Sociedad


10 alimentos que podrían llegar a matar a un niño menor de 5 años

Pinterest
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

¿Cuánta atención pones a los alimentos que comen tus hijos? Si no estás poniendo mucha atención, hoy te daremos un motivo para hacerlo.

La asfixia, situación en que se ve afectada la respiración, se explica por una falta de oxígeno en el aire o por la imposibilidad de que éste llegue a los pulmones. En el caso de los niños, esta obstrucción de las vías respiratorias, específicamente de la garganta, puede deberse a la interferencias de alimentos, juguetes y otros objetos, que generan un bloqueo y no permiten la respiración.

Según la Academia Americana de Pediatría (AAP), la asfixia constituye en Estados Unidos como una de las principales causas de muerte en menores de 3 años, y la realidad nacional no es distinta, ya que, según datos del Ministerio de Salud (Minsal), en Chile la primera causa de muerte en infantes de 1 a 4 años, es la asfixia por inmersión, seguida por quemaduras y asfixia por atragantamiento. Cifras preocupantes, si se toma en consideración que las tres causales se pueden prevenir.

En cuanto a la asfixia por atragantamiento, pediatras coinciden en que hay alimentos que niños menores de cinco años no debiesen consumir, principalmente por dos motivos. El primero, tiene que ver con las características de forma y textura de estos alimentos, que fácilmente pueden alojarse de manera compleja en la traquea de los infantes. Y el segundo, se relaciona con las capacidades según edad de los niños para la deglución de los alimentos.

Habitualmente, y de manera inocente, tendemos a compartir con nuestros niños, los alimentos que para nosotros son recurrentes, sin medir las consecuencias. Creemos que si son aptos y beneficiosos para nosotros, también lo serán para ellos. A veces acertamos, no obstante, podemos cometer un error con desenlace fatal.

A continuación, en BioBioChile, enlistamos los alimentos que se revisten de mayor peligro según la AAP.

TOP 10 de alimentos con riesgo de asfixia

1- Palomitas de Maíz, por textura y forma son un foco de peligro inminente. Deben ser evitadas.

2- Marshmallows- Sustancias, deben ser evitados, ya que por su complexión se pueden alojar con facilidad en la garganta.

3- Caramelos Duros- Chicles, deben ser evitados, porque pueden ser inhalados por los niños al reir, respirar profundo, o tratar de tragárselos completos

4- Frutos secos como almendras, nueces, avellanas, pistachos, que de plano deben evitarse.

5- Alimentos de textura pastosa como mantequilla de maní, mantequilla de almendras, crema de avellanas…etc. La textura que poseen se vuelve dificultosa de tragar de una sola vez para los pequeños, es por eso que se aconseja untarlas como una capa delgada en un trozo de pan o galleta blandos. Y siempre acompañar de líquido, como un vaso de jugo, leche, agua.

6-Manzanas enteras (deben proporcionarse finamente ralladas en formato crudo, y finamente picadas cuando son cocidas, o en forma de puré.

7. Zanahorias crudas enteras
, por la misma razón anterior. También deben consumir cocidas o ralladas.

8- Uvas enteras, deben ser siempre proporcionadas a los niños cortadas por la mitad o más trozos dependiendo del tamaño, y sin pepitas.

9- Salchichas enteras

10- Trozos grandes de carne, al igual que las salchichas, deben ser cortadas en cubitos o trozos muy pequeños, no deben ser duras, y desde luego, jamás contener nervios.

Medidas preventivas

Como mencionabamos al principio, la asfixia se puede prevenir y aquí entra en juego la responsabilidad y cuidado de los padres. En relación a esto, la famosa Clínica Mayo entrega las siguientes recomendaciones.

Introducción de los niños a los alimentos sólidos en el tiempo adecuado. Es sumamente importante, esperar el cumplimiento de las etapas en los niños y que sus habilidades motoras estén preparadas para tragar de manera adecuada. Antes de los 6 meses de edad, el aparato digestivo del bebé no está los suficientemente maduro como para procesar alimentos sólidos, ya que hacerlo implica un mayor riesgo de desarrollar intolerancia, alergia a los alimentos, y también riesgos de asfixia.

Supervisar los tiempos de comida. Debemos estar presentes y atentos cuando nuestros niños comen. A medida que van creciendo, no debemos permitir que jueguen, caminen o corran mientras comen. Debemos enseñarles la importancia de masticar bien los alimentos antes de tragarlos y a no hablar mientras lo hacen. Del mismo modo, es también fundamental, enseñarles a comer en las cantidades adecuadas por cucharada, a no “llenarse la boca”, de manera que dificulte la masticación.

No ofrecerles alimentos que representen un peligro. Debemos evaluar a conciencia lo que le ofrecemos a nuestros hijos, y no proporcionarles nada que pueda revestirse como una amenaza para ellos. Dejemos los alimentos peligrosos fuera del menú.

4designers.com
4designers.com

Evaluar cuidadosamente sus juguetes. Debemos tomarnos el tiempo para revisar si los juguetes con los que juegan nuestros niños son adecuados para su edad. Es precisamente, debido a los riesgos de asfixia, que las leyes se han endurecido, y los juguetes por ley han sido categorizados según edades. Revisemos las etiquetas, en busca de advertencias, y observemos con detenimiento los juguetes y su funcionamiento. Procuremos el uso de juguetes seguros.

Mantengamos fuera de su alcance objetos peligrosos. Botones, monedas, pilas, tapas de lápices, etc. Debemos anticiparnos siempre.

elcorreoextremadura.com
elcorreoextremadura.com

S.O.S

¿Cómo saber si un niño se está asfixiando?

– Si el bebe trata de llorar pero no puede, hay un objeto que obstaculiza la vía aérea.
– Si se trata de un niño más grande, se agarrará el cuello con las manos, utilizando el signo universal de asfixia.

¿Que debo hacer si mi hijo no respira?

– Lo primero que debes hacer es solicitar ayuda telefónica de emergencia.
– Si tu bebé no respira, trata de no perder la calma.
– Realice Maniobra de Heimlich:

b0e2825618d451236352a56d3a25fc8e

Asume una posición sentada. Sostén al niño boca abajo sobre el antebrazo, que descansa sobre tu muslo.
Golpea el bebé suavemente, pero con firmeza cinco veces en el centro de la espalda con el talón de la mano. La combinación de la gravedad y los golpes de espalda deben liberar el objeto de bloqueo.

-Mantén al bebé boca arriba en su antebrazo con la cabeza más baja que el tronco si lo anterior no funciona. Usando dos dedos colocados en el centro del esternón del bebé, dé cinco rápidas compresiones toráxicas.

Repita los golpes de espalda y los golpes en el pecho si la respiración no se reanuda.

Acuda al centro asistencia más cercano de forma inmediata.

Si es un niño más grande:

– Solicite ayuda telefónica de emergencia.
– Realice la maniobra de Heimlich: Colocarse a su espalda y rodearlo con las manos por el abdomen. Comience a apretar con fuerzas y hacia arriba, soltándolo. Trabajo presión-afloje. No debe realizar una presión constante. Las manos deben estar una empuñada y la otra envolviéndola.

A veces podemos verlo como una exageración, pero si tenemos oportunidad de participar de un curso de primeros auxilios y RCP, no lo dejemos pasar. Puede hacer una gran diferencia a la hora de enfrentar una situación de emergencia como la que hemos citado en este artículo.

Acuda al centro asistencia más cercano de forma inmediata.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados