temas del día

Nacional


Ley de Murphy electoral: Las situaciones que podrían complicar que votes

ARCHIVO | Agencia UNO
Publicado por
Envíanos tu corrección

Llegó el día de las elecciones municipales y quizás te preocupen algunas situaciones que pueden dificultar el proceso, ya que como dicta la Ley de Murphy, “si algo puede salir mal, probablemente saldrá mal”.

Por este motivo, en BioBioChile te contamos la forma de superar algunos de los problemas que puedan surgir, para que nada impida que elijas a los próximos concejales y alcalde de tu comuna.

O de una comuna ajena, en caso de que seas uno de los afectados con el cambio de domicilio electoral.

¿Perdiste el carnet?

En ese caso tu única alternativa es usar tu pasaporte. Eso sí, siempre que esté vigente.

Además, debes tener en cuenta que no sirve el comprobante de cédula de identidad en trámite que entrega el Registro Civil en caso de extravío.

¿Tienes el carnet vencido?

Si este es tu caso hay buenas noticias para ti, ya que se puedes utilizar documentos de identidad vencidos.

Sin embargo, esto sólo se puede hacer si caducaron dentro de los 12 meses anteriores a la elección, es decir, entre el 23 de octubre de 2015 y el 23 de octubre de 2016.

¿Alzheimer electoral?

Si no recuerdas cuál es tu local de votación no te espantes, ya que éste puede variar entre los distintos procesos electorales. Sin embargo, la mesa se mantiene en cada elección, a menos que “hayas solicitado” la actualización de tu domicilio electoral.

En caso de que tampoco recuerdes cuál es, la solución es sumamente sencilla. Basta con que entres al sitio web del Servicio Electoral, ingreses tu rut y consultes tus datos.

Además, en caso de que recuerdes tu local de votación y éste coincida con el de las elecciones anteriores, en ese lugar -con tu cédula de identidad- puedes solicitar que te digan cuál es la mesa que te corresponde.

Vives en medio de la nada

Si vives en una zona rural o de difícil acceso y no tienes cómo llegar hasta tu local de votación, no te preocupes, es probable que puedas cumplir con tu deber cívico.

El Gobierno dispuso un subsidio de transporte –terrestre y marítimo- para que las personas en tu situación puedan ir a elegir a sus autoridades comunales.

Son 1.395 los servicios subsidiados y puedes revisar en el sitio web del Ministerio de Transportes si tu localidad está incluida en las zonas beneficiadas.

Capacidades diferentes

En caso de que seas ciego puedes utilizar una plantilla confeccionada con mica transparente, que tiene ranuras correspondientes a cada uno de los candidatos.

Además, hay plantillas con sistema braile, las que incluyen el número de cada candidato en braile.

Estas plantillas especiales debes solicitarlas al delegado del local de votación.

En caso de que tengas algún tipo de discapacidad podrás optar por el voto asistido, para lo cual deberá acompañarte una persona de confianza, mayor de edad, que podrá entrar contigo a la cámara secreta.

Eso sí, el secretario tendrá que dejar una constancia en el acta, en la que se incluirá la identidad tanto del votante como de su asistente.

Además, tienes preferencia para acceder a la mesa, siempre que ningún elector se oponga.

Esta preferencia también se aplica a las personas embarazadas, de la tercera edad y cualquier otro caso en que la mesa lo estime necesario.

Tu jefe no te deja ir a votar

Si tu jefe no te da permiso ni el tiempo necesario para ir a votar debes denunciarlo.

Además de que el día de las elecciones es feriado legal, la ley establece que ningún empleador puede exigir un servicio o trabajo que impida que los electores voten.

Por este motivo, debe darte el tiempo necesario para acudir a sufragar, sin efectuar un descuento en tus remuneraciones.

En caso de que tu jefe te impida ir a votar, debes denunciarlo en la Inspección del Trabajo y ante el Juez de Policía Local, pero no en el Servel.

Marcaste mal

Como todos los seres humanos estás sujeto a la posibilidad de cometer errores, por lo que puede que te equivoques a la hora de marcar tu preferencia o inutilices el voto o cédula electoral.

En este caso, ésta será guardada para dejar constancia de ella en el escrutinio -previa anotación del hecho al dorso de la misma- y el presidente de la Mesa te entregará una nueva cédula para que puedas sufragar.

Si nuevamente la arruinas la situación se complica, ya que por ley ningún elector podrá utilizar más de una cédula electoral de reemplazo.

Sin embargo, si justo antes de que se declare cerrada la votación quedaran cédulas sobrantes, podrías tener la posibilidad de sufragar. En caso de que haya más personas que cédulas sobrantes, se elegirá entre todos por el orden alfabético en el padrón de la mesa.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados