa Quiroz expresó que “me sorprendió gratamente, incluso haré demostraciones de compost para enseñar a mujeres, que son más receptivas e interesadas en aprender la técnica”.

Una prospera economía circular

La economía circular es un modelo de producción sostenible en la que se reutilizan o reciclan materiales para darles un valor añadido.

En este sentido, la iniciativa de INIA entregó herramientas para que agricultores como Luisa puedan sumarlo a su proceso de cultivo.

“Nosotros estamos tomando un producto que el agricultor considera basura y le damos un valor con cualquiera de las practicas que enseñamos”, puntualizó Fabiola Sepúlveda.

“En el caso del compostaje, Luisa obtuvo 13 sacos de 45 kilos y si ella quisiera los puede vender. Sin embargo, lo ocupa en su predio agrícola, incorporando a la tierra un producto rico en nutrientes, que antiguamente era basura”, explicó la ingeniera agrónoma.

Aprender estas prácticas es la única forma de cambiar nuestras conductas negativas, transformándolas en acciones beneficiosas para el suelo, el medio ambiente y el bolsillo. Además, todo libre de agroquímicos”, añadió Luisa Quiroz.

Prohibición de quemas: repercusiones positivas en el medio ambiente

Durante 2017, en Chile se quemaron 250 mil hectáreas, de las cuales el 93% corresponden a quemas de rastrojos y desechos agrícolas.

La prohibición total de las quemas en la región Metropolitana comenzará a partir de 2026 y se convertirá en la primera en establecer esta medida.

La profesional del agro pronostica un impacto positivo al prohibir las quemas en la región, ya que “vamos a tener una baja en las emisiones de carbono, contribuyendo a la descontaminación”, afirmó.

“Es un decreto que era necesario y fundamental, y si se complementa con este tipo de iniciativas, donde los agricultores pueden ver sus beneficios será exitoso y aplicable”, señaló Sepúlveda.

Agregó, además, que “este proyecto ayudará a que los agricultores se anticipen y eviten multas por no saber qué hacer con sus desechos”. Cabe mencionar que el proyecto fue financiado por el Gobierno Regional Metropolitano y aprobado por su consejo.

Ver los comentarios

Lo último