Internacional


¿Por qué Trump excluyó a algunos países musulmanes de su decreto de prohibición?

ARCHIVO | Agence France-Presse
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Las monarquías del golfo, especialmente Arabia Saudita, y otros países de mayoría musulmana escaparon a la prohibición de entrada en Estados Unidos decretada por Donald Trump porque son aliados claves de Washington y no “Estados fallidos”, según expertos consultados por la AFP.

La controvertida decisión de Trump, destinada a impedir que “terroristas islamistas radicales” entren en su país, afecta a los ciudadanos de siete países de mayoría musulmana: Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen.

Pero quedan fuera de la lista grandes países musulmanes asociados con atentados de gran envergadura.

De los 19 piratas aéreos que participaron en los atentados del 11 de septiembre de 2011 en Estados Unidos, 15 procedían de Arabia Saudita, que también es el país natal del fundador de Al Qaida, Osama Ben Laden.

Los otros cuatro eran un egipcio, dos emiratíes y un libanés.

También procedían de Arabia Saudita y otros países árabes muchos de los yihadistas que se unieron a Al Qaida y al grupo Estado Islámico (EI), que reivindicaron sangrientos atentados en Europa.

Pero el reino saudí, cuna de la austera doctrina suní del wahabismo, ha sido tradicionalmente un aliado estratégico de Washington.

“Trump parece considerar -en línea con la corriente dominante de la política estadounidense- a los países del Golfo como aliados cruciales para el gobierno de Estados Unidos”, afirma Adam Baron, especialista de Yemen en el ‘think tank’ European Council on Foreign Relations.

Socios de EEUU

Los siete países incluidos en el decreto “parecen haber sido elegidos por las malas relaciones de sus gobiernos con Estados Unidos o la precariedad de su Estado”, agrega Baron.

Arabia Saudita ha estado en guerra con Al Qaida durante más de una guerra y también participa en una coalición liderada por Estados Unidos para luchar contra el EI, así como otras monarquías del Golfo.

El veto no concierne a “países en los que tenemos un estrecho contacto con sus fuerzas antiterroristas y donde existe una buena estructura de cooperación en materia de inteligencia”, afirma Anthony Cordesman, del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales de Washington.

Es lo que ocurre con Egipto, el más poblado de los países árabes y cuna de los Hermanos Musulmanes, considerados como organización terrorista por El Cairo y muchos países del Golfo.

Hay “convergencia de puntos de vista” entre Trump y el presidente egipcio Abdel Fatah al Sisi, señala Victor Salama, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de El Cairo.

“Sisi fue el primer en felicitar a Trump” desde Oriente Medio tras su elección en noviembre, recuerda.

En opinión de Mathieu Guidere, especialista de Oriente Medio en París, pese a que los lazos estratégicos pesaron en el decreto de Trump, la decisión se centró principalmente en los que Washington considera “Estados fallidos”, “incapaces de garantizar la seguridad y de intercambiar información con Estados Unidos acerca de sus ciudadanos”.

Intereses empresariales

Los intereses empresariales del multimillonario presidente de Estados Unidos también han sido citados para explicar porqué algunos países no están en la lista.

Un mapa elaborado por Bloomberg mostró que Trump tiene vínculos financieros con Egipto, Arabia Saudí, Turquía y Emiratos Árabes Unidos.

Pero Cordesman matiza esta idea: “aprovecharse de una imagen de marca para vender no es un argumento suficiente para motivar a un presidente”.

Más allá de Oriente Medio, Trump tiene intereses empresariales en Indonesia, el mayor país musulmán del mundo que luchó durante mucho tiempo contra los islamistas y sufrió graves atentados.

Rahimullah Yousafzai, experto sobre los talibanes, considera que la exclusión de Afganistán puede responder a la presencia estadounidense en ese país.

“Tienen a sus tropas y necesitan apoyo a su gente allí”, afirma. Y si Washington impone restricciones a los afganos “puede enviar una señal equívoca, de que Estados Unidos y la OTAN no lograron estabilizar el país”, agrega.

Y en cuanto a Pakistán, Yousafzai considera que Estados Unidos necesita el respaldo de Islamabad en el vecino Afganistán. Su estatuto de potencia nuclear, afirma, también “puede ser un factor”.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados